©Todos los derechos compartidos

La vuelta al mundo en una hora
Categoría: Opinión

Es posible, lo hago todos los días, me entero de
los acontecimientos más destacados e importantes que ocurren en cada país.
Dicho sea de paso -y cierto- no hay país que no esté inmerso en su propia
crisis y en la del mundo.
Durante siglos las mentes más lúcidas trataron de descifrar las causas que en
este siglo XXI año 2016, en vez de vivir mejor, gran parte de la humanidad vive
peor.
El nivel y la calidad de vida se miden viendo cómo viven los pueblos.
Sí, una parte de la población humana -que no alcanza a un 10 por ciento- vive
bien, pero a expensas del 90 por ciento del resto, y acumula tanto poder y
fuerza que no pasamos de ser modernos esclavos.
Con poder de decisión sobre nuestras vidas, es evidente que esa humanidad aún
no encontró su verdadero camino.
Los filósofos se dedicaron a interpretar el mundo (Historia de la Filosofía)
hasta que apareció uno que se atrevió a demostrar que la cuestión no es
interpretar al mundo, sino cambiarlo (Marx).
La economía vino primero, el ser social y la conciencia después, “es el ser
social lo que determina la conciencia social del hombre”.
O lo contrario: la conciencia determina el ser social, es el ser social lo que
determina la conciencia, ¿y por qué no lo hemos hecho? ¿Qué se interpuso entre
el “ser humano” y en lo que nos han convertido? Algo contra natura.
Hay países ricos y países pobres, hay 200 países en el mundo y sólo 10 por ser
ricos deciden la vida de los otros 190.
En mi país (Argentina), los supermercados nacionales y extranjeros que no pasan
de una docena, dominan el 70 por ciento de la venta de los alimentos que
consume el pueblo, el nuevo gobierno (que se parece a las 10 plagas de Egipto)
se endeuda en 150 millones de dólares diarios, desde que asumió hace 5 meses.
El país pasó a manos de unos pocos empresarios, entre gobierno y empresas
acordaron elevar la inflación aumentando el valor del agua, luz, gas, teléfono,
de un 200 a un 700 por ciento, por encima de los precios que pagábamos.
Ha despedido unos 150 mil trabajadores y continúa con ese plan para después
discutir salarios a la baja, el cierre de pequeñas y medianas empresas, la
destrucción de pequeños y medianos productores del campo, la reducción en
materia de salud y educación para el pueblo. ¿Qué sentido tiene? ¿Adónde iremos
a parar?
Un país como el nuestro, que produce para 500 millones de personas, y estamos
pasando por este infierno de pobreza y hambre. Con un gobierno que en 5 meses
ha despedido 150 mil personas de sus trabajos y creado un millón y medio de
nuevos pobres.
Y nos dicen que debemos darle tiempo, que esperemos cuatro años, de lo que
tuvimos, ya no sirve, de lo que tenemos “Vade Retrum Satanás”, ni Marx ni el
Chapulín Colorado nos van a salvar.
(De un cuento muy viejo ruso). Dos
científicos, un físico y un geólogo fueron destinados a realizar un estudio en
una remota región. Contrataron un “svosnik” (un carrero), y salieron a la
estepa, apenas una huella señalaba el camino. Una inmensa laguna les cortaba el
paso, el carrero no quería arriesgar y hacía avanzar el carro a paso de tortuga,
hasta que el barro le llegó a las rodillas. Viendo que cada vez se hundía más,
les dijo a los científicos: “Bajen y pisen a ver si el suelo está firme”. El
físico hizo observaciones, el geólogo medía la densidad del barro, mientras el
carrero, cansado y viendo que el caballo se hundía, les dijo: “Agarren uno de
la cabeza y el otro de la cola para ver si lo podemos sacar”.
Si el pueblo sigue esperando que el gobierno y los empresarios saquen el país
del pantano, nos estamos enterrando nosotros mismos.

facebook
Twitter
Follow
2016-05-17 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp