Antenas de telefonía celular Ecología

Fecha: Lunes, 17 Diciembre, 2012 - 08:04

Un punto medio

La Subcomisión de Antenas dependiente de la Comisión Asesora de Medio Ambiente del Concejo Deliberante sigue en la búsqueda de poder fijar criterios para la localización de antenas de telefonía celular.

Allá por el mes de abril del corriente año, EcoDias publicaba una nota a través de la cual presentaba en sociedad a la Subcomisión de Antenas dependiente de la Comisión Asesora de Medio Ambiente del Concejo Deliberante. En aquellas páginas, uno de sus miembros, el concejal por el bloque Integración Ciudadana, Raúl Woscoff habló de un proyecto presentado que intentaba fijar criterios para la localización de las antenas de telefonía celular. Es sabido que en Bahía Blanca, el de las antenas es un tema sensible ya que, por ejemplo, en el barrio Villa Amaducci continúa la preocupación por las muertes por cáncer, ocurridas en un radio cercano a torres de este tipo.
Sin embargo todavía no se ha podido lograr que la ciudad cuente con una normativa local al respecto.
EcoDias volvió a dialogar con el concejal Woscoff quien señaló: “Este tema ha tenido distintas alternativas e incorporación de documentación, de opiniones y reuniones, entre ellas la fallida invitación en cuanto a su resultado a las empresas telefónicas que nunca concurrieron. No obstante haber mantenido algún contacto con funcionarios del Ejecutivo, haciéndoles saber interés en el tema pero sin participar ni hacer llegar ninguna inquietud”.
Acerca de lo acontecido durante la última reunión de la Subcomisión de Antenas, detalló: “En la última reunión en razón de que estaba presente la gente de Villa Amaducci y de Cabildo que fueron dos temas puntuales donde hay antenas cuestionadas, y también los funcionarios del Departamento Ejecutivo, a raíz de un último despacho que nosotros elaboramos, es intención ahora de la Subcomisión de Antenas de la Comisión Asesora de Medio Ambiente, que sobre la base de nuestro despacho, el Ejecutivo elabore lo que sería el definitivo. Por un lado fijando criterios para definir zonas aptas y no aptas para la instalación de las antenas, y fijando a partir de ello los plazos en las que se deben relocalizar o los casos en los que va a haber prohibición de colocación”.
Por otra parte agregó: “Todo esto admitiendo que la cuestión básica que el municipio regula es la localización en función de consideraciones que se hacen sin dejar de evaluar también la capacidad de denuncias por los incumplimientos a la normativa provincial y nacional, que es básicamente la normativa ambiental”.

Flexible y perfectible
En resumidas cuentas, lo que se busca es contar con una legislación propia de Bahía Blanca referente a la ubicación y colocación de antenas: “Una legislación local que avance rápidamente, que quizás no sea definitiva. Que sea flexible y perfectible pero que de alguna buena vez inicie el camino porque es indudable que más allá del inventario de los protocolos que maneja el área ejecutiva, tiene que existir una normativa clara y general que determine a criterio del municipio de Bahía Blanca, donde rechaza y donde no rechaza la localización de estas antenas por un principio precautorio que para nosotros es clave en todo lo que tenga que ver con la cuestión ambiental y de planeamiento urbano”.
En su momento, recalcó, en el área de la Subsecretaría de Gestión Ambiental, se acompañó un informe que correspondería adecuar “porque es bastante notable en el sentido de que se incorporan nuevas y para no ingresar en el debate sobre los avances tecnológicos, lo que nos interesa es fijar los criterios de las valoraciones por las que la autoridad de aplicación pueda admitir o rechazar en determinadas áreas, la localización”.
Acerca de las empresas y su no presencia, comentó que se las había invitado “porque se nos sugirió que eran protagonistas de alguna manera y alcanzadas por la normativa y es de buen criterio para legislar que los tengamos sentados en la mesa para escuchar eventualmente opiniones, rebatir otras pero que no podían permanecer ajenas al proceso de toma de la decisión. No han querido colaborar”.
Consultado sobre el balance anual de la Subcomisión, explicó: “Es positivo si logramos como creo que vamos a hacerlo, al menos presupuestos básicos de acuerdo que al principio parecían difíciles. Especialmente entre quienes queremos legislar, queremos definirlo y quienes creen que pueden hacerlo manejando las consideraciones y los criterios en el ámbito ejecutivo pero sin una normativa. Ahora creo que hemos encontrado un punto medio que va a permitir las dos cosas”.
En el encuentro, había dicho Woscoff, estuvieron presentes los vecinos de Villa Amaducci quienes por su experiencia desean que la legislación sea realidad: “Ellos son los interesados básicamente en que esta normativa salga, que se sancione porque yo creo que va a ir arrojando más luz sobre todo el tema y va a permitir una mejor aplicación a partir de ahora”.

Autor: Redacción EcoDias