©Todos los derechos compartidos

Quitaron al fiscal general señalado por corrupción

La denuncia pública del magistrado español Carlos Castresana al presentar su dimisión como responsable de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, provocó el cese del fiscal general Conrado Arnulfo Reyes. Fue la Corte de Constitucionalidad el organismo que decidió anular el proceso de postulación de la nómina de seis candidatos, y por tanto invalidar la elección de Reyes para el cargo.
Castresana, al presentar su renuncia, había señalado a Reyes como una persona vinculada con la corrupción que padece el país. Dio a entender que en las dos semanas durante las cuales estuvo en funciones, el fiscal había paralizado o dificultado procesos de investigación contra el crimen organizado.
El presidente Álvaro Colom se mostró satisfecho por la resolución de la Corte, algo desconcertante si se tiene en cuenta que fue el presidente de la república quien escogió a Reyes de la lista de seis nominados que le presentaron los miembros de la comisión integrada por representantes de las universidades, de la Corte Suprema de Justicia y del Colegio de Abogados. Colom argumentó que “si hubiera conocido antes los términos de la denuncia presentada por Castresana, no lo hubiera elegido.”
Esta ceremonia de confusiones se completa ahora con la posibilidad de que sea la misma comisión nominadora, la que deba elaborar la propuesta de otros seis nombres. Esto crea una situación absurda o ridícula, como quiera calificarse, ya que tras haber incluido a Reyes, son los componentes de la comisión quienes tendrían que ser reemplazados para evitar otra propuesta incorrecta. Tres representantes de diversas universidades han comunicado que se retiran voluntariamente, pero otros han pedido ampliación de la resolución por la cual la Corte invalidó el proceso que permitió que Conrado Reyes accediera a la Fiscalía General de Guatemala.
Castresana también afirmó en su momento que las propias estructuras del estado, organismos de seguridad y otras instituciones tienen elementos que responden al crimen organizado. Todo parece indicar que el magistrado español tiene razón. Eso plantea un difícil horizonte para la democracia y hasta para la propia viabilidad de Guatemala como nación soberana.

Por Carlos Iaquinandi, Agencia SERPAL, Servicio de Prensa Alternativa. www.serpal.info

facebook
Twitter
Follow
2010-06-19 00:00:00
Etiquetas: Internacionales.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp