©Todos los derechos compartidos

Analizando la educación
Categoría: Opinión

Organizada por el Banco Credicoop, SUTEBA y ADUNS, se realizó el pasado 30 de agosto una charla debate sobre educación y la futura ley que plantea el gobierno nacional. El disertante, Pablo Imen, licenciado, docente e investigador de la UBA, se define a sí mismo como militante por una educación pública emancipatoria.
Además de presentar su libro “La escuela pública sitiada”, Imen hizo un análisis sobre lo que dejó la Ley Federal de Educación así como también del documento oficial para la nueva ley. Al respecto sostuvo que “a trece años de sanción de la ley federal los mismos intelectuales que la diseñaron, que la aplicaron y que la evaluaron hoy nos vienen a proponer un cambio”.

Mirada dialéctica
En la disertación, Imen alegó que para entender la Ley Federal de Educación hay que realizar una mirada dialéctica: “No puedo entender la Ley Federal si no entiendo la política educativa. No puedo entender la política educativa si no entiendo la política pública. No puedo entender la política pública si no entiendo el estado y el particular modo de orden capitalista que se estructuró en la Argentina después de la última dictadura genocida”.
El licenciado dijo también que el sistema educativo “es un producto de la modernidad capitalista y tiene una serie de mandatos desde el propio orden. ¿Qué le dice el sistema capitalista al educativo? Por tus aulas va a pasar la niñez y la juventud de esta sociedad, y estos jóvenes y niños que pasen tienen que, ante todo, aceptar que el mundo es así y que no hay posibilidad de cambiarlo. Un mandato fundamental sobre el sistema educativo capitalista del orden capitalista es la naturalización del orden existente y la resignación como práctica”. Otro de los mandatos a los que se refirió Imen tiene que ver con “el ejercicio de una disciplina y una jerarquía que hay que respetar a rajatabla. Unos compañeros docentes nos decían: ‘Nos cuesta mucho pensar y actuar democráticamente porque el sistema no funciona democráticamente, sólo nos hacen obedecer’ ”.

La nueva ley
Respecto al proyecto de educación del gobierno nacional, Imen realizó varias críticas: “Es un documento ahistórico, es decir que uno lo lee y puede hablar de México en el año 2800 o de Colombia en 1955 o de Argentina en el 2004 y está todo bien. No hay ninguna referencia a realidades concretas ni diagnósticos acerca de cuál es la situación real de la educación argentina. Hay un solo dato y es impreciso: dice que hay más de un millón de personas privadas de la educación básica o elemental. Por otro lado, hay un trabajo que dice que si -como dice el Ministerio- hoy es obligación tener la escuela secundaria completa, hay 14 millones de personas privadas de su derecho a la educación”.
Más tarde, Imen analizó algunos puntos del documento oficial como aquel que dice que la educación es la variable clave para la justicia social, para el desarrollo, para conseguir un empleo: “Aquello que debe resolver la política económica se le asigna a la política educativa, nosotros vamos a ser los que vamos a asegurar la empleabilidad de nuestros alumnos. Esto me parece que es algo de imposible cumplimiento porque un modelo económico que genera expulsión de mano de obra no puede de ningún modo absorber mano de obra, por más capacitados que estén los chicos”.
Acerca de que la educación debe formar ciudadanía, aportar conocimientos para elegir de manera autónoma y reflexiva a quienes conducen el estado, el profesional señaló: “De lo que se trata, para el documento oficial, es de formar buenos gobernados. Mano de obra disciplinada y buenos gobernados”.
Por otra parte, Imen hizo hincapié en lo que concierne a calidad educativa según el proyecto oficial: “¿Cuál es la idea de la calidad educativa? Es que hay conocimientos que son los que valen, los que crean los expertos y que son los que legitima el estado: los contenidos básicos comunes. A partir de esos conocimientos, luego, los equipos técnicos en cada provincia arman los diseños curriculares y el mercado editorial arma los libros de texto. El docente tiene que mirar esos diseños curriculares y esos libros de textos, y armar el proyecto educativo institucional que está subordinado al currículo general. Y dar su clase en función de lo que dice el texto y de lo que dicen los CBC. Nos quieren convertir en aplicadores de un conocimiento que generó el mercado editorial y los tecnócratas de turno”.
En su extensa disertación, Imen brindó detalles acerca de los puntos más salientes de este documento como los mecanismos de gobierno, la participación y el rol del docente, concluyendo en las pocas diferencias con la Ley Federal: “Leyendo el contenido, uno podría decir que hay muchas cosas que son continuidad de la Ley Federal de Educación”.

facebook
Twitter
Follow
2006-09-15 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp