Propuestas Cultura

Fecha: Sábado, 7 Junio, 2008 - 00:00

La Cocina

Nuevos espacios abiertos a las expresiones culturales se ofrecen a los vecinos bahienses.
Los invitamos a conocer el espacio alternativo teatral “La Cocina”.

La Cocina está ubicado en Fitz Roy 40.
Silvia Gutiérrez y Ángel Martínez son los ejecutores de la idea que ya dejó de ser un bosquejo y se convirtió en una casona preparada para actividades que romperán los esquemas de los hechos artísticos convencionales.
Silvia es docente de expresión corporal oriunda de Rosario y desde hace 22 años bahiense por adopción.
Antes de “La Cocina” creo “La Casa”, una sala que supo estar ubicada en calle Lavalle y “El Arca” de Berutti 115 en el año 2003.

El comienzo
“El 8 de diciembre de 2007 tuvimos en nuestras manos a “La Cocina” y nos dedicamos a acondicionar la casa”. Aunque a la gente se abrieron las puertas los primeros fines de semana de mayo, con el estreno de la obra “A lo mejor mañana” de
Gustavo Vallejos, con las actuaciones de Juan Pistarelli y Fernando Santiago, y el programa oficial de actividades comenzó el 2 de junio.
“También empezamos con Los Topos y el fin de semana del 24 de mayo fue la obra de Mónica Oliver, Erica Utreras y Rodrigo García, Lazos de Agua” detalló Gutiérrez.
La casa que ocupa “La Cocina” en Fitz Roy 40 data de 1920, y cuando fue ocupada por Silvia y Ángel estaba casi destruida. Varios meses de trabajo y reparaciones dieron como resultado un gran espacio lleno de intervenciones culturales para todos los gustos, desde músicos, bailarines, plásticos y otras disciplinas.
Ángel es profesor de tango y junto a Silvia soñaron e hicieron realidad el espacio que ya tiene forma. Desde diciembre y hasta la actualidad se ha trabajado en los mejoramientos internos de lo que será un espacio teatral alternativo con varias propuestas diferentes.
“La elección de la casa tiene que ver con el tipo de proyecto que tenemos y el tipo de puesta en escena que queremos trabajar a nivel teatral. Buscamos una casa de estas características para trabajar de una manera diferente, por eso la cocina, como el lugar de reunión, más cálido para recuperar el ritual tanto en el teatro como en las demás actividades que tenemos en mente”, dice.
 La cocina es una sala alternativa de teatro que va a generar distintas espectáculos, obras de teatro, talleres, seminarios: “Para no más de 40 espectadores, como una sala de cámara, para presentaciones pequeñas, donde la gente se pueda volver a escuchar, recupere la capacidad de escuchar al otro”.
 
El futuro y el espacio
“Queremos hacer talleres de teatro, de tango, artes marciales, aikido, psicomotricidad con material blando, de todo, la idea es hacer los talleres no convencionales, con círculos rotativos de acuerdo a lo espacial, preferimos trabajar con grupos más pequeños y no con clases de 30 personas o más que no aprenden nada, la idea es algo más personalizado. De la misma manera que elegimos esta metodología y no un gran galpón donde hacer una sala”.
“La Cocina” tiene varias habitaciones, que darán lugar a puestas en escena distintas a lo conocido, y un patio que será testigo de clases abiertas de tango y otras disciplinas donde el uso del espacio -desde el baño a la cocina- sea lo primordial.
“Vamos a volver al teatro verdadero, el de la acción, del pensamiento, el del aquí y ahora pero real no virtual. El fin de semana pasado con Erica fue genial ver la cara de los espectadores, como convivieron con el espectáculo, miraban, participaban, y eran activos dentro de la presentación”.
Esto se genera debido a la idea de “La Cocina” de la proximidad entre el hecho artístico y el espectador, dejar de ver las obras desde abajo “para estar al lado porque somos iguales, estamos todos en el mismo escalón y uno al lado del otro, comunicándose, lo único que cambia es la función”.

Búsquedas
Algo hay en Silvia que la hacer seguir buscando espacios de desarrollo cultural. Cuando se lo preguntamos nos contó que: “Yo tengo 43 años y estar en el teatro y buscar espacios es una cuestión de elección espiritual, dude mucho de poner este espacio pero se que las cosas están en manos de la gente que decide, que tiene poder de decisión, así salen las cosas, porque cuando vos decidís que querés firmemente, las cosas empiezan a ocurrir”.
Pero hacer estas movidas teatrales en la ciudad, sigue siendo difícil a pesar de tener un público que, según Gutiérrez, responde favorablemente a las nuevas propuestas.
“Hoy abrir un espacio teatral en Bahía Blanca es tremendamente difícil, pero las compensaciones y la satisfacción que te da lo que vuelve, no lo podes poner en palabras.
La cultura es para todos, nadie escapa a lo cultural, nadie escapa a esto, porque ya el negarlo es posicionarse. Creo que pasan varias cosas en Bahía, por un lado que nadie escapa a la caja boba, estamos todos como adormecidos todos, pero por otro lado, estos espacios son acción, generamos que nos comuniquemos y la persona de una respuesta, cambia el sentido de la comunicación”.
“Bahía tiene un público muy bueno, demasiado bueno, el público cuando tenés algo independiente, la gente va porque hay mucha necesidad de ver otras cosas, se fascinan con las propuestas nuevas. Tenemos un espectador inquieto, por eso la responsabilidad es del actor, del hacedor de la movida, los que tienen que hacer otras cosas. Lo que tenemos en Bahía Blanca es muy talentoso, tenemos muchos artistas muy buenos, despiertos y capaces, no creo que tengamos que fomentar a Nazarena Vélez, si ellos tienen su circuito, tenemos que fomentar a tanta gente que acá no tiene lugar”.
La metodología para acceder a un espectáculo de “La Cocina” pensando en ese espacio con poca gente y mas intimo, es a través de un teléfono -(0291) 156-496719- y una reserva de lugar.

Autor: Redacción EcoDias