Biblioteca Concepción Urdinola de Pedernera Instituciones

Fecha: Viernes, 3 Noviembre, 2006 - 00:00

Buenas ideas en Bella Vista

En Rincón al 500 del barrio Bella Vista, funciona desde 1944 la Biblioteca Concepción Urdinola de Pedernera quien fuera la primera directora de la escuela n° 7 (hoy 62) del mismo barrio. Lo que diferencia esta entidad de sus similares es que esta biblioteca es la única del partido de Bahía Blanca que pertenece a un club. Si bien es una biblioteca popular reconocida por CONABIP, funciona con la personería jurídica de la sociedad civil llamada club Bella Vista.
Alejandro Alfaro, su bibliotecario, relata a EcoDias la razón por la cual nace esta entidad dentro de la institución deportiva: “Yo creo que fue la alteza de mira de los primeros dirigentes. En las primeras décadas del siglo 20 estaba esa íntima vinculación o esa conciencia de progreso, de elevación espiritual, como dice el estatuto, como cultivo de los valores espirituales y culturales a partir del funcionamiento de una biblioteca. Yo lo enlazo con, por ejemplo, los emigrados que procedían de Europa, italianos, españoles, generalmente socialistas, anarquistas, que llegaban a una ciudad, se establecían y creaban una biblioteca. Yo creo que es un reflejo de eso”.
Si bien la institución no tiene socios ya que estos son los mismos del club, sí posee una incipiente Comisión Directiva presidida por Susana Matilla, cantante popular del barrio, y con presidente honorario es Pedro González Prieto, ex rector de la UNS y primer egresado universitario de Bella Vista: “Es una comisión de biblioteca de todos modos, si bien mandamos a CONABIP una notificación, tenemos que seguir trabajando para conseguir la personería jurídica que nos permita tener un reconocimiento en el orden provincial y obtener un subsidio que no poseemos. Vivimos con el anual que nos otorga el municipio”.

La pelota y los libros
Al ser una biblioteca que pertenece a un club, se consultó a Alfaro cómo se hace para enlazar tanto las actividades de la primera con las disciplinas deportivas, a lo que respondió y brindó información acerca de un programa que está desarrollando la biblioteca con chicos que juegan al fútbol en Bella Vista: “Se trata de dar clases de apoyo escolar a través de un programa, una experiencia piloto de este año, para los chicos que están en las categorías formativas del fútbol. Que tengan la obligación de asistir, lo cual cuesta mucho esfuerzo a los chicos, darle importancia a la adquisición de cualidades técnicas que requiere esa disciplina deportiva pero también atender a los rendimientos escolares. Esa idea colectiva que se tenía de herramienta que era garantía de movilidad social ascendente, no está hoy instalada en los chicos. Entonces queremos que atiendan también a los requerimientos curriculares con profesores que el club mismo va a pagar”.

Los roles de la biblioteca
Desde su raíz se nota que no es una entidad como cualquiera, si bien es utilizada en su mayoría por usuarios que están en los distintos niveles de enseñanza, también ha sido desde siempre un espacio para diferentes expresiones culturales. De allí surgió el ciclo de música Bella Vista Social Club, las proyecciones de cine infantil, seminarios sobre el pedagogo brasileño Paulo Freire, se espera para noviembre una exposición de la Fundación Ezequiel Martínez Estrada, también se presentará la Comedia Municipal cuyos actores pidieron actuar en los fogones del club: “También hemos usado el espacio de la biblioteca, en mayo se hizo un encuentro de poesía con gente de poesía a la calle y hubo un recital de música porque queremos que también sea un espacio que trascienda lo meramente libresco y darle oportunidad a otras manifestaciones culturales”.
Por último Alfaro da una buena explicación del espíritu de esta biblioteca en la cual el clásico cartel que pide “Silencio” se está por quitar porque no creen que este tenga que ver con el sentido de una institución de estas características: “La definición clásica de las bibliotecas empezaba diciendo que es un depósito de libros… Hoy ya no es así. Hay un cartel que dice ‘Silencio, biblioteca’, yo abajo puse ‘Silencio es un tango de Gardel y Le Pera’ porque la biblioteca es un lugar de comunicación. El hecho de que vengan las mamás a los talleres, y además de aprender tomen un mate, o vengan a conversar, es muy importante porque no es un bloque de atención lo que queremos constituir sino un círculo de comunicación. No es un depósito de libros, se guardan, se da información al usuario pero también logra que nos conectemos entre nosotros. Es mantener una sensibilidad despierta hacia toda inquietud cultural, estética y espiritual de la gente”.

Autor: Redacción EcoDias