©Todos los derechos compartidos

Breitenstein no escucha a sus empleados
A pesar de que existen más de 1.500 trabajadores municipales en situación de precariedad laboral, desde el gobierno del intendente Cristian Breitenstein se rechazó la representatividad de la CTA para con estos trabajadores no escuchando así sus reclamos.
Categoría: Locales

A pesar de que existen más
de 1.500 trabajadores municipales en situación de precariedad laboral, desde el
gobierno del intendente Cristian Breitenstein se rechazó la representatividad
de la CTA para con estos trabajadores no escuchando así sus reclamos.

A
principios de marzo EcoDias publicaba información sobre el conflicto que desde
hace mucho tiempo está viviendo una importante cantidad de trabajadoras y
trabajadores del ámbito municipal cuya situación laboral es de absoluta
precariedad. Ante la falta de respuestas un grupo de trabajadores acudió a la Central
de Trabajadores Argentinos (CTA) Bahía Blanca Coronel Dorrego desde donde se
les dio apoyo a sus reclamos y en conjunto se está trabajando al respecto.
En aquella nota, Enrique Gandolfo, representante de la CTA, explicaba que
existen más de 1.500 trabajadores en esa injusta situación y que tal cuestión
en la Municipalidad ya no parecía ser una excepción sino una norma.
La precariedad laboral trae consigo falta de aportes jubilatorios, de obra
social, de vacaciones pagas, de aguinaldos y ART. Todo esto presentado en
figuras tales como becarios, trabajadores con contrato de locación de obra o de
servicios, planes y trabajadores obligados a figurar como monotributistas:
“Entonces están figurando como prestadores de la Municipalidad cuando no lo son,
sino que son hombres y mujeres que van todos los días al lugar del trabajo,
cumplen funciones específicas permanentes en el tiempo y, en la mayoría de los
casos, similares a las de los trabajadores de planta permanente”, manifestaba
Gandolfo.
La noticia de los 1.500 trabajadores precarizados hizo eco en los medios de
comunicación y hasta llegó al Concejo Deliberante donde incluso se estaba
planteando un proyecto al respecto. También llego al gobierno de Breitenstein
quien anunció cambios en su equipo de trabajo pero nada hizo respecto a los
otros trabajadores de la Municipalidad, aquellos que cobran menos y no están en
blanco.
Así lo manifestó a EcoDias nuevamente Gandolfo, quien aludió a la instancia en
que se encuentra el conflicto: “De parte del Ejecutivo municipal, en boca del secretario
de Gobierno, Fabián Lliteras, tuvimos un rotundo rechazo en el sentido de
negarnos representatividad y desconocer los reclamos. Cuando llevamos esto a la
asamblea con los compañeros y las compañeras que se están movilizando, lo que
hace esto es reforzar la indignación y continuar con la determinación de seguir
luchando”.
Según Gandolfo para esta semana se van a encaminar los reclamos, se espera por
parte del Concejo Deliberante que se trate el proyecto de Ordenanza en la
próxima sesión y otras acciones anunciadas por el mismo Gandolfo, como la
presentación de una denuncia de precarización laboral al Ministerio de Trabajo
y una movilización que se desarrollaba el viernes 29 frente a la Municipalidad:
“Las tres acciones van en el mismo camino de dar continuidad al reclamo”.

Sin prisa y sin pausa
No se puede negar que el Ejecutivo recibió a los trabajadores precarizados,
el problema es la falta de apertura a encontrar una solución, la falta de
intención y el rechazo rotundo a las peticiones: “Lliteras nos recibió solamente
para comunicarnos lo que nosotros entendemos como una negativa directamente del
intendente de desconocer la representatividad de la CTA, de desconocer las
características del reclamo en cuanto al número que nosotros enunciamos, que
por otro lado está probado con las mismas cifras oficiales. En definitiva, lo
que entendemos es que funcionarios que ganan 24 mil pesos por mes, le responden
a quienes ganan 1.000, que los problemas los van a solucionar, textual de
Lliteras, ‘sin prisa y sin pausa’. Y mostró como ejemplo que han incorporado a
treinta, el año pasado, a planta permanente”.
Destacó Gandolfo que haciendo una cuenta de lo que significa incorporar a
treinta trabajadores cuando fueron elencados 1.570, el resultado es dar la
solución, desde el Ejecutivo, de acá a 50 años: “Esto responden, reitero,
personas que perciben 24 mil pesos por mes a quienes perciben 1.000 y no tienen
aportes jubilatorios, seguridad social ni licencias por maternidad. Es una
vergüenza y la continuidad de la denuncia y de la movilización es el camino
elegido por los precarizados”.
Cuando hablamos de trabajadores municipales precarizados, nos estamos
refiriendo a cualquier dependencia que tenga que ver con la Municipalidad y
donde haya trabajadores en esta situación. Un ejemplo es el ámbito de la Salud:
“En el movimiento de precarizados están participando trabajadores del Hospital Municipal.
Son exactamente iguales a los otros trabajadores municipales. Digamos, la
generalización de la precarización en el trabajo municipal se da absolutamente
en todos los ámbitos incluido el de la salud”. En aparente oposición con los
dichos y actitudes del abogado laboralista Lliteras, en la última edición de
EcoDias el secretario de Salud Diego Palomo planteaba para su inicial gestión que
también haya una
fuerte política de escuchar y cuidar al trabajador: como somos institución de
cuidados de la salud, debemos también cuidar a los trabajadores”.

Volviendo a las respuestas de la gestión Breitenstein, se deja ver en ellas una
forma de dar la razón o confirmar la justicia del reclamo de los precarizados.
Gandolfo coincidió en esa apreciación y también tuvo palabras respecto a que
desde la Municipalidad se seguiría tratando este tema pero con el Sindicato de
Trabajadores Municipales: “Intentar tapar el sol con la mano sabemos que es
algo que no se puede. Respecto a seguir negociando con el sindicato, en el
mejor de los casos en el sindicato dicen tener representatividad sobre las
personas de planta, sobre los compañeros y compañeras de planta, y sobre los
temporarios. Fuera de esa representación queda un universo de trabajadores que
tienen vulnerados todos sus derechos y que no tienen la oportunidad de discutir
en una mesa paritaria con los funcionarios municipales. En definitiva, es una
de las tantas formas de intentar fragmentar porque esta gente de la Municipalidad,
estos funcionarios, están acostumbrados desde hace mucho tiempo a que el que
consigue cargo, al que consigue que lo pasen a planta es producto de un favor
político. Los trabajadores precarizados están diciendo ‘no queremos favores
políticos, no queremos clientelismo, no queremos que se inventen puestos’. En
definitiva, todos queremos que se reconozca un trabajo que socialmente es
necesario y que es importante hacerlo visible en cuanto a todo lo que se
atiende desde allí”.

facebook
Twitter
Follow
2011-05-02 10:12:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp