Educación

Fecha: Martes, 24 Abril, 2018 - 00:00

Desde las oportunidades

Casa de Betania la institución que contiene y acompaña a jóvenes de 16 a 18 años se plantea nuevos desafíos y ofrece un espacio para actividades educativas y recreativas.

"El objetivo primero y principal es que los chicos conozcan una forma de vida diferente, que hagan experiencia de cambiar la violencia por la ternura".
En Casa de Betania se abren las puertas a nuevos desafíos, la institución que contiene y acompaña a jóvenes de 16 a 18 años en situación de vulnerabilidad ofrece un espacio para actividades educativas y recreativas que los contengan y cambien sus realidades cotidianas.
"Hay chicos que naturalmente van a la escuela y están terminando el secundario, algunos concurren a la universidad, pero hay algunos que tienen serias dificultades de aprendizaje o no han tenido oportunidad de escolarizarse", cuenta María Rosa González, presidenta de Casa de Betania. Por lo tanto, la institución está trabajando junto a la Escuela de Adultos N° 717, brindando la posibilidad de realizar los estudios primarios.
La enseñanza para adolescentes y adultos tiene una dinámica propia, puesto que los maestros involucrados trabajan con la comunidad para invitar a todos aquellos que no han terminado su educación formal básica. Posteriormente, organizan a alumnas y alumnos en secciones, a diferencia de la escuela primaria común que lo realiza por años. En la primera instancia, los docentes evalúan las capacidades y saberes de los asistentes, y luego, ordenados en tres secciones, aborda la enseñanza de los conocimientos de acuerdo a esta gradualidad. "Dentro de las actividades que se están iniciando para los jubilados de la Mutual y todas las personas adultas mayores que concurren, nuestros chicos y todos los que quieran participar lo pueden hacer. Mucha gente se ha sumado, ha venido a realizar consultas y se han inscripto. Es una propuesta abierta para toda la ciudad, creemos que ha dado en el clavo en la necesidad de todos los ciudadanos", agregó la integrante.
Casa de Betania se planteó para este año nuevos desafíos, "unos es que nuestros jóvenes, que están en situación de vulnerabilidad o de calle estén contenidos en nuestra institución, por eso, bajamos la edad de ingreso, o sea que ahora es de los 16 a los 18 años". Hasta el año 2017 el horario de atención terminaba con los talleres, "nos dimos cuenta que los chicos cuando terminaba el horario la casa, volvían a sus realidades, con muy poco recursos para poder una vida digna, que es lo contrario que pretendemos que se viva en la casa, queremos que aprendan a vivir una vida diferente; por eso ampliamos la cantidad de profesionales que atienden en la casa e incluimos dentro del proyecto actividades fuera de la Casa". Las mismas son de índole cultural, deportiva, también se realizan talleres de expresión artística, expresión corporal, música y teatro. Todas estas propuestas hacen que la vida de Casa de Betania no se cierre solamente en el horario que está abierto el lugar. "Queremos que los chicos conozcan una forma de vida diferente, que hagan la experiencia de cambiar la violencia por la ternura, de tener siempre un lugar acogedor y personas que escuchan, personas que están dispuestas a acompañarlos a sanar sus heridas y a recomponer sus vida con nuevos modelos, que puedan modificar esos modelos socioculturales que no los dan vida".

Nueva sede
El trabajo en red caracteriza a la Casa, "los chicos viven en la casa la experiencia de una vida digna, y los profesionales y las personas que trabajamos allí los ayudamos a que conozcan". Consciente de que la institución no cubre todas las necesidades inmediatas, proponen estrategias de abordaje de las problemáticas desde la Educación, el Trabajo, la Salud, las Adicciones y los Conflictos con la ley, cinco ejes que permiten tener una perspectiva sobre la vida de los jóvenes vulnerados.
Las instalaciones de Roca 29 constituyen el nuevo domicilio de Casa de Betania, sede que comparte con la Mutual de Jubilados y Pensionados. Las metas inmediatas están centradas en promocionar el espacio para lograr la participación de la ciudadanía, "queremos que se sientan parte del proyecto, desde el don que cada uno tiene, algunos tienen tiempo, otros tienen manos, otros tienen ideas, otros tienen contactos, por lo tanto, los invitamos a asociarse", una invitación para colaborar, pertenecer y ser voluntario de las actividades. En cuanto a compartir el lugar, González dio que "esto hace que las dos instituciones hagan trabajo juntas, los beneficios de los socios de la Mutual son beneficios para los socios de Casa de Betania".


COMISIÓN
"Tenemos nueva comisión directiva a partir de la última asamblea ordinaria, que se ha puesto como objetivo darle mucha vida, invitar mucha gente, a este sueño que ya se está haciendo realidad de poquito en Bahía Blanca", aportó la actual presidenta.
La comisión está presidida por María Rosa González, junto a Andrés Lorenzo, vicepresidente y la secretaría a cargo de Silvia Elena González. Los otros integrantes son Alba Marasca, tesorera; Gabriel Doso, primer vocal titular, Karina Michetti, segundo vocal titular; Enrique Morales, primer vocal suplente; Gloria Pipo, segundo vocal suplente; Ana Ruiz Ruis, tercer vocal suplente. En la Comisión revisora de cuentas, hay tres titulares Nilda Di Mateo, Ana María Liverotti, Mariana Díaz Schamberger y Rosa Greco, primer suplente.

Autor: Redacción EcoDias