©Todos los derechos compartidos

Falló la prevención

Calmadas las aguas tras la desesperación y las quejas por las averías en el crematorio local, EcoDias dialogó con dos funcionarios municipales para conocer cómo se originó el problema y cuáles son los pasos a seguir. Según se anunció existe la posibilidad firme de adquirir un horno nuevo.

Si bien las voces se empezaron a sentir semanas atrás en los medios de comunicación, el conflicto se había iniciado varios meses atrás. Y no se trató de una espera de soluciones soportable, porque en este caso se trata de algo tan delicado como la muerte y de qué hacer con los restos de un ser querido.
Se rompió el horno crematorio de Bahía Blanca y ello trajo aparejado que el servicio no se brindara como corresponde. Derivó en que casi un centenar de ataúdes se encontraran depositados a la espera de su cremación, algunos en el suelo, lo cual provocó indignación en los familiares de las personas fallecidas. Y para colmo de males el arreglo del horno tardó un tiempo excesivo, aumentando el dolor y la bronca de los familiares. Se sobreentiende que un servicio como éste, con todo el contexto que tiene detrás, no debería fallar o en todo caso se debería contar con un plan B.
Pasaron los días y parte de la solución llegó. Según se informó desde el municipio, el horno ahora funciona y se intenta poner al día el trabajo atrasado. Habiendo recibido varias denuncias en este sentido, desde EcoDias decidimos abordar la problemática cuando se ha hecho efectiva la solución.
En diálogo con Rubén Lascano, subsecretario de Obras y Servicios Públicos, pudimos saber que, entre otros puntos, se falló en el trabajo preventivo: “Lamentablemente, la situación que se generó es que aumentaron muchísimo en este último tiempo las cremaciones. De un porcentaje de 100 por ciento de fallecidos, el 15 por ciento se cremaba lo que generó que también el horno estuviera trabajando mucho más de lo que debía. Sufrió un problema eléctrico lo que ocasionó un daño del que creo no se publicó tanto el daño. Se quemó casi un 60 por ciento de las partes externas, las chapas perdieron aislación, la chimenea que es de acero inoxidable perdió la aislación de la temperatura, se tuvo que hacer de vuelta. Es un crematorio que tiene muchos años, alrededor de 15, 18 años, tiene una vida útil y aparte se le tendría que haber hecho un mantenimiento preventivo que nunca se le había hecho y estaba en forma manual”.
Acerca de por qué se tardó en los arreglos, el funcionario señaló que ahora se implementó un sistema automatizado, lo cual agravó un poco más la demora: “La persona lo único que tiene que hacer es apretar dos botones, abre las puertas, hace lo que tiene que hacer, las cierra y el horno hace todo el proceso. Con eso logramos que el horno funcione a la temperatura que tiene que funcionar y ante cualquier deficiencia que tenga se para automáticamente. Esto antes no estaba así, por eso también la misma empresa nos pidió para su tranquilidad tener este tipo de prevenciones. Y a su vez nosotros, a la gente de mantenimiento eléctrico del municipio la llevamos a capacitarse para que vieran todo el trabajo que se estaba haciendo y ante cualquier eventualidad, accionemos en consecuencia”.
El horno sufrió un colapso pero al mismo tiempo, remarca Lascano, no hubo ni mantenimiento previo ni la contratación de un servicio para ese fin al momento de comprar el horno. El hecho de no contar con empresas en la ciudad que se dediquen a esta tarea, es una de las patas del problema: “La empresa salió a decir cuál era la situación, dejaron de hacer dos hornos para poder darnos a nosotros, y si les creíamos o no dependíamos de ellos. Pero más allá de todo, desde la vinculación del Departamento de Electricidad, viendo cómo se iba trabajando, realmente el trabajo que se hizo fue bastante grande. Podríamos haber demorado 15 o 20 días menos, pero dependimos de la empresa que estuvo haciendo la chimenea, que es lo que más les costó”.

Trabajo terminado y con garantía
Lascano habló de que hubo estimativamente 74 cuerpos en espera para su cremación y que hoy por hoy se está trabajando sin descanso para solucionar definitivamente el problema. Además, aseguró que con los arreglos el horno trabaja a mayor temperatura lo cual posibilita más rapidez. Por otro lado, intentó llevar tranquilidad respecto al cuidado de los cuerpos: “Obviamente, hubo mucho ruido, muchas cosas que se han escuchado respecto al lugar donde se encontraban. Insisto, es una situación muy complicada ver un cajón en el piso para un familiar, y si me pasara a mí hubiese optado por lo mismo. Pero estaban con aire acondicionado, estaban en una temperatura como tenían que estar, este año vamos a hacer la contratación de un nuevo horno, vamos a ampliar toda la zona de cremación y vamos a colocar cámara de frío”.
Consultado sobre si se encuentran conformes con la labor de la empresa (Sincol S. A.) Lascano señaló: “No podemos decir que estamos conformes, yo creo que los tiempos se podrían haber achicado pero insisto, cuando uno trabaja en forma local, la respuesta es más rápida, más eficiente. Al depender de una empresa que tiene que viajar, que tiene que quedarse y tener que estar esperando cuándo viene y cuándo llega, se hace muy difícil todo. Pero te puedo asegurar que personalmente, al igual que el secretario de Obras Públicas, hemos llamado en forma insistente al gerente de la empresa hasta con algunos altos tonos como para poder solucionar el inconveniente porque para nosotros pasó a ser el tema más delicado que tuvo la Secretaría de Obras Públicas”.
En estos casos, explicó Lascano, el municipio tiene poder de policía sobre el accionar de la empresa. Por esa razón el pago por los arreglos se va a efectuar una vez que haya seguridad efectiva del funcionamiento: “La mejor acción es el trabajo terminado y con garantía. La empresa nos pide un anticipo del 30 por ciento y cuando terminaban el trabajo nos pedían el otro porcentaje. Nosotros vamos a decidir cuándo les vamos a pagar cuando veamos que el horno realmente está en condiciones. Hoy está trabajando bien pero cuando la gente del Departamento de Electricidad y Mecánica nos diga ‘ahora sí’ nosotros vamos a proceder al pago correspondiente”.

Un horno nuevo
EcoDias también dialogó con el subsecretario de Gobierno, Andrés Ombrosi, quien anunció que se está armando un mecanismo para la adquisición de un nuevo horno crematorio y su administración: “Bahía es el único lugar en 500 kilómetros a la redonda que tiene horno crematorio, nosotros recibimos el pedido de servicios de ciudadanos bahienses y de la zona también. Creo que eso requiere una gestión diferenciada porque el bahiense paga sus impuestos acá y está bien que el Estado le cubra el servicio, pero tenemos que generar algo distinto para quien viene de la zona y utiliza un servicio, que lo utilice como si fuere un servicio privado, que no se beneficie del esfuerzo del bahiense”.
Según señaló Ombrosi, quien adquiere el servicio de cremación abona 600 pesos mientras que el resto del costo es cubierto por la Municipalidad. La idea sería diferenciar la tarifa de quienes vienen de la zona y no pagan impuestos en esta comuna: “Es una situación muy delicada y uno no puede dejar de verlo, no es un negocio pero sí cierta equidad. Hemos hablado con algunas organizaciones de bien público y estamos generando una administración conjunta, mixta de este nuevo horno crematorio para que también represente un ingreso para la entidad social que lo administra”.
Si bien el horno actual se encuentra en funcionamiento, se trata de una máquina antigua, que tarda dos horas en completar el proceso: “Los hornos que estamos viendo tardan cuarenta minutos, y si bien un horno era suficiente, cada vez aumenta más por una cuestión cultural la gente que demanda este tipo de servicios. Un horno nuevo va a ser muy útil sobre todo pensando en un futuro que más gente elija la cremación para los restos de sus familiares”.
Respecto a los valores, Ombrosi habló de entre 180 y 220 mil pesos sólo por la adquisición: “Hay cinco empresas en Bahía que hacen hornos, entonces a ese número hay que agregarle el valor de la obra civil para instalarlo, las bases de hormigón, la cobertura, las instalaciones de gas, así que podemos estar rondando entre 300 y 400 mil pesos tener un horno”.

Mala onda
El primero de los funcionarios a los que EcoDias consultó por los problemas en el horno crematorio fue Edgardo Morán, a cargo de la Delegación Municipal Centro. Dicha consulta se debió a que el cementerio local se encuentra dentro de esa delegación. Las respuestas del delegado hacia este medio no fueron las mejores. Los periodistas podemos y debemos aceptar una negativa ante un pedido de entrevista siempre y cuando sea expresada en buenos términos. Ahora bien, cuando la respuesta trae consigo breves manifestaciones a desgano y malas contestaciones, la cuestión se complica y merece ser repudiada ya que aparentemente Morán parece no haber tenido la misma actitud para con otros medios en los cuales sí aparecieron sus expresiones respecto al problema del crematorio.
Como funcionario de este gobierno, quizás aún no sepa que tiene la obligación de hacer públicos sus actos de gobierno y que los medios de comunicación estamos para acompañar esa obligación y a la vez potenciar el derecho a informarse que tenemos quienes vivimos en esta ciudad. Sería conveniente en el caso de este funcionario, Edgardo Morán, delegado de la Delegación Centro, como en el de otros tantos, que se instruya para hacer su tarea competentemente, ya que sus malas maneras son usos de épocas pasadas o de gente que es ignorante de la nueva política y del rol de los medios de comunicación en una sociedad.
Por suerte para la comunidad local, EcoDias pudo dialogar amablemente con Ombrosi y Lascano lo cual permitió la realización de esta nota que refiere a intereses de los y las bahienses.

Testimonio
“Por razones obvias prefiero no decir mi apellido. Mi padre José María falleció en noviembre de 2010. Siempre quiso ser cremado y cuando murió iniciamos el proceso de cremación de su cuerpo en el cementerio local. Nos advirtieron que el horno estaba roto y nos dijeron que en 10 días el problema estaría resuelto. Pasaron 70 días y el cadáver de mi padre se pudre en una pila de cajones en el fondo del cementerio, al sol con temperaturas que rondan los 33 grados, entre otros féretros, que como si fueran cajones de manzanas están apilados unos arribas de otros. Una vergüenza.
Me duele mucho la muerte de mi viejo pero a eso hay que agregarle el dolor de no poder ni siquiera poder garantizarle el descanso en paz, es que ¡está tirado! ¡Cuán desalmado e indolente se puede ser!, ¿para eso los votamos?
El otro día en el facebook vi como un chico había sacado fotos a los féretros y los exponía como una cosa extraña, jugando y riéndose de la situación. No es culpa de él, la culpa es de esta ciudad, o de estos políticos, o más precisamente de estos políticos que están hoy en el gobierno que permiten que esto pase. Mi padre está muerto, no tiene tumba, no está cremado, y encima de la humillación de verlo todos los días tirado, debo soportar la de que me tomen por estúpida, cuando me mienten en la cara todas las semanas con el mismo cuento de “en diez días se va a arreglar”. Nadie me sabe contestar nada, a nadie le importa y nadie me escucha. Pero creo tenemos que parar la mano, Bahía llegó a un momento en el que tiene que replantearse algunas cosas, no tenemos agua, si queremos viajar no tenemos colectivos, nos afanan en la calle, pero llegar a este desprecio por la dignidad de las personas y por el sufrimiento ajeno, es demasiado. Llegar al extremo de tratar restos de seres humanos como si fuera basura que simplemente hay que quemar, es el colmo, es algo que los bahienses no debiéramos aceptar bajo ningún punto de vista. Creo que hay límites que no se deben cruzar. Espero que ésta no sea una situación que esté relacionada con algún emprendimiento privado, porque lo he sufrido yo y otras 70 familias de la ciudad, no se lo deseo a nadie” (Sandra, 18 de enero de 2011).

facebook
Twitter
Follow
2011-02-04 00:00:00
Etiquetas: Bahía Blanca.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp