©Todos los derechos compartidos

Vigente en el siglo XXI
Categoría: Salud

La tuberculosis fue noticia en muchos medios locales por la falta de provisión de medicamentos. El problema se solucionó pero existe uno aun mayor que sigue latente y que pocos analizan: la imposibilidad de ir a buscar la enfermedad

El año pasado publicábamos un extenso informe sobre la tuberculosis y el programa de prevención que se realiza en la Región Sanitaria I. En aquel momento, el dr. Pablo Acrogliano, referente del programa, hablaba de un buen funcionamiento del mismo aunque señalaba que una de las fallas consistía en los impedimentos para ir a buscar la enfermedad, es decir el hecho de captar pacientes para poder realizar una mayor prevención. Sin recursos, esta actividad se hace imposible y la falta de decisión para llevarla a cabo tiene que ver con las autoridades provinciales competentes.
En el último tiempo al programa se le sumó otro inconveniente que radicó en la dificultad para la entrega de medicamentos, problema que de repente se solucionó, y ahora hay suficiente stock para las eventuales entregas de los próximos doce meses: “Estuvimos muchos meses con tratamientos suspendidos precisamente por la falta de provisión. Desde hace quince días se ha normalizado y seguimos trabajando. Hace quince días se restableció el normal suministro de medicamentos, tenemos para un año, entró todo lo que tenía que entrar. La realidad no se ha modificado mucho en relación a la última vez que hablamos, hoy estamos igual que aquella vez”.
Cuando el profesional dice que hoy el programa funciona de la misma forma que hace un año, se refiere a que se cuenta con los medicamentos necesarios, que el Hospital Penna asiste correctamente a los pacientes y que se está atendiendo lo que se conoce como demanda espontánea, es decir pacientes que van a realizar la consulta, pero “la tuberculosis es una enfermedad que hay que ir a buscarla, captar al paciente. De un año a esta parte no hemos modificado eso, seguimos atendiendo la demanda espontánea. Esto significa que sólo tenemos registro de los pacientes que llegan: nos perdemos o no sabemos que hay de las puertas del hospital para afuera, esta es la realidad de la tuberculosis hoy, esa es la pata fuerte que le falta al programa”.
Las estadísticas marcan que el número de casos ha bajado y haciendo esa primera lectura se podría decir que el programa anda bien. Pero haciendo un análisis mayor y teniendo en cuenta que se desconoce la cantidad de casos no registrados, la incertidumbre acerca de la realidad de la tuberculosis en la región crece: “En la Región trabajamos bien en el sentido que trabajamos con lo que tenemos, pero si quiero ir a hacer una capacitación a la zona no tengo medios. Tengo que estar programando y negociar que aunque sea me paguen la nafta para poder desplazarme, la gente que está en el lugar para capacitarse viendo si le dan los horarios o no. No hay una facilidad para que esto camine, es un programa que anda a pulmón porque se hace lo que se puede y porque es totalmente ad honorem”.

Con las manos atadas
“Cuando las situaciones son tan tensas como el problema de la falta de medicamentos y se hacen los reclamos por la vía correspondiente, aparecen las cosas”. Pero en el problema de no poder salir a buscar la enfermedad, no hay respuestas. Según se rumorea, con la solución de la provisión de medicamentos también llegarían nuevos fondos a través de créditos bancarios destinados para trabajar en tuberculosis aunque todavía no hay mayores precisiones. Refiriéndose a quienes tienen que dar respuesta a los problemas, Acrogliano señaló que “se trata de una falta de decisión. Desde Región Sanitaria el compromiso y la decisión política está, desde el Hospital Penna está, el tema es más arriba. Si uno observa esto concuerda con la tendencia que está teniendo la salud en la provincia”.
De 1 a 10 el programa está en 5 puntos -opinó el doctor- ya que la mitad de la efectividad del mismo se la lleva el hecho de ir a captar pacientes, algo que, por cierto, no se trata de un capricho sino que es algo real: “La OMS establece como estrategia lo que se llama Tratamiento Directamente Observado, que dice que el médico tiene que ir lo más cercano del domicilio del paciente a asistirlo, tratarlo y contenerlo. Esto en la medida que no hay una decisión, que escapa a lo médico, esto es una decisión política porque tiene que ver con políticas de salud… en la medida que esto no ocurre, estamos totalmente con las manos atadas”.
La misma OMS dice que la Argentina tiene un 60% de subregistro, es decir a los casos notificados se le debe agregar un 60% de casos más que se desconocen: “Mientras no se tenga una actitud activa de ir a buscar la enfermedad no sabremos dónde estamos parados. Puede que estemos peor o no, yo no creo que estemos mejor por como vienen los pacientes: vienen cada vez menos pero cuando vienen lo hacen muy deteriorados”.

Capacitar para captar
“Cualquier agente de salud puede captar un tuberculoso pero a esos agentes hay que capacitarlos. Una vez que los capacitamos hay que supervisarlos y apoyarlos. Uno tiene que estar si se quiere ‘encima’ de los pacientes y ‘encima’ de los médicos para sostenerlos y que esto dé resultados. Y a la vez hacer el control de foco, cada paciente que contagia pone en riesgo a diez personas de las cuales dos, si no se hace nada al respecto, se van a enfermar en dos años. Esos son los que tenemos que ir a buscar y no sabemos cuántos hay, si hay o si no hay. El año pasado hubo 103 casos, tenemos que saber qué pasó con los contactos de cada uno de esos casos, y esta es la dificultad que tiene el programa”.

Síntomas de la tuberculosis
“Tos y expectoración por más de quince días, pérdida de peso, sudoración nocturna, a veces un síntoma puede ser toser y escupir con sangre, decaimiento general y adelgazamiento marcado. Debe ir a cualquier médico y solicitar examen para tuberculosis, en caso contrario al Servicio de Neumonología del Penna de lunes a viernes a la mañana, ahí lo vamos a atender. Es gratuito el diagnóstico, el tratamiento y el control de foco. Los pacientes carenciados tienen un derecho a un subsidio que está retrasado pero se está pagando y cubre durante todo el lapso que dura el tratamiento”.

facebook
Twitter
Follow
2008-10-04 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp