©Todos los derechos compartidos

La cuestión palestina

En innumerables foros gubernamentales se habla habitualmente de la llamada “cuestión palestina”. En general, los conceptos que se utilizan, sobrevuelan el problema y no lo abordan en su dimensión, se apela a cierta hipocresía y discursos de doble rasero, y como máxima concesión se terminan articulando propuestas cercanas a la caridad y el asistencialismo. Sin embargo, en pocas ocasiones se menciona cuál es la verdadera “cuestión” en discusión, en este caso, la que tiene que ver con el “Estado” terrorista de Israel, una entidad imperialista y guerrerista que fue impuesta en 1948 arbitrariamente, como consecuencia de los oscuros manejos políticos de las naciones poderosas.
Para que Israel existiera, el mundo tuvo que observar impávido -y no con poca complicidad- cómo se arrasaban cientos de miles de viviendas de pobladores palestinos, se destruían sus plantaciones, sus sembradíos, sus lugares de trabajo, se los asesinaba impunemente y por último -de eso se trataba el plan expansionista ideado por esa doctrina racista y criminal, denominada sionismo-, obligaban a desplazarse violentamente a millones de ciudadanos pertenecientes a varias generaciones de palestinos que vivían pacíficamente en sus tierras ancestrales.

La expulsión de la inmensa mayoría de los habitantes del territorio y la destrucción física de los pueblos palestinos en número aproximado de 500 generaron un desastre –la Naqba- que el pueblo palestino no deja de recordar año a año.
En estos días, en toda Palestina ocupada se evocará también aquel 30 de marzo de 1976, cuando la población palestina protagonizó todo tipo de protestas, incluida una huelga general, contra la confiscación de 21.000 hectáreas de tierras agrícolas en la región de Galilea dentro del plan de judeización del territorio impulsada por Israel desde su creación. El gobierno sionista impuso un toque de queda y envió a miles de soldados y a su artillería pesada para reprimir con gran violencia a aquellos manifestantes que reclamaban su inalienable derecho a vivir en paz en su propia tierra.
Hoy, cuando la población de Gaza sigue bloqueada a cal y canto, cuando la destrucción, depresión, amargura, rabia y desestructuración familiar son una constante, tanto en ese territorio como en Cisjordania, cuando se siguen construyendo muros del apartheid para humillarlos, los palestinos y palestinas no se doblegan. Tratan de sobrevivir como sea, sacan fuerzas de la adversidad, optan por no irse de su territorio, resisten. Finalmente, demuestran a sus pequeños hijos e hijas que la única posibilidad de vencer al terrorismo de estado sionista y construir una nación libre, es seguir luchando. Allí, y no en los grandes foros, está la verdadera cuestión palestina.

Carlos Aznárez es director de Resumen Latinoamericano.

facebook
Twitter
Follow
2010-03-13 00:00:00
Etiquetas: Internacionales.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp