©Todos los derechos compartidos

Metas sensatas

Metas sensatas
Juan Martín Basgall

Dos son los planos en los cuales podemos encontrar hendijas para mirar
positivamente el cumplimiento y la promoción de los derechos humanos
fundamentales: el plano del discurso y el plano de las prácticas.
El primero ha sido y es fundamental para fortalecer el endeble sistema
democrático argentino, la construcción de un discurso que recupera
permanentemente el valor histórico de las luchas sociales, la memoria
colectiva y la identidad de un país que, por décadas, no ha encontrado un
rumbo certero de convivencia de sectores encontrados, de inclusión y de
desarrollo humano para todos sus habitantes. El movimiento de derechos
humanos en Argentina, aun en su diversidad, ha amalgamado en el discurso
una propuesta ideológica de lecturas de la realidad, de lenguaje y de
análisis político que apunta sobre las causas de un sistema de dominación
que hay que revisar; que dirige sus sentidos a las profundidades de la
cuestión social, al nudo de las relaciones de poder y de los mecanismos
históricos de construcción política, económica y cultural.
En este sentido, el discurso de los derechos humanos es un ejercicio de
ciudadanía basado en los ejes de una verdadera democracia: la
participación, el involucramiento, la militancia, la mirada con perspectiva
histórica.
En el plano de las prácticas, hay una multiplicidad de experiencias
que, con diferencias y matices, se han encaminado hacia un horizonte común.
Las organizaciones y grupos que se han autodenominado “de derechos humanos”
han desarrollado en estos años un modelo de gestión, de trabajo, de
interdisciplinariedad y de incidencia social que va más allá de la temática
puntual que los moviliza. El caso paradigmático quizás sea el de la
Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, que ha sabido articular desde la
sociedad civil un proyecto social donde confluyen la política, la
militancia, el derecho, la genética, el arte, la comunicación, la
educación, la psicología, entre otras disciplinas y áreas del trabajo y la
vida humana.
Conocer y reconocer los discursos y las prácticas del movimiento de
derechos humanos, es incorporar herramientas para la intervención ciudadana
y la construcción de proyectos superadores de la pobreza estructural y las
políticas que propone el neoliberalismo a través del Estado y de sus
modelos de consumo y dispersión de la iniciativa popular.
Ya no es ninguna novedad que nuestro Estado no es garantista: no puede
saltar del papel y hacer que los derechos se corporicen en la práctica, en
los ciudadanos. Y para que las cosas se empiecen a pensar diferente es
esencial transformar la cultura política, la forma en que nos relacionamos
para ordenar el mundo, para aunar el decir con el hacer.
Los derechos humanos son, sin dudas, el gran motor que debe impulsar la
concertación, el diálogo, la proyección de metas sensatas y certeras. Sin
ellos, sin su efectivo ejercicio, siempre quedarán injusticias que atender
y ausencias que saldar.

facebook
Twitter
Follow
2011-10-25 10:11:13
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp