CELEBRACIÓN Locales

Fecha: Martes, 22 Enero, 2019 - 00:00

Una rosa, mil rosas

La Fiesta de la Rosa fue una de las celebraciones de los 15 años de existencia del Rosedal.

“En Francia se elige la mejor rosa, fue una forma para que la gente empiece a mirar la rosa de manera directa, que la identifique más allá del panorama general”, explica Alicia Arnold, presidenta de la Agrupación de Floricultura Bahía Blanca.

En existencia
El Rosedal tiene su predio en el Parque de Mayo, donde habitan 750 ejemplares de rosas, con 53 variedades visibles, y esta época está en plenitud de florecimiento. “En Francia y en otros países de Europa hacen la fiesta una vez al año. En Argentina nunca se hizo, esta es la primera que se organiza”, cuenta Ester Mellado, la integrante de la comisión que bogó por la realización de la celebración en Bahía Blanca. “Recibimos desde Niza los instructivos traducidos para saber cómo organizar la Fiesta de la Rosa en la ciudad”, la misma suele hacerse en el mes de mayo en aquellas latitudes.
La tarde de festejos fue acompañada por cuentos y relatos en las voces de Abuelas y Abuelos Leecuentos de PAMI. Con gran público asistente en un día cálido, sin agobio, las reposeras y los paseantes fueron poblando el Rosedal, recorrieron los canteros y después de participar de la votación, disfrutaron de la jornada con mates y narraciones. Mirando el estallido de colores, los olores de las fragancias y la belleza de los pétalos de rosas rojas, amarillas, blancas, rosas, bicolores, el atardecer ganó el cielo para cerrar con fotografías y la esperanza de compartir otro fin de semana en el lugar.

Esta sí, esta también
“No está en las condiciones que nos gustaría tenerlo. Quisimos erradicar el yuyo, pero es imposible, hicimos una experiencia para lograrlo pero un cantero entero se nos perdió. Tuvimos que trabajar muchísimo para recuperarlo”. La labor de un jardinero parece ser insuficiente para la atención de un gran predio cercado. Heidi, Iceberg, Silvia, Norita, algunas de las variedades hacen guiñes desde sus sitios, donde florecen cuatro veces si son bien mantenidas.
Muchísimos eventos se llevaron adelante durante el año 2018, “nos propusimos llevar adelante la organización, para eso nos comprometimos, y veremos durante la asamblea y la cena cómo hemos marchado y los logros que tuvimos”. Seguirán presentes durante los meses de enero y febrero, tiempo dedicado a los cuidados y mantenimiento del lugar. “Hay un período de poda, en ese momento cerramos y después volvimos abrir y ofrecimos al público los podos, vino muchísima gente y se fue contentísima”, la ocasión sirvió también para dar conocimientos básicos para que prendan los gajos.
A simple vista, el Rosedal nos brinda una imagen de color, de descanso, sin embargo hay que tener en cuenta que el mismo ha sido diseñado por colores y especies por manos especializadas. Las rosas que están sobre el borde del cantero son de un color y las internas son de otro, “esto se repite en todo el predio”. Es posible reconocer, también, un sector de rosas inglesas, que lucen su espectacularidad, mientras que los rosetones, ríen en racimos apretadísimos mientras se encaraman por las glorietas.
En una tarea mancomunada, casi 20 personas conforman la comisión, que se reúne una vez por semana para evaluar los avances, los proyectos y dar cuenta de las dificultades. “Este año cumplimos 15 años, la agrupación de Floricultura tiene 37 años, es una institución que ha venido cumplimentando anualmente las asambleas y tenemos todo al día”, resume. Por la regularidad de su actividad, acceden a un subsidio municipal que permite la atención de los emergentes más próximos, suele ser destinado a la compra de una bomba, el restablecimiento del invernáculo que requiere pronto cambio. La agrupación ofrece cursos a lo largo del año, suelen armarse plantines y ventas de plantas a precios accesibles. “El ingreso más fuerte llega en los tés que organizamos, este año logramos hacer tres”, las donaciones de tortas y la bebida tibia permiten compartir una tarde entretenida.
Menta, tomate, romero, cactus, crasas perfumaron más aún el día, muchos de esos aromas se fueron a casas, destinadas a la tierra o a macetas de hogares nuevos. Esta es la tarea multiplicadora de la agrupación, que brinda belleza al aire libre y la posibilidad de llevarse un gajo que permita recordar que hay un rincón bien bahiense para disfrutar.

EN LA AGENDA VERANIEGA
Es posible disfrutar de un paseo entre flores, una tarde de mates y reposera en el Rosedal los días sábados y domingos de 18 a 21 horas.

Autor: Redacción EcoDias