©Todos los derechos compartidos

Validar la lucha
Durante la realización del II Congreso Provincial sobre Desertificación en el sudoeste bonaerense, se realizó en Tornquist un Taller de Validación de un anteproyecto para combatir el fenómeno, presentado ante el Fondo de Adaptación de Cambio Climático a través del Banco Mundial.

Durante la realización del II Congreso Provincial sobre
Desertificación en el sudoeste bonaerense, se realizó en Tornquist un Taller de
Validación de un anteproyecto para combatir el fenómeno, presentado ante el
Fondo de Adaptación de Cambio Climático a través del Banco Mundial. En esta
nota funcionarios del gobierno nacional y de la entidad de crédito explican de
qué se trata.

Tal como informó EcoDias, el viernes 26 de agosto pasado se
llevó a cabo en Tornquist una de las jornadas regionales (la otra tuvo lugar en
Carmen de Patagones, un día antes) enmarcadas en el II Congreso Provincial
sobre Desertificación en el sudoeste bonaerense, organizadas por el Organismo
Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).
El evento, como ha quedado dicho, ofició como un gran foro donde funcionarios y
especialistas se encontraron y compartieron experiencias con productores y
residentes de la zona, con el objeto de buscar y encontrar los mejores remedios
para combatir el fenómeno, que en nuestra región tiene dos causales distintos:
la erosión eólica (en el extremo sur provincial) e hídrica (en los distritos
serranos del cordón de Ventania).
Una de las actividades paralelas desarrollada durante el Congreso fue la de un
Taller de Validación, donde se discutieron los puntos de la propuesta de
proyecto presentado a través del Banco Mundial ante el Fondo de Adaptación del
Cambio Climático, entidad que se encuentra dispuesta a financiar programas que
disminuyan la amenaza de la desertificación.
Para conocer más sobre el tema, EcoDias dialogó con Marcelo Acerbi,
especialista ambiental del Banco Mundial, y  José Ramón Cueva, director de
Conservación de Suelo y Lucha Contra la Desertificación de la Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable del gobierno nacional.
Cueva asumió el cargo el 16 de marzo de este año. “Lo que he hecho desde que
asumí es seguir en la continuidad de un proyecto con muchos años de trabajo y
muy evolucionado, en lo que es el Plan de Acción Nacional de Lucha contra la
Desertificación”, puntualizó.
La citada iniciativa surgió con la creación de la Convención de las Naciones
Unidas contra la Desertifación, en 1994. La Argentina suscribió a la misma y el
Parlamento le otorgó validez dos años después. “El Plan de Acción Nacional es
un compromiso que asumen todos los países signatarios de la Convención, que lo
deben desarrollar a lo largo del tiempo. Para este periodo 2010- 1013, estamos
ya en la efectiva implementación del mismo en el territorio”, detalló Cueva.
“Para esto nos ayudamos con diversas herramientas. Mucho tiene que ver con la
comunicación y la asistencia técnica a provincias, que son los titulares
originarios de los dominios de los territorios, ya que son preexistentes a la
Nación”, subrayó.
El acompañamiento a los estados provinciales para la consecución de los
objetivos del Plan se articula “a través de diversos aportes técnicos,
educación, comunicación y, en algunos casos, financiamiento. Que, en general
viene de fuentes propias del Presupuesto Nacional o de proyectos vinculados a
cooperación internacional, fundamentalmente del Fondo Mundial de
Medioambiente”.
“Para el caso específico de la región sudoeste de la provincia de Buenos Aires,
el año pasado estuvimos trabajando junto al OPDS y el Banco Mundial, que nos
asistió en todo momento, para la presentación de un proyecto en el marco del
Fondo de Adaptación”, agregó.
El  Fondo de Adaptación, explicó Cueva, es “otro mecanismo financiero que
tiene el sistema de Naciones Unidas para subsidiar acciones y proyectos para
lograr la adaptación al cambio climático en zonas vulnerables”.
“Hoy contamos con la aprobación del anteproyecto y lo que vinimos a hacer acá,
además de participar del Congreso, es validarlo y empezar a generar y conseguir
propuestas de medidas de los actores, ya sea desde el nivel gubernamental, de
las organizaciones de la sociedad civil o los productores”, destacó.
Como objetivo general del anteproyecto aparece “básicamente, superar estas
condiciones de vulnerabilidad al cambio climático” en la zona del sudoeste
bonaerense.
En cuanto a las metas específicas, se centran en “trabajar en el
fortalecimiento de las capacidades a nivel institucional de los gobiernos,
promover la asociatividad entre productores, el intercambio de experiencias, el
diseño de experiencias piloto que se apliquen específicamente en el territorio
y lograr la articulación” de todos estos puntos. Además, se busca que “todo lo
que se proponga como medida paliativa para estos procesos para la adaptación al
cambio climático sean sustentables en el tiempo”.
“La idea es dejar sentadas las bases como para que esto sea un proceso
recursivo, que se siga retroalimentando”, añadió el funcionario.
Concluido el Taller de Validación, se espera que  para el año que viene se
encuentre listo una versión final del proyecto, donde se trace “un plan
operativo para el primer año, en una proyección de cuatro. Y empezar ya con
acciones concretas en el territorio, ya sea de fortalecimiento como de
experiencias de campo”.
El texto definitivo no deberá pasar por el Parlamento, ya que la agencia de
implementación es el Banco Mundial y la de ejecución es la Secretaría de
Ambiente de la Nación. “Ya está preaprobado, ahora vamos a presentar el plan al
Fondo de Adaptación, para que nos dé la aprobación definitiva. Y, a partir de
ahí, que se puedan comenzar los desembolsos para las actividades concretas”,
explicó Cueva. El Comité de Ejecución previsto estará conformado por la
mencionada Secretaría del gobierno nacional, el OPDS bonaerense y representantes
de las comunas afectadas.

Un Estado presente
Consultado sobre las diferencias que ve entre los dos últimos gobiernos y sus
predecesores en materia medioambiental y de combate contra el flagelo de la
desertificación, Cueva indicó que “yo, que estoy en la gestión desde hace
bastante más de ocho años, lo que veo es una presencia bastante mayor del
Estado en el territorio y una participación” de cara a la gente. “Acá no se
bajan recetas”, marcó.
“Nosotros venimos a escuchar a los productores para ver qué tienen para decir,
en el marco de este proyecto chiquitito. Lo mismo hacemos con los productores
de Chaco”, ejemplificó.
Además, resaltó que hay una óptima articulación con los estados provinciales.
“Sean del signo político que sean, las provincias están claramente alineadas,
en cuanto que reconocen la necesidad de esta presencia del Estado. Que en la
década del ’90, claramente, no ocurría”, concluyó.
 
La voz del Banco Mundial
Por otra parte, EcoDias tuvo la oportunidad de dialogar con Marcelo Acerbi,
especialista ambiental del Banco Mundial, quien también visitó Tornquist el
último viernes de agosto para participar del Congreso y observar el desarrollo
del Taller de Validación del citado anteproyecto.
“Dentro de su visión ambiental y de desarrollo sustentable, el Banco Mundial
está muy interesado en vincularse a los proyectos que tengan que ver con
cuestiones asociadas al cambio climático y en donde la mitigación y la
adaptación sean los focos”, indicó Acerbi.
A estas iniciativas, la entidad de crédito mundial ofrece financiamiento con
recursos propios o administrando donaciones de otros países o instituciones
como el Fondo de Adaptación. Ese será el caso del mencionado anteproyecto, una
vez que logre su aprobación final.
“Básicamente, estos proyectos son consistentes con la misión del Banco y la
estrategia del alianza con Argentina, donde el desarrollo sustentable en
distintas regiones del país es clave”, enfatizó el técnico.
Es por eso que “hemos respondido en forma positiva a una solicitud del gobierno
nacional y de la provincia de Buenos Aires para que cooperemos en escribir y
preparar una idea de proyecto que el Fondo de Adaptación consideró viable, y
nos ha propuesto desarrollarla”, recordó.
De aquí a algunos meses se redactará un texto ampliado y detallado, buscando la
aprobación definitiva.
La ayuda económica toma la forma de una donación que recibe el país, por lo que
no requiere reembolso. Empero, se hace necesario “asegurar que los resultados
del proyecto sean sustentables. Es decir: que no desaparezcan una vez que
desaparece la asistencia”, remarcó Acerbi.




facebook
Twitter
Follow
2011-09-12 13:33:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp