©Todos los derechos compartidos

La vida con Internet
Categoría: Interés general

Querer dar de baja el servicio de Internet, contratar un pack por teléfono o recibir la factura del mes, muchas veces se convierte en una odisea de llamados a las líneas de atención de la empresa proveedora. Hasta llegar a la denuncia en entidades protectoras de los derechos del consumidor.

 “El problema más serio en cuanto a Internet son las contrataciones vía telefónica de estos servicios. El riesgo de esto es que con los medios con los que contamos hoy las contrataciones son masivas, se utilizan estos canales para formalizar y generar más contrataciones, con la gravedad que al consumidor no le queda constancia”, afirma desde la Oficina Municipal de Información al Consumidor, su nuevo director, el abogado Fabricio De Arriba Arévalo.
A las nuevas oficinas de Vieytes 50 llegan muchos casos por mes -60 expedientes relacionados a servicios de Internet durante 2009- de personas que son contactadas por teléfono, que aceptan planes con supuestas tarifas planas y cuando reciben la factura mensual se encuentran con cifras abultadas.

Recomendaciones
“Nosotros desde aquí recomendamos tener mucha cautela, mucho cuidado con las contrataciones telefónicas porque el consumidor queda desguarnecido, porque no tiene garantías que la conversación realmente se esté grabando, y de última es una prueba que está en manos de la empresa. No queda nada por escrito, por lo que si le venden un promoción por teléfono que después se concreta con otro monto mayor, ya se generó un conflicto, una llamada interminable al teléfono gratuito de las empresas, y mientras tanto se genera deuda que requiere de mucha pelea para retroceder”, explicó el reemplazante de Diego Aldacour.
Por eso recomiendan que en vez de recurrir a la contratación telefónica, se acerquen a la empresa y lo hagan por escrito. Que exijan, antes de dar el consentimiento de compra del servicio, que se les envíe una copia del contrato.
“Hay que reclamar por los derechos del consumidor, hay que poner límites a los avasallamientos, a los abusos y las maniobras de las empresas en pos de captar clientes porque al momento de la captación están todas listas, pero después en cuanto a la atención durante el contrato, o la baja, hay serias dificultades y maniobras dilatorias para ‘esquivar’ la intención del consumidor de dar de baja el servicio es no tomarle el reclamo de la baja, pero se da cuenta el próximo mes cuando le llega la facturación.
Esto genera una discusión con la empresa que ya genera una nueva facturación y un nuevo mes para pagar”.
Es así como se sugiere, a fin de evitar problemas, se pida la baja del servicio por escrito, por ser la única constancia que queda. Hay que tomar estos recaudos porque si bien la ley prevé la utilización de la comunicación telefónica para contratos vía telefónica, vía mail o fax, el problema es la falta de acreditación. Porque nuevamente la prueba de esto está en mano de la propia empresa que lo tiene que dar de baja.

Servicio y calidad
Si bien en cuanto a calidad son menos las denuncias, “hemos tenido varias de ellas de una empresa de telefonía celular que ofrecía modems inalámbricos, y tuvimos varias denuncias acerca del servicio, que era muy lento, se entrecortaba y en algunos casos ni siquiera se conectaba. El servicio no era el que habían prometido”, aclaró De Arriba.
Después de la incursión de la OMIC, la empresa resarció a los consumidores, no sólo con la devolución del dinero abonado por un servicio mal brindado, sino con algún plus en crédito para celular o en los abonos de los teléfonos y mensajes de texto como contrapartida y compensación por el perjuicio sufrido.
“A veces las empresas largan un producto, como fue la tecnología GSM de los celulares donde se publicitó en todo el país y no era así, pues solamente se podía utilizar en Córdoba, Mendoza, Capital Federal entre otras ciudades puntuales, por llegar primero sin tener el soporte técnico suficiente para sostener las líneas o cantidad de servicios o productos vendidos”.
Otra recomendación de parte de la Oficina de Información al Consumidor, es que el primer reclamo frente a una irregularidad del prestador de servicio sea ante la misma empresa. Si no se llega a una solución satisfactoria en el primer intento o no se recibe respuesta, ahí el damnificado se debe acercar a la OMIC a hacer la denuncia y se realiza una audiencia de conciliación.

Ofertas sin oferta
Las ofertas de Internet que existen en nuestra ciudad son variadas.
Las tres principales ofrecen paquetes o combos que incluyen hasta televisión por cable y telefonía IP.
Específicamente, las opciones para servicios de internet oscilan entre $ 72 y $ 165. Precios inflados comparándolos con las ofertas de las mismas empresas en otras ciudades.
Una de las tres empresas ofrece 512 k a $ 80 por mes, incrementando esa suma en el caso de 1 mega a $ 105, 2 megas a $ 125 y 3 megas a $ 145. Para obtener este servicio el costo de instalación es de $ 120 y el módem se entrega en comodato.
Otra empresa le ofrece a los consumidores una promoción de $ 75 por mes durante los seis primeros meses, los siguientes seis meses a $ 89,90 y a partir del año $ 120.
En este caso, la instalación cuesta $ 40.
La tercera opción ofrece tres megas a $ 79 por cinco meses. En esta oferta el modem Wi-Fi y la instalación están bonificados. A partir del sexto mes el precio asciende a $ 130.
La opción de la misma empresa con un servicio de 1 mega también tiene promoción, $ 79.00 los primeros seis meses y después $ 99. La última, de 5 megas, comienza en $ 79 y continúa en $ 165.
Hay que tener en cuenta al momento de contratar estos servicios que desde la empresa no se llama al cliente para avisar del final del período del contrato y directamente se le comienza a cobrar el monto sin bonificaciones del servicio contratado.

facebook
Twitter
Follow
2010-03-13 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp