©Todos los derechos compartidos

La cultura de la donación
La Agrupación Bahía Compromiso realizó actividades en el marco del Día del Donante Voluntario de Sangre. La entidad trabaja durante todo el año en concientización y educación respecto a la importancia de ser solidarios en la materia.
Categoría: Salud

La
Agrupación Bahía Compromiso realizó actividades en el marco del Día del Donante
Voluntario de Sangre. La entidad trabaja durante todo el año en concientización
y educación respecto a la importancia de ser solidarios en la materia.

Al hablar de donación de sangre el primer recuerdo que surge es cuando uno donó
para un conocido que la necesitaba, asociando el término con los clásicos
pedidos de sangre que se realizan por televisión o radio. Más difícil es
imaginar personas que donan sangre de forma voluntaria con el solo objetivo de
que esa sangre esté disponible para cuando alguien la precise. Este tipo de
personas existe, tal vez no en la cantidad que realmente hace falta, pero al menos
hay en nuestra ciudad y en todo el país un porcentaje de gente con esa
motivación.
El 8 de noviembre fue el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre y en
Bahía Blanca hubo actividades al respecto. La Agrupación Bahía Compromiso
redecoró un árbol de la plaza Rivadavia simbólicamente con gotas de vida ya
que, justamente, donar sangre es donar vida. La idea del árbol era provocar un
impacto visual para que los transeúntes conozcan la necesidad más allá de la
folletería de información que también fue repartida.
EcoDias dialogó con Mercedes Cuello, presidenta de Bahía Compromiso, quien
explicó la finalidad de la entidad que representa: “La agrupación es una
asociación civil sin fines de lucro desde la que promovemos la concientización
y la educación de la donación de sangre de manera voluntaria, como para que las
personas no esperen la urgencia para donar, porque donar en la urgencia es
tarde. Es necesario que la gente se acerque habitualmente o dos veces al año,
la mayoría de las personas están en condiciones de donar”.
La agrupación da clases en escuelas, en empresas y otros espacios donde sean
requeridos: “También hemos hecho colectas, aunque las colectas más que nada son
para llevar el lugar de donación hacia la gente, alejarlos un poco de la
enfermedad y del hospital, que se sientan bien y concientizar”.
Bahía Compromiso está conformada, en su mayoría, por técnicos y técnicas en Hemoterapia,
entre ellos Mercedes, que colaboran en el trabajo: “Más que nada nos dedicamos
a las personas fuera del hospital. Por eso vamos a las escuelas, a las
empresas, a los eventos deportivos, siempre llevando el mensaje de que hay que
donar sangre de manera voluntaria y habitual, y no esperar que te lo pidan”.
Durante este año, además de lo hecho el 8 de noviembre, se realizaron
diferentes campañas y colectas como la desarrollada durante el Día del Niño
bajo el lema “El mejor regalo: regalá vida”.

Jóvenes que participan
Mercedes señaló que tanto a nivel nacional como local, el porcentaje de
donantes voluntarios se ha incrementado de unos años a esta parte: “Ha
aumentado a un 23 por ciento la donación por parte de donantes voluntarios. Todavía
estamos lejos (del objetivo) porque para el 2010 una de las recomendaciones de
la OMS y la OPS era que teníamos que llegar al 100 por ciento de donación
voluntaria. Igualmente, siempre se está trabajando, está el Plan Nacional de
Sangre, está el Instituto de Hemoterapia, pero recién hace dos o tres años en
el país y en Bahía Blanca como que se está trabajando con continuidad. El trabajo
de concientización y educación es permanente”.
El proyecto impulsado por Bahía Compromiso está hecho para ser evaluado dentro
de cinco años. “Más allá de eso, llegar a un 23 por ciento de donantes
voluntarios cuando en 2009 el porcentaje alcanzaba apenas un 12, es un avance
importante”.

En busca de cambios
EcoDias consultó acerca de qué ocurre cuando alguien necesita sangre con
cierta premura: “Si es una urgencia la tiene, nadie se muere en ningún lugar
porque falte sangre, porque hay también una red solidaria entre todos los
hospitales de que si hay una urgencia o algo grave, todos somos solidarios y
nos ayudamos. Pero para las cosas programadas se suspenden las cirugías, se
suspenden las transfusiones que son programadas porque no hay. La sangre se puede
obtener sólo de una persona que la done, todavía la ciencia no ha podido
reemplazarla, entonces si las personas no donan…”
Otro objetivo que se persigue es cambiar el modelo que es el llamado de
reposición. Es decir, cuando donamos sangre porque un amigo o familiar la
necesita “entonces siempre se trabaja así, viene el donante y se transfunde, y
lo que a veces no hay es disponibilidad de sangre para una urgencia. En nuestra
zona hay muchos politraumatizados porque estamos en una zona de rutas y por la
complejidad de la ciudad. Los pacientes politraumatizados siempre son una
urgencia, por eso es que la sangre tiene que estar antes”.
Entre ese porcentaje que subió de donantes voluntarios, lo que más se nota es
la participación de jóvenes: “Son los que están tomando conciencia y los que
por ahí participan, pero siempre quedan dos o tres personas adultas que tienen
la cultura de la donación como era antes, la cual se ha perdido por muchas causas
como laborales, económicas. La gente también tiene miedo pero todo el material
es descartable, se abre siempre delante de la persona y se le entrega. Hay
todavía muchos mitos que es lo que todavía nosotros tratamos de desterrar”.
Volver a la cultura de la donación es lo que se espera de aquí a los cinco años
mencionados como de evaluación del proyecto.
Para llegar a eso, tampoco hay que olvidar a los más chicos que funcionan como
efecto multiplicador en lo que hace a concientización: “Aunque ellos todavía no
puedan donar, pueden ir a la casa y dar información, o a veces los padres nos
dicen que los chicos les preguntan si donan sangre y cuando responden que no,
los chicos dicen ‘¿Cómo no donás sangre?’. Es mentira que la juventud está
pérdida, es muy valiosa, es un terreno muy lindo para trabajar, captan todo,
absorben todo y son muy solidarios”.

Cómo y dónde donar
Quien quiera ser donante voluntario puede acercarse a cualquier hospital
público o privado de Bahía Blanca y manifestar su intención de donar sangre de
manera voluntaria: “No es necesario ir a decir que va a donar para tal persona.
Todos los donantes siempre son bienvenidos, pero cuando viene un donante
voluntario es mucho más bienvenido. En todos los servicios de Hemoterapia se
atiende de mañana, tienen que llamar al hospital donde quieren ir, preguntar
bien el horario y las condiciones”.
Éstas últimas son las básicas, tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kilos
pero hay otra que tal vez está siempre mal informada, ya que en realidad no es
necesario concurrir en ayunas para donar sangre: “Es un mito que no podemos
desterrar. Se pueden tomar infusiones azucaradas, jugos de fruta, comer una
fruta, una gelatina y eso tiene que ver también con el éxito de la donación. A
veces van personas con muchas horas de ayuno y después se sienten mal. Siempre
que se informen en el hospital que quieran ir a donar, se pueden acercar a
todos los hospitales que hay en Bahía Blanca tanto públicos como privados, que
en todas partes van a ser bienvenidos y solo deben decir que son donantes
voluntarios”.

facebook
Twitter
Follow
2011-11-21 06:59:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp