©Todos los derechos compartidos

Coincidencias duraderas entre Francisco y Cristina
De las reuniones entre los dos estadistas surgió una amistad que llevó al Papa a pedir “cuiden a Cristina” y a la presidenta argentina a contar con el Sumo Pontífice en momentos difíciles para el país.
Categoría: Política

De las reuniones entre los dos
estadistas surgió una amistad que llevó al Papa a pedir “cuiden a Cristina” y a
la presidenta argentina a contar con el Sumo Pontífice en momentos difíciles
para el país.

Cuando el 13 de marzo de 2013 el cardenal Jorge Bergoglio fue elegido Papa,
la relación política que se consolidaría en el tiempo entre el nuevo pontífice
y la presidenta argentina podía estar en el ámbito de lo posible pero no de lo
existente. En el transcurso de encuentros y coincidencias, ambos lograron
proyectar una referencia para la paz, el respeto a los pueblos y a sus
identidades históricas que es casi un bálsamo para el lastimado mundo del
presente.
Francisco se convirtió en un argentino con trascendencia universal y, más
pronto que tarde, hizo saber que con el poder adquirido asumía la
responsabilidad de denunciar la concentración de la riqueza y sus impiadosos
resultados que son la extensión de la pobreza, la pérdida del Estado de
bienestar y una situación creciente de guerras y violencia en el mundo.
La Iglesia cuenta con la larga tradición de su magisterio social de críticas al
liberalismo, en el pasado, y al neoliberalismo en los tiempos que corren,
haciéndolos responsables de las inequidades y de la pobreza. El magisterio
social, no es una novedad, rechaza la usura y la conceptualiza como pecado
basándose en el Antiguo, en el Nuevo Testamento y en la doctrina de los
primeros Padres de la Iglesia. Su doctrina fue acusada de utópica y nada
científica por el pensamiento dominante.
La novedad de Francisco es que dispuso en su país de una experiencia económica
concreta de vía alternativa al ajuste y no sometimiento a la usura llevada a cabo
por un poder político que había reactivado la economía a través del Estado y
enfrentado a una de las peores lacras del sistema financiero como son los
fondos buitre. Su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium recurrió a la
tradición del Magisterio Social de la Iglesia y tuvo como trasfondo la
situación argentina.
En el Nº 56 de su Exhortación dice: “Mientras las ganancias de unos pocos
crecen exponencialmente, las de la mayoría se quedan cada vez más lejos del
bienestar de esa minoría feliz. Este desequilibrio proviene de ideologías que
defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera.
De ahí que nieguen el derecho de control de los estados, encargados de velar
por el bien común… Además, la deuda y sus intereses alejan a los países de las
posibilidades viables de su economía y a los ciudadanos de su poder adquisitivo
real…”.
Cristina ha logrado contar con apoyos internacionales para sostener la
soberanía política y la independencia económica mientras implementa la justicia
social y pelea en varios frentes con los fondos buitre. En cada uno de los años
de sus dos mandatos, ha reclamado en la Asamblea General de Naciones Unidas la
determinación “de una ley global, una regulación global de mercados
financieros” y la disposición de normas que se apliquen a los fondos buitre. El
9 de septiembre de 2014 la Asamblea de la ONU aprobó con 124 votos a favor
contra 11 en contra y 41 abstenciones, la propuesta del gobierno argentino de
discutir y crear un marco jurídico global para los procesos de reestructuración
de deuda soberana.
Francisco recrea su relación con el peronismo cuando le da eficacia a las
palabras mediante acciones concretas, por eso en paralelo a su arremetida
contra el sistema financiero internacional acusándolo de ser el “causante de
los males económicos actuales y de la pobreza extendida”, apoya los esfuerzos
de distintos gobiernos para resistir al saqueo que consuma la usura mundial.
De las coincidencias entre ambos estadistas surgió una amistad que llevó al
Papa a pedir “cuiden a Cristina” y a Cristina a contar con el Papa en momentos
difíciles para la Argentina. El compromiso con Francisco se traduce en
políticas nacionales como el programa Progresar cuando el Papa pidió apoyo para
los jóvenes en sus primeros empleos.
El nuevo encuentro entre Cristina y Francisco se nutre de la relación que han
cimentado mediante coincidencias políticas, respeto y cooperación que revelan
la intención mutua de potenciar a la Argentina, instalarla con una imagen
positiva en el concierto internacional y beneficiar con los resultados de todo
ello a la totalidad de los argentinos.
La estrechez de miras de la oposición empantanada en sus dificultades
electorales, hará que se quede con la inquina de no participar en la foto por
lo que llenará de reproches a Francisco. Por esta última razón es entendible
que el Papa se haya negado a continuar recibiendo a políticos argentinos que
van por la fotografía oportunista. La intención es clara en Francisco: limitar
la posibilidad de que la oposición, con una ideología neoliberal que subyace en
sus propuestas, pueda hacer uso de su imagen. Con Cristina la cuestión es
distinta. Han caminado juntos un corto pero decisivo momento de la historia. El
camino para continuar esa relación política y personal está abierto y va más
allá de las elecciones.


Nota: este artículo fue publicado originalmente en el semanario Trabajo y
Economía, en la edición de Tiempo Argentino.

facebook
Twitter
Follow
2015-06-22 00:00:00
Etiquetas: Internacionales.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp