©Todos los derechos compartidos

Todos pateando para el mismo lado

Gracias a un apoyo mayor, la LiBaFI está logrando este año un repunte en pos de la contención de los más de 2.000 chicos que la integran.

La Liga Barrial de Fútbol Infantil es un torneo que ya lleva varios años en Bahía Blanca y cuyas características son bien diferentes a las de los certámenes convencionales. En la LiBaFI, los goles son lo menos importante ya que la sumatoria de puntos de cada uno de los 21 equipos que la integran dependen de otro factor: el buen comportamiento. Es decir, aquel conjunto que juegue limpio y que tenga la menor cantidad de tarjetas amarrillas y rojas es el que mayor puntaje tendrá en la tabla de posiciones. Por lo tanto, un equipo puede ganar por goleada pero si no mantiene la disciplina, sus perspectivas en el torneo no serán buenas.
Todo esto habla de objetivos que van más allá de una competición, apuntan a cuestiones que refieren a la educación, al compañerismo, al aprendizaje y a la contención de los niños.
La LiBaFI cuenta con más de 2.000 jugadores de diferentes barrios de la ciudad y que están agrupados en equipos que juegan exclusivamente esta liga.
Sin embargo, como es habitual en todo tipo de proyecto que se desarrolla durante años, la LIBaFi venía sufriendo un desgaste que hizo necesaria una ayuda más importante que la que venía dando.
A través de la Secretaría de Promoción Social, la comuna se comprometió a tener más presencia en el torneo, por lo cual se espera repercuta positivamente en su funcionamiento.
Gustavo Nungeser y Manuel Cheiles son los coordinadores y nexo entre la Municipalidad bahiense y la LIBaFi: “Ellos nos llaman a nosotros, estamos con ellos, brindan sus inquietudes y nos dicen las necesidades que van teniendo. Ariel Zaballa (titular de la secretaría) este año quiso darle una intervención, creemos que es una liga muy importante y creemos que hay que darle la difusión y la importancia que tiene”, explica Nungeser a EcoDias. “La liga venía un poco decaída, los delegados venían un poco cansados. Los delegados son personas que vocacionalmente van a la cancha, la marcan, entrenan, llevan chicos, buscan, contienen… Cada club contiene entre 90 y 100 chicos. Son 21 clubes y estamos hablando de un poco más de 2.000 chicos”.
Cuando Nungeser habla de delegados se refiere a las personas que a la vez son los directores técnicos que, como se ve, cumplen otras funciones. Por otra parte, señaló que el mundo LIBaFi no se cierra sólo al fútbol: “También hay fútbol femenino y hay chicas que no participan del fútbol y van a entrenar voley, entonces estamos buscando la forma de buscar a un profe para que vaya a enseñarles voley. En el fútbol femenino hay chicas con mucho talento, y no sé si no están a la altura de chicas de Capital que entrenan diariamente en clubes. Acá las chicas juegan por los puntos porque a lo largo del campeonato demostraron que no hay incidentes”.

Gracias a la Nación
Para reflotar el proyecto LIBaFi se comenzó a trabajar a través de diferentes ideas y programas que traspasan el ámbito municipal: “Desde Nación bajó un proyecto para los preparadores físicos que hayan estado avanzados en el último año. La idea es que se elijan entre siete y ocho y hacerlos circular por todas las canchas”. Esta iniciativa es importante ya que puede haber casos de chicos que hoy juegan en la liga pero cuyo verdadero talento está en otra disciplina deportiva: “La idea es detectar a ese chico que por falta de estructura no puede practicar otro deporte, e inducirlo a que practique atletismo, por ejemplo. Hay chicos que andan muy bien en eso y no en el fútbol, pero no tienen con quién ir, quién los apoye. La idea es incorporar otros deportes que cumplan con la misma función social con la que cumple LIBaFI”.
Otro proyecto es el llamado “Bahía Pibe” a partir del cual varios referentes van por los barrios a interiorizarse de las necesidades y trabajando en conjunto con las demás áreas municipales para buscar soluciones: “Eso antes no era así, LIBaFI era como una isla apartada del resto. Ahora lo que tratamos de hacer es unir todos los recursos. Si la Municipalidad tiene un colectivo que lleva a los equipos a la cancha, ese mismo colectivo lo usamos para llevar a los chicos a una tallarinada”.

Chicos con futuro
El trabajo que se está realizando en la LIBaFi va desde cuestiones menores hasta las de mayor relevancia. Por ejemplo, desde armar cuadrillas de trabajo para mantener en condiciones las canchas y evitar así el trabajo de delegados y padres, hasta tener que proveer de agua a los equipos: “Aunque parezca raro, las canchas están tal vez a cien metros de una canilla de agua. Entonces, los delegados tienen que andar con los bidones, cruzando la calle, con los chicos. Por eso, en varias canchas pusimos mangueras que llegan hasta un costado de la cancha para que el chico no tenga que cruzar la calle y demás.
En los clubes hay un delegado con tres o cuatro colaboradores y con 100 chicos. Tarde o temprano se te desgastan. Vamos a tratar de ayudarlos desde el municipio. La idea también es arbolar las canchas, ayudar en todo lo que se pueda”.
La LIBaFi tiene al fútbol o a otros deportes como excusa ya que en su naturaleza se encuentra la intención de formar personas: “El chico que está en LIBaFI por ahí no puede pagar una cuota o es obeso, o limitado para jugar en un club y juega la LIBaFI. Para nosotros es importante que ese chico haga un deporte y sea educado, como es la LIBaFI en donde no importa el resultado sino otras cuestiones y contiene 100 chicos por barrio. Si ese equipo no estuviera, los chicos estarían en la calle”.

facebook
Twitter
Follow
2010-06-12 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp