EQUINOTERAPIA Salud

Fecha: Lunes, 22 Junio, 2015 - 00:00

Vivenciar emociones

Una especialista nos cuenta acerca de la utilidad de la llamada Terapia y Actividades Asistidas con Caballos, popularmente conocida como equinoterapia, respecto al desarrollo de las personas con alguna discapacidad.

Más de una vez hemos entrevistado a representantes de instituciones y escuelas especiales a las que concurren chicos, chicas y adultos con alguna discapacidad, y nos han contado que quienes allí van, han experimentado la equinoterapia con importantes resultados al respecto.
Por esa razón es que esta vez vamos a ir directamente a las fuentes para saber de qué se trata la equinoterapia y cuál es el beneficio de las personas con discapacidad al formar parte de la misma.
María Emilia Bianco es profesora de Educación Especial y está al frente de la Fundación Huellas que desde 2001 brinda el servicio de equinoterapia a instituciones o personas particulares que lo precisen. Los inicios se dieron en el sector que el club Tiro Federal posee en el Parque Independencia.
Consultada por EcoDias acerca de una definición de equinoterapia, señaló que hoy se está hablando de Terapia y Actividades Asistidas con Caballos: “Tiene como principal objetivo mejorar la calidad de vida y favorecer la integración social de las personas con discapacidad por intermedio de la relación con los caballos”.
Acerca de cómo se va dando esa relación, Bianco explicó que va a depender de las características de cada una de las personas más allá de que se plantea una estructura de clase “yo hablo de clase porque soy profesora de Educación Especial, cuando estamos trabajando en equipo junto con la kinesióloga y la psicóloga, hablamos de sesión pero en general me van a escuchar hablar de clase igual que de alumnos y no de pacientes. En general nosotros la clase la estructuramos en una parte de iniciación donde se da un acercamiento al caballo por parte de los chicos, niños adolescentes o adultos. Todos a partir de los 3 años pueden concurrir y lo primero que hacemos es ese primer acercamiento que sirve no solamente para la persona, para poder vivenciar las primeras emociones ya sea de querer tocar el caballo o de tener temor o lo que fuera y para que el caballo también se acostumbre a esa persona”.
Esto viene a cuenta a que el caballo puede asustarse por algún sonido o movimiento, entonces el primer contacto sirve tanto al caballo como a la persona en lo que respecta al conocimiento. Luego de ello, viene el momento de la monta: “En general todos montan a caballo que más o menos son 20 o 30 minutos. Hay algunos casos donde tienen mucho miedo y hacemos actividades en piso. Pero en general montan y hacemos ejercicios y juegos, el zigzag, embocar pelotas…va a depender también de las características que tenga cada uno y sus posibilidades y cuál es el objetivo que planteamos dentro de la actividad para ver qué ejercicios o juegos hacemos. No para todos es lo mismo o incluso un mismo juego no para todos tiene el mismo objetivo”.
Según información correspondiente a la fundación, la capacidad de manejar al caballo y hacerlo obedecer es una experiencia importantísima para la autoafirmación de cualquier persona debido que se desarrolla un sentimiento de poder y con esto, crece la voluntad de superar resistencias, obstáculos y de autosuperarse.
La equinoterapia está recomendada para diferentes casos de parálisis cerebral, esclerosis múltiple, síndrome de down, discapacidad intelectual, autismo, adicciones, deficiencias psicomotoras, problemas conductuales y discapacidad auditiva, entre otras problemáticas.
A la vez, está contraindicada en caso de displaxia o luxaciones reiteradas de cadera, osteoporosis, inestabilidad atlantoaxial que puede presentarse en algunos casos de Síndrome de Down, y convulsiones no controladas y reiterativas.
Los principales ejercicios a realizar con el caballo refieren a su limpieza , tocar y nombrar las partes del cuerpo, darle de comer, olerlo, escuchar e imitar sus sonidos, montar solo, con un compañero o con el terapeuta y realizar diferentes juegos sobre el caballo adoptando distintas posiciones.

La parte vincular siempre presente
EcoDias le preguntó a Bianco acerca de los beneficios o resultados que suelen verse en las personas con alguna discapacidad después de experimentar en la equinoterapia: “La finalización de la clase es cuando ellos se bajan y le dan de comer al caballo o le dan un reconocimiento, una caricia, lo que fuera para que termine la clase y se despidan del caballo y de nosotras. Después, en cualquiera de estos momentos de la clase tenemos distintos beneficios. La parte vincular se ve durante los tres momentos. Es importante más allá de la discapacidad, por más que nosotros busquemos apuntar a los beneficios motores que tiene la monta, que la parte vincular no quede de lado”.
Desde lo motor, continuó, lo positivo pasar por lo que es enderezamiento de tronco, de cabeza, fuerza muscular, equilibrio y lateralidad “o sea en todo lo que es psicomotor hay muchos aspectos a trabajar. El caballo tiene la característica de que cuando camina y nosotros estamos montando, reproduce el patrón de marcha humana, entonces la persona va grabando y automatizando este patrón de marcha normal”.
A su vez, agregó, se puede favorecer todo lo relacionado a la obtención de un normotono “ya sea en chicos con hipotono o hipertono, regularizar el tono durante el momento de la marcha. Va a depender de la característica de esa persona y los ejercicios que nosotros hagamos para lograrlo. Después toda la parte como decía de comunicación, vincular, afectiva, del lenguaje, se brindan muchos estímulos a los chicos pero a la vez tratamos no que sea una multi estimulación sino tratar de que todo esto que tenemos al aire libre más el agregado del caballo puede ir dosificándolo según la necesidad de cada uno”.
Como decíamos al comienzo de la nota, diferentes instituciones y escuelas han optado por la equinoterapia lo cual lo han destacado sus representantes en distintas entrevistas publicadas en estas mismas páginas: “En este momento recibimos visitas de distintas instituciones. En otros años teníamos convenios con las escuelas como un proyecto de la institución. Este año no se ha dado pero sí es algo viable. Por ejemplo han venido de 507, de 505, de 509, de Incudi, del Centro de Día Cuánta Vida Especial…varias instituciones concurren con sus chicos”.
Alrededor de 20 personas son las que trabajando entre las que se cuentan una profesora de Educación Física, dos psicólogas, una kinesióloga, una acompañante terapéutica, estudiantes de Fonoaudiología, de Psicología, maestras de Educación Especial y docentes jubiladas en la misma temática: “Somos un grupo bastante grande”.
Por otra parte, hace algunas semanas se firmó un convenio por el cual quedó formalizada la entrega en comodato por parte de la municipalidad a la fundación, de un espacio dentro del Parque Independencia para concretar dichas actividades terapéuticas con caballos: “Nosotros desde 2011 a partir de que teníamos la personería jurídica como fundación y después de estar diez años trabajando, hicimos un pedido a la municipalidad de un espacio para poder funcionar y crecer como institución porque nosotros dentro del club pagábamos un alquiler y todo lo que tiene que ver con infraestructura y disposición del espacio depende siempre de otra institución. Entonces nosotros para crecer como institución necesitábamos un lugar propio. Se presentó esta inquietud a la municipalidad y a partir del cierre del zoológico donde se vio que se estaba restructurando el parque y siendo un lugar donde los caballos estén acostumbrados a estar y los chicos también estén acostumbrados a llegar, vimos la posibilidad de un espacio reducido, relativamente reducido, pero acorde a las actividades que nosotros hacemos”.

Autor: Redacción EcoDias