©Todos los derechos compartidos

Más evidencias Uribe-paramilitares

El gobierno de Uribe afronta una serie de hechos judiciales que confirman las múltiples denuncias sobre los vínculos de los grupos políticos que le apoyan con los paramilitares y con el narcotráfico. Primero fue la detención de seis senadores, entre ellos Álvaro Araujo, hermano de María Consuelo Araujo, que ejercía el cargo de canciller de Colombia. Después, vino la confirmación de que el padre de ambos también tendría nexos con los jefes de los paramilitares, especialmente con el llamado Jorge 40, en realidad  el latifundista Rodrigo Tovar, uno de los “comandantes” que tiene múltiples cargos por matanzas de campesinos y asesinatos de activistas en derechos humanos. A consecuencia de estos hechos, la situación de María Consuelo se hizo insostenible y presentó su renuncia. Pero cuando el país todavía estaba conmocionado por estos anuncios, se sumó otro escándalo de lo que ya se llama la “parapolítica” colombiana. La Fiscalía General de Colombia denunció a un  congresista y seis alcaldes por haber permitido que los “paramilitares” administraran recursos públicos. Los siete provienen del departamento de Casanare, que disfruta de millonarias regalías por la explotación petrolera. La población no oculta su rechazo al visible deterioro de la situación política, mientras crece la convicción de que los paramilitares que llegaron a tener una fuerza armada de treinta mil hombres, canjearon su desmovilización parcial por alianzas políticas y económicas con personajes del gobierno. Hace pocos días, uno de los jefes “paras” admitió ante la justicia que sus hombres habían hecho “propaganda armada” a favor de la reelección presidencial de Álvaro Uribe. Mientras tanto la guerra interna continúa y a pesar del Plan Colombia y del apoyo militar de Estados Unidos, los irregulares de las FARC, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, siguen controlando diversos sectores del país. Los que más padecen esta situación son cientos de miles de campesinos y poblaciones rurales desplazadas por la violencia. Algunos llevan años alejados de sus aldeas y de sus cultivos, sobreviviendo en forma precaria de las ayudas internacionales y de organismos humanitarios.

Por Carlos Iaquinandi, Agencia SERPAL, Servicio de Prensa Alternativa. www.serpal.info

facebook
Twitter
Follow
2007-02-24 00:00:00
Etiquetas: Internacionales.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp