©Todos los derechos compartidos

Zona costera de Coronel Dorrego

Zona costera de Coronel Dorrego
Área natural en riesgo

Un proyecto del gobierno bonaerense amenaza una de las pocas y valiosas
áreas naturales que quedan en territorio provincial.

El Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) impulsa
inexplicable y paradójicamente un proyecto que, en contradicción con su
objetivo, planea utilizar fondos de cooperación internacional para promover
la forestación con especies invasoras en una de las pocas áreas naturales
-casi no modificadas por la acción del hombre- que le quedan al territorio
bonaerense, situada sobre la costa, en el partido de Coronel Dorrego. Con
este proyecto se podría hacer desaparecer a una de las escasas y más
valiosas áreas naturales que le quedan a los bonaerenses.
El proyecto de forestación del OPDS tendrá, de concretarse, consecuencias
ambientales extremadamente negativas, provocando en el área de inserción
alteraciones en la biodiversidad local, en la dinámica hídrica, en los
procesos de erosión edáfica y en la calidad del paisaje regional. Y
finalmente desencadenará en la degradación y desaparición del área natural.

El área en peligro
El área elegida por el OPDS se halla ubicada en la zona costera de Coronel
Dorrego. La zona abarca una superficie de 345 km2 aproximadamente, de la
cual menos del 1,5% se encuentra visiblemente modificada (5 km2). Las
principales amenazas para el área son actualmente: las actividades
turísticas y recreativas no reguladas (principalmente vehículos todo
terreno), el sobrepastoreo, y las plantaciones de especie forestales
invasoras (pinos, eucaliptos) que impulsa el propio OPDS que debería
trabajar justamente en sentido inverso, para revertir estas amenazas y no
para agravarlas.
Por su ubicación y características naturales, el área actúa como refugio de
biodiversidad destacándose por su amplitud y continuidad, y su riqueza de
hábitats terrestres y acuáticos. Provee sustento a la fauna y flora
autóctonas, entre las que confluyen especies endémicas, amenazadas y
migratorias, y valiosos elementos del amenazado y casi extinto pastizal
pampeano original. Se trata de un área donde no se desarrollan naturalmente
especies de árboles nativos.
Estas características dan al sitio carácter único en la provincia, motivo
por el cual en noviembre de 2007 fue propuesta ante el gobierno provincial
para ser declarada como Reserva Natural Costero-Marina, sobre la base de
unas 5.991 hectáreas fiscales existentes. Asimismo el área fue declarada
como un sitio de importancia para la conservación de pastizales por la
Fundación Vida Silvestre Argentina.

La amenaza
El proyecto forestal del OPDS pone en serio riesgo la integridad del área
natural si tenemos en cuenta los antecedentes en el tema que se encuentran
ampliamente documentados en todo el litoral atlántico bonaerense y en el
exterior. La fijación de dunas aumenta sensiblemente la susceptibilidad de
la costa frente a la erosión marina, con el consecuente proceso de pérdida
y/o reducción del ancho de las playas. Asimismo, aumenta el riesgo de
sobreexplotación del acuífero y la probabilidad de incendios; constituye
una invasión al ecosistema por especies exóticas, y por supuesto, causa la
pérdida de diversidad biológica autóctona, despojando al ambiente de su
fauna y flora nativas.
En los Partidos de Villa Gesell, Pinamar, Gral. Alvarado, Necochea, entre
otros, los impactos de la forestación de dunas fueron significativos. En
Uruguay, en la localidad de Cabo Polonio, una forestación costera alteró la
dinámica de los sedimentos y causó un fuerte proceso erosivo y la aparición
de zonas con acumulación atípica de arena, motivo por el cual el gobierno
de ese país debió recurrir inevitablemente a su eliminación.
En el ámbito académico, numerosos estudios abordados por científicos
expertos en la materia demuestran que las forestaciones sobre dunas
costeras alteran sustancialmente las características y el funcionamiento
del ambiente.
En este escenario resulta desconcertante que el OPDS promueva iniciativas
que comprometen la integridad de la costa, cuando la política divulgada es
la de impulsar gestiones para su conservación y uso sustentable.

Alerta y descontento
Vecinos de las localidades de Marisol y Oriente, lindantes al área que
tiene como objetivo el proyecto del OPDS, han alzado espontáneamente su voz
de alerta y descontento ante la aparición de la noticia de este
emprendimiento en los medios de comunicación locales.
La comunidad se beneficia de los servicios ambientales que derivan de un
área natural no alterada por la mano del hombre, a través de la defensa de
la costa frente a la erosión, la recarga y provisión de agua potable, el
mantenimiento de playas amplias, y la disponibilidad de escenarios
atractivos para el turismo y la recreación, por lo cual no están dispuestos
a hipotecar su calidad de vida ante esta iniciativa provincial.
A la oposición y descontento de las comunidades locales contra el proyecto
forestal, se le suma el apoyo a la propuesta de Reserva Natural por parte
de expertos de Universidades Nacionales y del CONICET, y de numerosas
organizaciones, entre ellas la Fundación Azara, la Fundación Vida Silvestre
Argentina, la Fundación Bioandina, la Asociación Tellus de Bahía Blanca y
la Junta Vecinal de Marisol.
La Fundación Azara, que estudia desde hace cuatro años el área justamente
por su valor ambiental, presentó recientemente su preocupación al
cuestionado organismo, por la que considera “una iniciativa desacertada
técnicamente del organismo del que menos se esperaría este tipo de
iniciativas que no tienen nada de sustentables y menos persiguen el cuidado
del ambiente, habiendo otras innumerables áreas modificadas ya por el
hombre en las que una forestación podría proponerse”.
Sin embargo, pese a la recomendación el organismo insiste sin fundamentos
técnicos con el desafortunado proyecto y a costa de impactar negativamente
sobre un área que brinda valiosos servicios ambientales. El proyecto ni
siquiera aportará beneficios socio-económicos para la comunidad local. Al
parecer el único fin del OPDS de no querer dar marcha atrás con el
equivocado proyecto serían los compromisos asumidos con una agencia de
cooperación internacional.
Para la Fundación Azara “forestar puede ser algo muy positivo, pero no
cuando se hace modificando un ambiente natural amenazado y con especies
exóticas, que nada tienen que ver con el ecosistema del lugar”. Y agrega:
“El OPDS debería comprender y manejar mejor que ningún otro esos aspectos
técnicos y bregar por una planificación territorial armoniosa y sostenible,
pero elige forestar en un lugar donde justo la forestación produce un daño
irreparable a ese ambiente”.
Según la opinión de la Fundación Azara, “si había un lugar donde justamente
técnicamente no es recomendable forestar bajo ningún aspecto era este que
eligió inexplicablemente el OPDS. Por la Constitución Nacional los estados
provinciales deben bregar por el adecuado uso y conservación de sus
recursos naturales, en este caso este proyecto del OPDS hace todo lo
contrario, amenaza una de las pocas áreas naturales muy poco modificadas
que le quedan a la provincia”.
“No estamos contra el desarrollo, ni contra el uso sustentable de los
recursos, ni somos fundamentalistas, simplemente creemos que con los
fundamentos técnicos existentes que desaconsejan el proyecto en el área en
cuestión, el OPDS debería relocalizar el emprendimiento o pensarlo para
áreas degradadas de bosques nativos donde se pueda plantear un programa de
restauración de ecosistemas autóctonos”, opinó la Fundación, que de llegar
a la etapa de implementación impulsada desde el estado provincial
presentaría un recurso de amparo.

Fuente: www.fundacionazara.org.ar

facebook
Twitter
Follow
2011-10-25 10:11:13
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp