©Todos los derechos compartidos

Calculadora en mano
Categoría: Interés general

El pedido de Hugo Moyano, secretario general de la CGT, “queremos ser socios en ganancias y no sólo en las pérdidas” al fundamentar el apoyo de la central obrera al proyecto de ley presentado por el diputado Héctor Recalde, tiene varias lecturas posibles.
En primer lugar, habría que remitirse a la historia reciente de nuestro país. Los trabajadores recordamos la última de las crisis, la que se originó en los ’90 y que -corralito y devaluación duhaldiana mediante- generó una fabulosa transferencia de recursos desde el sector asalariado a los grupos de poder dueños de la economía nacional. “Repentinamente” el salario se depreció a un tercio -en algunos casos más-, siempre y cuando se pudiera conservar la fuente laboral. Eran los años del 25 por ciento de desocupación bajo el gobierno radical y del de Eduardo Duhalde.
Tuvieron que pasar varios años para que una porción de la clase trabajadora pudiera recuperar su capacidad de compra de bienes y servicios básicos, de la mano de políticas activas por parte del gobierno nacional.
Ahora bien, pese a las propuestas de préstamos hipotecarios originados en la banca oficial, la adquisición de una vivienda sigue estando fuera de los planes de millones de argentinos.
En Bahía Blanca, se calcula que el gobierno nacional estará entregando la cantidad de tres mil viviendas. Viviendas de carácter social, en planes administrados en su mayoría desde organizaciones gremiales, las únicas con voluntad política de dar respuesta a la problemática habitacional, mal que le pese al intendente Cristian Breitenstein.
¿Qué significa este impulso de construcción de viviendas? Ni más ni menos que la transferencia de alrededor de 300 millones de pesos desde el estado nacional a las aproximadamente 12 mil personas que disfrutarán de este beneficio.
Entendemos que la otra manera de alcanzar este derecho básico a la vivienda, que genera las condiciones mínimas para la constitución de un hogar, sería que los trabajadores, auténticos generadores de la riqueza de una nación, perciban un salario que les permita, en el transcurso de entre 10 y 20 años, adquirir o construir la vivienda propia.
¿Por qué generará tanta molestia que llegue al ámbito legislativo nacional el tratamiento de un proyecto que genera más equidad en nuestro país?

facebook
Twitter
Follow
2010-11-11 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp