©Todos los derechos compartidos

No sólo tembló la tierra

El terremoto del 27 de febrero ha significado para Chile no solamente una sacudida telúrica sino también económica y social. Al dolor que provocan los muertos y heridos y la incertidumbre de quienes perdieron sus viviendas, sus recursos básicos o sus formas de vida, se suma la valoración de las pérdidas y un cierto desconcierto por los saqueos que se produjeron tras el sismo.
En el umbral del traspaso de gobierno, Michelle Bachelet tuvo que afrontar el momento más duro de su gestión. Si bien hubo demoras apreciables en poner en marcha una atención y ayuda efectiva a los damnificados, con el paso de las horas la presidenta se hizo presente en Concepción, recorrió los puntos críticos y trató de sobreponerse a la angustia repartiendo explicaciones y compromisos.
Sorprendió a la sociedad chilena la sucesión de saqueos que se produjeron en las horas siguientes al terremoto. Pero los observadores consideran que la falta de ayuda en elementos como agua, leche y alimentos básicos motivó que cientos de personas intentaran recogerlos de los semiderruidos mercados. Sin embargo, esto no justificó que luego se sumaran otros grupos -en muchos casos organizados y con vehículos- que aprovecharon para apoderarse de electrodomésticos, bebidas alcohólicas o artículos de lujo. Una parte de la población quedó perpleja al observar hechos que no se produjeron en anteriores terremotos. Y también porque las demoradas acciones se iniciaron con la movilización militar y el toque de queda, cuando en realidad lo que se esperaba era el comienzo de una ayuda organizada y sostenida.

La otra cara, la solidaridad
También es cierto que en muchos lugares, la población supo organizarse y acudir en ayuda de quienes lo necesitaban. Se hicieron comidas comunitarias, se facilitaron medicamentos, leche, pañales, que en las primeras 72 horas resultaban difíciles de conseguir de otra manera.
En diversos barrios, al advertir la demora de la ayuda oficial formaron grupos que coordinaron la solidaridad y la ayuda, aliviando las carencias y dificultades de los pobladores. Algunos observadores critican que los medios de comunicación magnificaron en sus noticias o en sus mensajes el riesgo de saqueos propagando alarmas falsas sobre posibles “invasiones” de grupos provenientes de las poblaciones, o sea de residentes de los barrios suburbanos.
La tragedia también descubrió la fragilidad del pregonado “modelo chileno” elogiado internacionalmente. El sismo puso en evidencia las profundas desigualdades sociales que persisten en Chile, y que la bonanza económica no se refleja en una mejora de las condiciones de millones de personas, sino que se concentra en determinados grupos de la industria, la exportación o la economía financiera.
Habrá que esperar el transcurso de las próximas semanas para conocer de qué manera el conjunto de la sociedad chilena “digiere” los efectos de la catástrofe. Ese proceso incidirá en el desarrollo del incipiente gobierno del derechista Piñera, que llega con un gobierno de tecnócratas, muchos de ellos provenientes de sectores del poder económico. Será él quien tendrá que afrontar el proceso de reconstrucción de infraestructuras y la ayuda a sectores de la producción dañados por el sismo. Tiene a su favor que Bachelet le entrega un gobierno con recursos suficientes como para asumir esa tarea. Y también con la promesa de una ayuda internacional amplia e inmediata.
La inminente llegada de los primeros fríos y lluvias, puede complicar la precaria situación de miles de personas que quedaron sin hogar. Muchas de ellas están refugiadas en cinco mil carpas distribuidas por el Ministerio del Interior.

Por Carlos Iaquinandi, Agencia SERPAL, Servicio de Prensa Alternativa. www.serpal.info

facebook
Twitter
Follow
2010-03-13 00:00:00
Etiquetas: Internacionales.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp