©Todos los derechos compartidos

Humanizar una parte de la historia

Patricia Chabat estuvo en la ciudad para la presentación de su último libro “De Cuerpos Ausentes”.
Chabat, ex detenida desaparecida del centro clandestino de detención “La Escuelita” durante la última dictadura militar, describe en esta ficción el trauma que vive un secuestrado por un Grupo de Tareas de la Marina.

La historia de Patricia Chabat con Bahía Blanca es muy particular, y de allí a que la presentación de su tercer libro en esta ciudad tenga mucho de especial: “Yo tengo mi familia acá, parte de mi vida transcurrió acá, porque me secuestraron y estuve presa acá. Considero que en algún punto es una ciudad muy dura donde tenemos de todo pero es ideológicamente muy dura. Igualmente, me escucho y me parece mal lo que digo porque hay mucha gente que trabaja para que efectivamente se pueda dar lugar a la justicia”, se sinceró ante EcoDias a quien atendió antes de la presentación de su libro “De Cuerpos Ausentes”.
Profundizando en la descripción que hizo de su propia historia, es importante agregar que estuvo detenida desaparecida, durante la última dictadura militar, en el Centro Clandestino de Detención “La Escuelita”, que participó con su declaración en los Juicios por la Verdad y que actualmente reside en La Plata donde continúa su militancia en la búsqueda de la Verdad y la Justicia.
Acerca de su obra literaria, Chabat explicó: “Surgió a partir de un capítulo que se llama ‘De luces y sombras’ y surge de la necesidad de escribir sobre algo que a mí siempre me acompañó, que es una especie de intriga dolorosa de pensar qué fue lo que les pasó en el último momento a aquellos que murieron, y desear profundamente en esos instantes algo más que haya ocurrido. A partir de allí empecé a revisar algunas cosas y arranqué con la ficción”.

Anécdotas gratificantes
Aquel paso de Chabat en los Juicios por la Verdad todavía se recuerdan por su testimonio, justamente por empezar a dar conocer lo que sucedió durante aquella época: “El Juicio por la Verdad fue importante, no pensábamos que fuera tan importante porque no tenían un impacto sobre la condena efectiva, los tipos salían libres. Pero resulta que este trabajo minucioso que mucha gente se tomó de sistematizar, fue una base de datos sumamente importante porque se pudieron encontrar puntas para buscar desaparecidos, para de alguna manera llevar un consuelo a la familia, juntarse y obtener información muy importante. Esa información, al caer las leyes de obediencia debida y punto final puede ser y es utilizada para los juicios penales”.
Volviendo a “De cuerpos Ausentes” Chabat manifestó que escribirlo fue liberador más allá de la angustia que pudo generar en determinados momentos: “Como ficción que es me encantaría que pueda trascender la esfera de lo desconocido. Me pasó en Ensenada algo muy grato que es que una docente lo leyó y tomó tres capítulos para darlos en clase. Me convocaron de ese colegio nocturno y vieras qué debate se armó. Esas cosas son gratificantes porque hay que discutir todas estas cuestiones, humanizar esa parte de la historia, debatir y hablar”.

Compañero Julio López
Su participación y trabajo en la ciudad de La Plata en donde se realizaron los juicios a personajes nefastos como Von Wenich y Miguel Etchecolatz, hicieron que Patricia Chabat conociera al testigo luego desaparecido Julio López: “Fue un compañero impresionante, un placer conocerlo. Decían que el viejo estaba gaga pero ni saben la lucidez que tenía Julio. Él tenía un compromiso muy grande, para él nosotros éramos ‘los pibes’ y nosotros teníamos que cuidarlo al viejo porque él no contaba con el apoyo de la familia y tenía una necesidad imperiosa de colaborar”.
Chabat destacó la tarea de López para la reconstrucción de la verdad: “Siendo muy joven había participado como albañil en construcciones dentro de lo que era Arana. Por eso tenía información que podía reconocer, y de hecho él es el que dice que Arana había dos. Claro, no coinciden los testimonios porque estaba el pozo de Arana y el Destacamento. Su aporte fue valiosísimo. Además, identificó a Etchecolatz. Tenía esa carga con esa pareja que él había escuchado que habían matado. Tenía un sufrimiento… el peso de ser sobreviviente y tener muchos datos. Están todas sus anotaciones, los planos…y es todo correcto, no es un delirio. Y estaba solo, en otro punto no, pero en ese estaba solo. A él lo acompañaba a declarar un sobrino, pero no contaba con el apoyo del núcleo familiar más importante”.

facebook
Twitter
Follow
2010-06-28 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp