©Todos los derechos compartidos

Sequía de respuestas

El viernes 14 de agosto la Mesa del Agua convocó a una conferencia de prensa. Situación crítica, tiempo de descuento, soluciones a corto plazo poco convincentes, carencia de Plan B en caso de que la ciudad se quede realmente sin agua. Y una llamativa falta de autocrítica por parte de de todos los actores, que encuentran en la restricción del servicio la única solución. Y ahora, ¿qué hacemos?

Mientras el intendente Breitenstein se encontraba en Capital Federal reunido con los altos mandos de la prestataria de agua ABSA, en el despacho mayor el secretario de Obras y Servicios Públicos, ing. Rubén Valerio, abría una nueva reunión de la Mesa del Agua que tuvo como protagonistas a integrantes de ABSA, al presidente del Concejo Deliberante, concejales de algunos bloques, representantes del Ministerio de Infraestructura y del gobierno provincial, el titular de la OMIC, el presidente del Colegio de Ingenieros, representantes de la Autoridad del Agua y varios profesionales trabajan en la temática.
El despacho, con el Quinquela de fondo, se encontraba totalmente colmado. Los únicos ausentes fueron un grupo de vecinos que quisieron participar de la reunión pero no se les permitió la entrada, y los hermanos diputados Linares y Feliú, entre otros.
Luego de que Valerio destacara los esfuerzos de ABSA y del gobierno provincial por buscar soluciones, y enumerara las millonarias inversiones realizadas, se dio paso al ingeniero Luis Volpi, representando a ABSA, quien brindó un panorama de la actual situación respecto a la escasez del recurso. A medida que Volpi iba relatando tal situación, el futuro de la ciudad se oscurecía cada vez más: “
Debo decir que la situación sigue siendo crítica y les diría que en términos técnicos de ejecución de las obras estamos entrando en tiempo de descuento. O concretamos las obras de aquí a diciembre o, de no producirse variaciones climáticas de importancia, vamos a estar en situaciones muy comprometidas para el abastecimiento. Hemos armado toda una ingeniería tanto financiera como de ejecución de obras que significan minimizar esos plazos. En ningún momento hemos generado obras faraónicas sino obras a medida, hemos desmenuzado esas obras de tal forma que los tiempos de provisiones que eventualmente pueden haber dentro de las obras los hemos minimizado a partir de que hemos salido a comprar transformadores de líneas eléctricas, electrobombas y tenemos todo disponible para tratar de cumplir con los plazos con los cuales nos habíamos comprometido”.
Las largas explicaciones de Volpi siempre tuvieron el mismo sentido, porque más allá de las especificaciones técnicas lo que se percibía era un gran temor respecto a lo que pueda pasar en unos meses si el agua sigue escaseando en el Dique Paso de las Piedras: “Vamos a necesitar también acompañar a las obras con un uso racional del agua como venimos diciendo. Para eso vamos a iniciar una campaña intensiva de concientización y de propender a la solidaridad. No sólo vamos a marcar los derroches de agua que se producen por canillas abiertas sino que además vamos a llamar a la sociedad a jornadas de ahorro no punitivos sino que todos seamos concientes de que si no ahorramos el agua vamos a pasarla mal”. Más tarde hablaría de las pérdidas que se producen por la sostenida falta de mantenimiento de las redes.

Pozos polémicos
Una de las obras encaradas tiene que ver con la ejecución de los ya famosos pozos del Bajo San José. Según Volpi el estado de la obra es que están los seis pozos ejecutados, se están realizando diferentes terminaciones técnicas y todo estaría listo para fines de septiembre y principios de octubre: “Lo otro que identificamos son los nueve pozos que están aguas arriba de los que estamos mencionando. Luego de haber resuelto los distintos pagos de certificado de la obra de los primeros seis pozos, hemos podido dar el adelanto a la empresa perforista y en pocos días más está empezando la ejecución de esos nueve pozos de explotación”.
La concejal Aloma Sartor, presente en la reunión, discutió entre otras cuestiones la efectividad de contar con esta obra para paliar la situación: “Todos sabemos que los pozos a cincuenta metros que están haciendo en el Bajo San José es casi la misma agua del embalse, y si seguimos haciendo pozos a la misma profundidad y en el mismo lugar vamos a sacar agua de la misma fuente”.
Volpi también describió otros recursos identificados por la empresa como los caudales del Río Sauce Grande, el abastecimiento para las industrias desde un punto del arroyo Napostá y otro punto del mismo arroyo a la altura del establecimiento Los Mirasoles: “Tenemos la ingeniería desarrollada de prácticamente todos estos proyectos, en algunos estamos más adelantados y en otros a punto de poder largarlos en tanto y en cuanto vayamos logrando su financiamiento”.

Sin planes alternativos
Desde hace rato se viene diciendo que la cota del dique viene bajando. La pregunta es una sola: ¿Qué pasa si Bahía se queda sin agua? El horizonte plantea que no habría canilla que abrir. El representante de ABSA reconoció que no hay una forma adicional de brindar agua a la población ante tal eventualidad: “Hemos analizado la ciudad en términos de crisis para ver qué suministro alternativo podríamos utilizar si nos quedamos sin agua. Creemos que es bastante imposible, hemos analizado la posibilidad del traslado de buques y encontramos nudos que hacen imposible pensar en un suministro alternativo masivo. Aparte de lo costoso, hay una logística imposible de superar que es que, a diferencia de otros lugares que podrían tener su punto de captación cercano al río y sus instalaciones hacia la ciudad, la ciudad lo tiene en otro punto. Por lo tanto traer buques con agua al puerto significa no tener ninguna cañería para hacer distribución. Hemos analizado alrededor de treinta, cuarenta procedimientos donde entre todos pudimos ir descubriendo cada una de las cosas y poner en idea cómo sería una Bahía sin agua”.
Consultado por la posibilidad de traer agua de la ría, Volpi insistió: “Pasa que nuestros sistemas están al revés, están en otro sector. Por lo tanto habría que hacer obras faraónicas para distribuirla que en corto plazo no podés hacer por lo cual se tendría que disponer de una flota muy importante para ir llevándolas. Apuntamos a resolver las obras que nos van a permitir un 30 o 40% más de agua en plazo de tiempo como para que las reservas del dique no se agoten”. El declive desde el Dique hacia la ciudad provoca que ésta se abastezca por gravedad. Proveer de agua desde la ría requeriría de un bombeo -en numerosas estaciones- impensable en tan breve tiempo.
Luego de estas afirmaciones y de que el ingeniero minimizara el problema de las pérdidas de agua de ABSA como una causante del problema, la concejal Sartor opinó: “Tenemos que tener en claro que tenemos pocos meses y usted dice que una hipótesis de no agua en Bahía Blanca ni siquiera la podemos resolver, no le encontramos la vuelta y está mostrando la gran vulnerabilidad que tenemos frente a esta sequía. Pero la vulnerabilidad es porque tenemos una debilidad institucional y social realmente asombrosa para enfrentar una situación de riesgo ante una cuestión natural. Usted dice que no tiene resuelta la situación de una Bahía Blanca sin agua cuando estamos hablando de pocos meses”.

Por la emergencia hídrica
Amén de las futuras campañas de concientización -la única lanzada es el programa Agua P.U.R.A., que auspicia EcoDias-, de restricciones e incluso de sanciones por usos indebidos, también es cierto que hay gente que sufre hoy la falta de agua. Es el caso de vecinos que ya piensan en el recurso a la justicia ante las reiteradas faltas de respuestas por parte de los organismos. Maximiliano Lejarraga, vecino del centro, que al igual que otros quiso asistir a la reunión y no se le permitió ingresar, sostuvo: “Hace años que en el verano tengo problemas de agua pero hace cinco días que directamente no tengo agua en mi casa, en un primer piso no llega el agua, no entra agua al tanque. Vinimos a presenciar la reunión, en algún momento el intendente nos dijo que le interesaría que participemos pero nunca nos ha invitado, venimos a pedir permiso para poder exponer y el ingeniero Valerio no nos dejó entrar. Luego nos hicieron pasar al Salón Estomba porque nos decían que la reunión iba a ser ahí, mientras pasaban todas las autoridades para el despacho del intendente. Íbamos a pedir que se decrete la emergencia hídrica que hace tiempo lo deberían haber hecho y no lo hacen: si declaran esa emergencia la empresa tiene que solucionar el problema de manera obligatoria y va a tener que hacer las obras pertinentes al respecto”.
Lo mismo reclama la Comisión Vecinal Interbarrial. Solicitan al intendente que se convoque a audiencia pública para debatir medidas a tomar. Mediante un comunicado de prensa, esa organización planteó varias preguntas como por ejemplo: “¿Por qué motivo hay restricciones en el suministro de agua a los vecinos y nada se ha hecho respecto de las industrias, siendo que la regulación establece que la prioridad es el consumo humano? ¿Qué gestiones ha realizado el intendente municipal a los efectos de que se respete dicha prioridad?”.
La Comisión exige respuestas de la situación legal con los dueños de los campos donde se encuentran los pozos que abastecerían en un futuro, si se tuvo en cuenta cómo afectará esto la producción agrícola de la zona del Bajo San José y el arroyo Sauce Grande. Se preguntan por qué los propietarios de esos predios no son convocados a participar.

Que sí, que no
Días después surgieron algunas novedades sobre la posibilidad de que se declare la emergencia hídrica. En la ciudad estuvo la ministra de Infraestructura de la provincia de Buenos Aires, Cristina Álvarez Rodríguez, quien en reunión con el intendente y diferentes funcionarios se refirió a esa cuestión: “Evaluamos la posibilidad de declaración de emergencia, en términos de intensificar el uso racional del agua, para poder -con las soluciones de las obras y con un uso consciente de parte de todos los habitantes de la región- tener la mejor cantidad y calidad.
Debemos estar preparados, en la medida que no llueva, porque sabemos que esta situación ha sido provocada en una buena parte por la sequía que estamos atravesando. Pero con estas obras complementarias se va a lograr un importante caudal, como los quince pozos del Bajo San José que vamos a tener terminados, y luego vamos a poder a tener otro caudal igual, con los pozos de profundidad”.
Según la funcionaria de aquí a diciembre la inversión del estado provincial es de 40 millones de pesos. Sin embargo, como se ha visto no existe nada claro acerca de lo que puede venir y de cómo enfrentarlo. Un nuevo capítulo de la larga historia sobre la falta de agua, el futuro de la misma es incierto y el reloj apremia.
Con la mirada puesta en el futuro, quizás la extensión de la presente sequía permita a las autoridades ejecutar acciones planificadas para los próximos 30 o 40 años. La única solución radicaría en la realización del acueducto desde el Río Colorado, que traería alivio a once localidades, entre ellas Bahía Blanca.

Las industrias y el agua
Otro de los puntos en los que hace hincapié la Comisión Vecinal Interbarrial refiere al uso del agua que hacen las industrias y una eventual restricción del recurso antes de que el recorte lo sufran los vecinos y las vecinas bahienses. La ministra Álvarez Rodríguez se limitó exclusivamente a decir que “también tenemos el tema de la provisión de agua del arroyo Napostá para empresas del Polo, el uso racional que está haciendo la Base Naval Puerto Belgrano en Punta Alta y que ya ha reducido muchísimo el consumo”.
A su vez, el intendente Cristian Breitenstein se reunió con representantes del sector industrial para acordar una disminución del uso de agua. Al respecto, el parte de prensa municipal sólo destaca las siguientes declaraciones del intendente: “Se acordaron puntos concretos, como la política de reducción del consumo, que al mismo tiempo significará una reducción de los costos. El esfuerzo será el gesto más importante, tanto de las industrias como del ciudadano. Las medidas quedarán suscriptas como una obligación común para que se efectivice y se profundice». Se desconoce qué porcentaje utiliza en la actualidad el polo petroquímico -las versiones van del 20 al 35% del caudal proveniente desde el Dique- y cuánto refiere el ahorro consignado.

 
Gobernador preocupado
El gobernador Daniel Scioli se sumó a las declaraciones hechas en las últimas semanas acerca de la falta de agua en Bahía blanca y el futuro que no promete buenas noticias. En su visita a la ciudad mostró su preocupación por tratarse de un recurso esencial que hace a la salud: “No estamos para comentar los problemas que son obvios, estamos para llevar soluciones y tranquilidad. Con el tema de inseguridad hemos puesto en marcha iniciativas que están revirtiendo la situación.
Estamos acá para generar mecanismos administrativos y de gestión para ir solucionando este problema que nos preocupa en profundidad. Hemos fijado prioridades para el financiamiento porque ésta es una situación de emergencia que hay que atender como corresponde, apelando al uso racional del recurso y apelando a la responsabilidad de los empresarios”.
Por último, Scioli afirmó que se están manteniendo conversaciones con el gobierno nacional para trabajar a largo plazo: “Lo que se está haciendo, se está haciendo bien. Confiamos en que se va a revertir la situación. Estamos estudiando distintas alternativas de financiamiento, para nosotros es un tema central. Mientras tantos trabajamos con los pozos en esta primera etapa desembolsando 14 millones. Si renegamos con lo que pasó, no vamos a avanzar. Pongamos todo el esfuerzo en normalizar esta situación. Pedirles a los vecinos y a las industrias y buscar también autoabastecimiento, lo hablábamos con dirigentes de otras fuerzas políticas, como pasa con el tema energético para el consumo domiciliario”.

facebook
Twitter
Follow
2009-08-22 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp