©Todos los derechos compartidos

Multiplicando derechos
Entre septiembre, octubre y noviembre se desarrollará un programa con catorce sociedades de fomento en las que se informará a los vecinos la importancia de sus derechos como consumidores y la necesidad de hacerlos respetar.
Categoría: Locales

Entre
septiembre, octubre y noviembre se desarrollará un programa con catorce
sociedades de fomento en las que se informará a los vecinos la importancia de
sus derechos como consumidores y la necesidad de hacerlos respetar.

Semanas atrás en el Concejo Deliberante, entre otras actividades, se dio
lugar al lanzamiento del programa “Multiplicando Derechos” a través del cual
integrantes de la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC), del
Departamento de Derecho den la Universidad Nacional del Sur y estudiantes
avanzados de la carrera de abogacía, visitarán durante tres meses distintas
sociedades de fomento. El objetivo es informar a los vecinos acerca de sus
derechos como consumidores, la importancia que éstos tienen y la necesidad de
hacerlos respetar.
Nuestro país tiene una legislación muy rica en cuanto a defensa del consumidor,
la cuestión radica en la eficacia de esas leyes, el conocimiento de las mismas
y en hacerlas cumplir.
Según dijo en la presentación, el doctor Leandro Aiello, director de la OMIC, el
programa “Multiplicando Derechos” se desarrollará durante los meses de
septiembre, octubre y noviembre al tiempo que a fin de año se va a llevar a
cabo una conclusión con la idea de poder continuarlo en 2015 en otras entidades
fomentistas.
EcoDias se dirigió al Departamento de Derecho de la UNS y allí dialogó con su
secretaria académica, Pamela Tolosa quien señaló que desde 2010 existe un
acuerdo entre el departamento y el Concejo Deliberante para realizar
actividades en el ámbito de la OMIC: “
Actualmente,
esta idea surgió con el nuevo director de la OMIC (Leandro Aiello) de crear un
programa específico que fuera capacitar en educación al consumidor en los
barrios, en las sociedades de fomento precisamente pero la particularidad que
tiene es que en vez de organizar la capacitación y llevarla a los barrios, la
idea es ir a los barrios, que las sociedades de fomento nos cuenten las
actividades que tienen organizadas y en ese marco de esas actividades, nosotros
insertar una capacitación”.
La iniciativa se realizará los fines de semana con los estudiantes avanzados de
Derecho que ya hayan hecho prácticas en la OMIC. Entonces, durante las
actividades sociales de las sociedades de fomento se dará un espacio para la
capacitación en materia de consumidores: “Vamos en el medio de esa actividad
donde la gente está distendida y donde está compartiendo un momento ameno,
nosotros vamos a aprovechar para difundir la capacitación en derechos del
consumidor en distintos temas. Algo corto, sencillo y que tiene la particularidad
pedagógica de ser un recurso digamos útil porque uno se trata de adecuar la
capacitación en un contexto en el cual las personas fueron voluntariamente por
otra actividad”.
Explicó Tolosa que la capacitación también incluye a los proveedores: “Muchas
veces en los barrios uno se encuentra cuando va hacer este tipo de talleres con
que hay comerciantes que hay algunas disposiciones de la ley de Defensa del
Consumidor que no las cumplen porque no las conocen”. Ejemplo de ello es la
exhibición de precios lo cual es un deber legal: “Entonces a veces también esto
tiene la doble función que por un lado le enseñamos cuáles son los derechos al
consumidor y qué es lo que puede exigir y por otro lado también aclaramos a los
proveedores de pequeños comercios cuáles son sus deberes a cargo”.

La cultura de exigir
Más allá de que se va a preguntar a los fomentistas sobre las inquietudes
más importantes que tienen en los barrios, EcoDias consultó a Tolosa acerca de
los puntos fundamentales que debe conocer un consumidor: “Básicamente el deber
de información, las garantías, o sea cuáles son las garantías que uno puede
exigir al proveedor y cuáles son los distintos tipos de garantías según los
productos y los plazos. El deber de cumplir con las ofertas publicitadas que
muchas veces esto tampoco se conoce, eso es lo más básico. Y también hay algo
que parece muy obvio pero que muchas veces la gente lo desconoce y es el deber
legal que tienen los proveedores de ofrecer un trato digno que esto está específicamente
previsto en la ley. Muchas veces estamos tan acostumbrados que algunos
proveedores nos traten mal y que tengamos que hacer colas y esperar horas y
esperar parados o tener que ir diez veces para presentar un reclamo o para
tener la información básica, que nos acostumbramos a eso y a veces no sabemos
que eso es una violación grave, de las más graves que tiene la ley de defensa
al consumidor y que ante una denuncia a la oficina del consumidor puede dar
lugar a una sanción al proveedor y uno puede de esa forma, si todos lo
haríamos, corregir esos abusos y esas malas conductas”.
Tolosa destacó que como consumidores no tenemos una cultura de exigir el
cumplimiento de nuestros derechos lo cual provoca que se repitan los abusos:
“Otra cuestión tampoco menor es informar sobre las cláusulas abusivas. A veces
hay cláusulas en los contratos que son abusivas, que están declaradas abusivas
por la jurisprudencia, que los jueces ya han dicho que son abusivas e incluso la
ley establece qué características tienen las cláusulas que se van a considerar
abusivas”. Sin embargo, esas cláusulas se siguen colocando en los contratos y
lo que suele ocurrir es que el consumidor piense que por el solo hecho de haber
firmado debe cumplir esa cláusula como si fuese válida: “Muchas veces no
reclaman o dicen no puedo hacer nada porque yo ya lo firmé. Esa es otra cosa en
la que es importante educar y poner ejemplos para que la gente sepa. A veces
cuando les enseñamos a los estudiantes que estas son cláusulas ya declaradas
por la ley, abusivas y que no tienen ninguna validez aunque estén en el
contrato y aunque haya firmado el consumidor, ellos preguntan por qué siguen
existiendo. Siguen existiendo por los problemas que tenemos todavía de falta de
educación al consumidor”.
La ley prevé que hay ciertos contratos pre redactados en los que se imponen
todas las condiciones y que el consumidor no está preparado para comprender el
alcances de las cláusulas que lo componen: “Por eso, de antemano esas cláusulas
se consideran abusivas”.
Lo mismo ha pasado y pasa con las garantías de los productos: “Cuando uno va y
dice quiero una garantía le ofrecen pagar por una garantía, eso es una garantía
extendida, no es la garantía mínima”.
Dentro del programa “Multiplicando Derechos”, Tolosa mencionó el Observatorio
de Publicidad, actividad también realizada por estudiantes respecto a la
desinformación en la publicidad o publicidad engañosa: “Esto también en la ley
se castiga con sanciones aún cuando no haya ningún damnificado, cuando no haya
ningún reclamo concreto. Y la oficina del consumidor tiene competencia para
eso, tiene competencia para detectar cuando hay una publicidad que puede ser
engañosa y que puede inducir a error al consumidor y advertir y a su vez
sancionar”.

Relación desigual
Siguiendo con el tema de publicidad ya sea gráfica o bien la que se pasa
por radio y televisión, existe lo que se conoce como defecto en el deber de
informar: “Cuando a uno por ejemplo le ponen una publicidad que dice un precio
muy bueno de algún producto y después va y le dicen que no hay más porque en
realidad eran mil los productos, ahí hay una violación del deber de
información. No me engañaron pero no me aclararon que eran mil productos nada
más”.
Pareciera que hay una relación entre consumidores y proveedores en las que los
primeros salen perdiendo: “Una forma de minimizar esa desigualdad que hay entre
el que ofrece y el que demanda es justamente brindar más información al
consumidor porque en definitiva también el proveedor si no tiene al consumidor
no puede hacer nada”.
Tolosa afirmó que no es suficiente incluso con dar información sino que hay y
se precisa brindarlos, otros instrumentos. Una de las herramientas claves,
subrayó, es la educación al consumidor: “Si el consumidor sabe cuál es su
derecho y cuáles son los instrumentos que tiene y que además en nuestro sistema
son muy sencillos. Por ejemplo, los reclamos en la oficina del consumidor son
gratuitos pero también los reclamos judiciales son gratuitos en materia del
consumidor. Esto es algo que mucha gente no lo sabe entonces hay un montón de
instrumentos que están en la ley”.
Remarcábamos al comienzo que Argentina es un país cuya legislación en cuanto a
defensa del consumidor es muy rica. La cuestión, decíamos, radica
en la eficacia de esas leyes, el conocimiento de las mismas y en hacerlas
cumplir: “
En nuestro país tenemos una
protección al consumidor, la última reforma de la ley fue en 2008 donde se
ampliaron muchísimo los derechos. No es un problema de falta de derechos ni de
falta de institutos ni de falta de mecanismos jurídicos para proteger. El
principal problema es la falta de educación al consumidor”.

facebook
Twitter
Follow
2014-09-22 08:13:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp