TRABAJO Y DISCAPACIDAD Instituciones

Fecha: Martes, 28 Mayo, 2019 - 00:00

IncluSer, una empresa social

“Todos los mozos tienen discapacidad intelectual, fueron capacitados en el marco de un programa de capacitación laboral que hizo el proyecto de voluntariado de la Universidad Nacional del Sur”.

La carta de presentación de IncluSer está hecha, una empresa social bahiense que se dedica a
brindar servicios de mozos de eventos y servicio de coffee break, ágape y refrigerio, con el objetivo de contribuir a la inserción laboral de trabajadores con discapacidad intelectual. La estructura y dinámica de IncluSer es idéntica a la de cualquier empresa, paga impuestos y tributa como tal, sin embargo, a la hora de priorizar, a diferencia de lo que hacen las empresas que buscan obtener ganancias, piensa en contribuir a la vida de las y los trabajadores.

Identificaciones
Inició su tarea en 2014, “el primer evento fue en el mes de septiembre, a cinco años de eso, muchas de las personas que participaban consiguieron otros trabajos”, comentó Carolina Bostal, una de las integrantes de IncluSer. En 2013, el programa de Voluntariado de la Universidad Nacional del Sur desarrolló un proyecto de Inclusión y Formación Laboral,
30 personas con discapacidad intelectual recibieron esta preparación como mozos de Eventos y Auxiliares de Gastronomía. “Esto implicaba acompañarlos en la inclusión laboral, desde ahí se pensó en el modelo de empresa social que se gestó desde Integrar para asegurar la continuidad, que no dependiera de la voluntad de quienes estuviéramos en el proyecto en ese momento”. Actualmente, cuatro coordinadoras orientan el trabajo de 12 mozas y mozos.
Este proyecto de inserción de las personas con discapacidad en el ámbito laboral creó un
circuito de clientes habituales, que contratan los servicios y se los puede ver en eventos oficiales, empresariales y universitarios. “Estamos ahora un poco a lo social que no lo teníamos tan presente, nos dedicamos más a lo académico e institucional. También estamos dedicados a atender casamientos, cumpleaños, despedidas, esto es muy bueno porque son ambientes más festivos donde mozos y mozas participan desde otro lugar y suman otro aporte también valioso”.
Cualquier persona o entidad que desee los servicios de mozo, coffee break, lunch o cocktail puede pedir un presupuesto. El mismo dependerá de la cantidad de personas a la que estará destinado, horario del evento y tipo de actividades realizadas. “Una de nosotras se encarga de la coordinación de los mozos y se ocupa de rotarlos para que trabajen una cantidad pareja de horas porque son pocos los eventos grandes en los que deben trabajar muchos. Generalmente, se plantea una jornada que implica a dos o tres”, explicó. El valor del honorario se cobra por evento y es idéntico al que se paga en el mercado. También, una de ellas lleva adelante las compras a los proveedores; la persona que trabaja el día del evento verifica el espacio, la disponibilidad para armar los platos, y eventualmente va a cubrir la jornada de trabajo y coordinar a los mozos.

Hablar de trabajo
Una vez por semana, mozas y mozos se sientan a charlar con las coordinadoras sobre el trabajo realizado en esos días. “Es un día de capacitación a cargo de Antonella Cavallin, revisan los eventos, hacen un pantallazo de lo que faltó y de lo que se puede mejorar. Se destacan algunos aspectos y se repasan cuestiones que son necesarias reforzar, como son pautas de atención al público, cómo manipular los alimentos, cómo tratar a las personas”. Un conjunto de tarjetas con instrucciones son grandes colaboradoras para que el trabajo salga bien, previene desorientaciones y les permite resolver situaciones. “Según el evento se reparten entre quienes van a trabajar, entonces no tienen que estar tan pendientes de la coordinadora, sino que a través de ellas cuentan con las instrucciones y saben lo que tienen que hacer. Eso fue un paso importante en el desarrollo laboral, se generó una autonomía diferente entre ellos”.
Las coordinadoras también crean su espacio mensual para realizar una autoevaluación que incluye la apertura a nuevas metas, nuevas inversiones, como en este momento que están abocadas a los recursos humanos como eje. “Estamos dando un giro hacia cuestiones más ecológicas, compramos servilletas recicladas, vajilla, queremos correr lo descartable en los eventos. Buscamos opciones biodegradables como los vasos de papel, insumos más ecológicos que suman en el evento”. Otra punta fuerte en la que están trabajando es la labor con los proveedores, “buscamos que también estén relacionados y comprometidos con la discapacidad, por eso trabajamos con Nuevo Sol, Santa Rita o la Asociación de Padres, Familia y Esperanza (Apfe), en lo que podemos invertimos en insumos que vengan de instituciones o empresas de este tipo”. El aporte de las voluntarias como coordinadoras es un gesto que maravilla, muchas de ellas conocieron la discapacidad de la mano de este proyecto, un fuerte compromiso con la inclusión laboral. La Asociación Integrar tiene un rol importante que hermana a IncluSer, brindando la logística y el apoyo necesario para que la empresa social tenga continuidad y crecimiento a la par de cumplir con un objetivo tan deseado.

EN LAS REDES
Para conocer más sobre IncluSer o requerir sus servicios es posible encontrarlos en su página facebookera bajo su nombre, por correo electrónico hay que escribir a incluser.bahiablanca@gmail.com.

Autor: Redacción EcoDias