BIBLIOTECA BARTOLOMÉ MITRE Instituciones

Fecha: Martes, 28 Mayo, 2019 - 00:00

Aniversario pintado

Celebraron 97 años de trabajo cultural con un mural a todo color, una manera más de hacer vibrar a la institución.

Moira Buscazzo, Mirna Gómez, Jesús Sedano y Camila, hija de Moira, idearon un mural para la Biblioteca Bartolomé Mitre. Las casualidades dicen muchos que no son tales, puede ser el caso del encuentro de las y los muralistas con el presidente de la Biblioteca Popular en una calle de la ciudad. Mientras pintaban por cuenta propia un mural sobre el medio ambiente, Ítalo Piangatelli pasó, miró y se detuvo a ver de qué trataba la tarea. Comenzó la magia de los proyectos y la novedad para la biblioteca barrial, ¿podría tener un mural que atrajera la atención de la vecindad? “Nos pareció una linda oportunidad para darles una mano y celebrar tantos esfuerzos realizados para mantenerla”, reflexiona Buscazzo en diálogo con EcoDias.

Sociedades
El puntapié inicial fue dado, las sucesivas reuniones con la comisión permitieron que los y las artistas indagaran sobre la historia institucional. “Nos mostraron fotos, anuarios, pensamos de qué manera podíamos plasmar algo que sea significativo para la biblioteca, para ese barrio y dentro de lo que es Bahía Blanca”. La historia barrial y la permanencia de esta veta cultural defendida desde la biblioteca popular inspiraron Buscazzo, Gómez, Sedano y Camila, varios bocetos aparecieron sobre la mesa y los caballetes se iban preparando para la tarea.
“Nos dimos cuenta que la niñez está unida a través del tiempo por la magia de la lectura, desde esta idea dibujamos sobre la ventana a un niño leyendo vestido con ropa de otra época, en color sepia para transmitir la idea de una época pasada, y en el otro extremo, una niña contemporánea, unidos por distintos personajes de los libros”. Seguramente, el barrio, la biblioteca, la plaza, los negocios, las escuelas lucían distinto en 1922, momento donde fue abierta por primera vez la institución. De hecho, la convivencia de la sociedad de fomento en el mismo lugar nos hace pensar qué hermanadas estaban estas organizaciones en sus inicios, tanto en sus roles como en sus integrantes.
El halo de estrellas y fantasía se convierte en una invitación para que más niñas y niños se acerquen a los libros, los tiempos cambian pero la necesidad de imaginar, jugar y aprender relatos y palabras es la misma desde hace siglos. “Se pueden ver a El Principito, el Zorro, personajes de animé con la impronta de estos tiempos. Tratamos de mostrar estas infancias, que más allá de que ahora tengamos disponibles otros dispositivos, internet y redes sociales, los libros tienen ese ´noséqué´ que no pierden vigencia y hay que rescatar”.
Cuando la pintura y los dibujos estuvieron listos los pinceles se cargaron y durante muchos fines de semana se dedicaron a que el mural tomara forma. Casi 10 jornadas se necesitaron para lograrlo. “Rescatamos la calidez con las que nos trataron, nos dieron todos los materiales, consiguieron los andamios para que trabajáramos cómodos, en los encuentros nos cocinaban, nos mimaban”.

Por este compartir
En 19 de mayo y Laprida, se encuentra el mural que dio inició a esta complicidad. Sedano, Gómez y Buscazzo son docentes de la Escuela de Artes Visuales y desde hace tiempo querían realizar obra en forma conjunta. En 2018 lo lograron, una gran imagen que representa la ría bahiense con algunas de las especies destacándose el tachurí sietecolores, pájaro local prácticamente desconocido por los habitantes de la ciudad. La ocasión fue propicia para que Camila, de 8 años, comenzara con su participación artística. Atravesando el tiempo cotidiano y las urgencias habituales, la pintura los reunió frecuentemente.

VISITÁ LA BIBLIOTECA
La Biblioteca Popular Bartolomé Mitre desarrolla sus actividades en
Washington 232. Contiene valioso material que asciende a 27 mil volúmenes, cuenta con sala de consulta, sala de lectura y espacio infantil. Está abierta de lunes a viernes de 9 a 14 horas.

CON PERMISO
El autor uruguayo, Eduardo Galeano escribió “En el libro de los Abrazos” un relato que describe cómo una lectora se apropia de las historias de los libros: “
Cuando Lucía Peláez era muy niña, leyó una novela a escondidas. La leyó a pedacitos, noche tras noche, ocultándola bajo la almohada. Ella la había robado de la biblioteca de cedro donde el tío guardaba sus libros preferidos. Mucho caminó Lucía después, mientras pasaban los años. En busca de fantasmas caminó por los farallones sobre el río Antioquía, y en busca de gente caminó por las calles de las ciudades violentas. Mucho caminó Lucía, y a lo largo de su viaje iba siempre acompañada por los ecos de los ecos de aquellas lejanas voces que ella había escuchado, con sus ojos, en la infancia. Lucía no ha vuelto a leer ese libro. Ya no lo reconocería. Tanto lo ha crecido adentro que ahora es otro, ahora es suyo”.

Autor: Redacción EcoDias