©Todos los derechos compartidos

Las lluvias que no cesan

Las condiciones meteorológicas que afrontan diversas regiones del planeta, y en particular de América Latina, avalan las denuncias de técnicos y científicos que advierten el constante deterioro del medio ambiente a causa de las acciones descontroladas e irresponsables que emprenden las empresas privadas y en algunos casos los propios gobiernos.
Talas indiscriminadas, construcciones, represas, modificación de cauces, contaminaciones de acuíferos o atmosféricas, pesca abusiva, monocultivos, plaguicidas… las acciones conforman una lista interminable. Detrás de todas ellas suelen estar grandes corporaciones privadas que pretenden el mayor lucro posible, en el menor tiempo y a costa de lo que sea. Año tras año, se han enumerado significativos cambios del clima en regiones críticas, como por ejemplo el Ártico. La fauna también es un parámetro a tener en cuenta para medir la intensidad de los cambios. Recientemente se denunciaba la posibilidad de extinción de variedades de osos polares, que están perdiendo la posibilidad de reproducirse por el aislamiento que les provoca el temprano e intenso deshielo. Hay aves que han dejado de migrar en el área europea al ver alterado el ritmo habitual de las estaciones.
Pero los países desarrollados y los grandes grupos económicos se resisten a tomar medidas efectivas o a planificar de una manera más razonable el consumo y buscar formas de frenar la contaminación.

Kyoto, el Protocolo incumplido
Estos días en la ciudad polaca de Poznan la comunidad internacional intenta sentar las bases del nuevo acuerdo que permita luchar contra el cambio climático que debe sustituir al Protocolo de Kyoto, cuando expire en el 2012. El encuentro comenzó con la preocupación del incumplimiento de los objetivos del acuerdo existente, y el ligero optimismo que representa la presencia de una delegación norteamericana enviada por el presidente electo Barack Obama.
Hasta ahora EE.UU. es el único país industrializado que no ratificó el Protocolo de Kyoto, firmado hace 11 años. En la agenda, figuran las sequías, inundaciones, los movimientos migratorios masivos, la extinción de especies y la propagación de enfermedades. El objetivo es implicar en los compromisos de reducción de la contaminación a Estados Unidos, la nación que más contamina el planeta, pero también a otras cinco grandes economías emergentes: China, India, Brasil, Sudáfrica y México.

Poblaciones y cultivos anegados
Mientras tanto, el continente americano es un buen muestrario de los efectos del cambio climático. Diversas regiones padecen fenómenos atmosféricos que provocan graves daños en infraestructuras y en cultivos.
Las lluvias que desde comienzos de año han castigado buena parte del territorio colombiano no sólo no amainan, sino que vuelven a caer sobre zonas donde ya desbordes e inundaciones han hecho estragos. Estiman que casi un millón de personas han sido afectadas de una forma u otra, en muchos casos con la pérdida de su vivienda y cultivos. Varias decenas de personas han resultado muertas en incidencias provocadas por la situación climática. Los cauces de los principales ríos han sido declarados en alerta roja o amarilla en diferentes zonas del país. El gobierno de Uribe admitió que al menos 52.000 hectáreas de cultivos de arroz, fríjol, plátano, café y frutales están cubiertas por las aguas desbordadas.
En Brasil, más de un centenar de personas han perdido la vida a raíz de las intensas precipitaciones en el estado sureño de Santa Catarina. Hay más de setenta mil damnificados, miles de desplazados y numerosos desaparecidos. Los servicios de socorro resultan insuficientes para paliar los efectos de los anegamientos de vastos sectores poblados y para garantizar el suministro de agua, alimentos y medicinas.
En Panamá, los fuertes aguaceros han provocado ya más de 10 muertos y hay unas 25.000 personas afectadas. En Costa Rica fue declarada la emergencia nacional por las intensas lluvias que han afectado a unas cincuenta mil personas, un 10% de las cuales debieron ser alojadas en albergues provisionales.
América Latina genera sólo el 12% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, causantes del aumento de la temperatura y la alteración del clima planetario. Pero la mitad de esas emisiones provienen de la deforestación, con México y Brasil a la cabeza de los contaminadores climáticos de la región. Será imprescindible que los gobiernos de la región asuman políticas responsables frente a los desmontes, afronten el riesgo de la explotación de las transnacionales mineras y deroguen la legislación permisiva que existe en muchos países, que deja indefensas a regiones plenas de recursos naturales y a sus poblaciones.

Por Carlos Iaquinandi, Agencia SERPAL, Servicio de Prensa Alternativa. www.serpal.info

facebook
Twitter
Follow
2008-12-06 23:00:00
Etiquetas: Internacionales.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp