Locales

Fecha: Martes, 25 Julio, 2017 - 00:00

Editorial

Nos atraviesan los números.
2 caminos para elegir, mal y bien
3 chiflados
4 estaciones
5 sentidos
7 días de la semana
y así.
Hay números que favorecen y otros a los que se les escapa. El 13 es un ejemplo. Mala prensa, dicen algunas personas y otras se tocan una parte del cuerpo.
¿Qué es el 17? pienso, pensamos, pensemos.
Seventeen,
siebzehn, dix-sept, dezessete, семнадцать, siedemnaście, sytten. Diesciciete. 17.
Yendo a lo más autóctono, directo y sin vueltas, el 17 en la quiniela es “La desgracia”.
No hay que quedarse con una sola opinión, consultemos otras fuentes, corroboremos la fuente, en todo caso.
Eso de la desgracia llega desde tiempos de pirámides, gatos, pelucas y momias. Parece ser que un dios, Osiris, fue ajusticiado un 17 de un mes con nombre raro. Aunque si pensamos, son los mismos que iniciaron la depilación de los cuerpos: eso sí es desgracia que llega hasta nuestros días.
El 17 se torna de buena suerte con algunos relatos. Los amantes del monoteísmo, que deriva en varias religiones; afirman que un 17 se embarcó Noé, el del arca, el del diluvio.
Nos cuesta entender por qué lo considerarían de buen augurio embarcarse para atravesar una tormenta, con cientos de animales y plantas, parte de su familia, soportar un año, para terminar encallando en un monte del que nadie recuerda el nombre y esperar que la humedad se vaya y la humanidad haya aprendido a no ofender a ese dios. Algunos estudiosos (¿?) afirman que en realidad el desembarco fue un 17. Ahí se comprendería el buen augurio de un diecisiete.
Por suerte, nos gusta la diversidad, incluso en cuestiones de creencias y de dioses y diosas.
No nos vamos a meter en las fatídicas combinaciones de números y días de la semana porque si aún no dejó de leer esto, pronto lo hará.
Nos vamos a posar solamente en que para en el tarot, justamente la carta 17 es un arcano mayor, es La Estrella, esto es: la esperanza,
la visión de futuro, la guía y orientación.
Nos permitimos por un instante mirar esta imagen, mirarnos en este año.
17, la Estrella.
Elegimos esto en EcoDias, desde siempre, la esperanza antes que la desgracia como fortuna. La esperanza antes que un fátum trágico, antes que el sino adverso.
Elegimos la esperanza antes que respetar la profecía cumplida de las decenas de periódicos que en esta Bahía Blanca no llegaron a sostenerse, cayendo década tras década, y que son parte de la leyenda de que esta ciudad es en sí misma una fatalidad.

Elegimos esta simbología de mirar contra el viento al sur y hacia el futuro, en desnudez y en conexión con lo esencial, con las patas en el agua, en el barro o donde nos lleve el camino que es incierto, siempre.
Derramando lo que tenemos que no es ni mucho ni poco, es lo que es, es lo logrado en 17 años; derramándolo adolescentemente creyendo nutrir el terreno, la propia vida.
Por suerte no jugamos a la quiniela, ni usamos pelucas egipcias, ni respetamos oráculos.
Si respetáramos no celebraríamos hoy 17 años de un periódico semanal de distribución gratuita en esta ciudad. No seríamos el único medio al que muchas personas sin inocencia miran con el dejo de lo anhelado: credibilidad y coherencia.
Si respetáramos las profecías seríamos un portal desimantado, un diario sin días, papeles.
Si respetáramos, los números muchas veces no se nos pondrían difíciles y por ejemplo, el gobierno municipal actual, quizá, nos endulzaría el ego y la pauta.
Si respetáramos... no cumpliríamos 17 años.
Gracias a no respetar el sino, ni las profecías pero respetándonos en nuestras convicciones, nuestras tripas y sentires, es que celebramos 17 años.
Porque la suerte no la deseamos solamente, la forjamos edición tras edición, con miles de errores seguramente, pero con la convicción intacta de que se puede construir y posibilitar el acceso a otra comunicación en esta ciudad.
Buena suerte es la de todos y todas, la de ustedes, de acceder a EcoDias.
Somos 17 años de esa otra comunicación que sabemos posible.

Autor: Redacción EcoDias