©Todos los derechos compartidos

El fraude ensombrece la victoria uribista

El miedo y el fraude pueden ser dos de los elementos que expliquen los imprevistos resultados de las elecciones presidenciales realizadas el domingo en Colombia. No son novedad en este país, donde decenas de legisladores fueron elegidos anteriormente gracias a una desvergonzada compra de voluntades o por la presión y la amenaza de perder ayudas o sufrir violencia, como ocurrió en diversas regiones campesinas. Los parlamentarios elegidos no representarán corrientes políticas, sino que sus mandantes son grupos delictivos, narcos, o especuladores, y esos son los intereses que defenderán desde sus bancas.
Posiblemente, sea la situación política más escandalosa en todo el continente americano. Pero así son las cosas en Colombia, donde la noche dominical el posible empate “voto a voto” entre el candidato oficialista Juan Manuel Santos y el candidato “verde” Antanas Mockus pronosticado por todas las encuestadoras, se transformó en una contundente victoria del primero con más del 46 por ciento de los votos, contra algo más del 21 por ciento de su rival.
A la sorpresa inicial, siguieron luego denuncias de testigos electorales del Partido Verde, que afirman que reclamarán que se investigue lo sucedido en muchas mesas de votación. Pero será difícil que se encuentren pruebas. El propio registrador nacional del Estado Carlos Ariel Sánchez, reconoció en jornadas previas que “no se puede evitar el fraude” porque presuntamente los organismos oficiales carecen de los recursos necesarios para ello. En realidad, no se refiere al proceso de recuento, sino a la compra de votos o las presiones, o sea los métodos que ya denunciaron los observadores de la OEA y de otros organismos cuando la elección de legisladores.
Con casi el ciento por ciento del recuento, el ex ministro de defensa de Uribe, Juan Manuel Santos, tenía
6.758.417 votos mientras Mockus llegaba apenas a los 3.120.467. El tercer lugar lo ocupaba Gustavo Petro, del Polo Alternativo Democrático, que agrupaba a una parte del electorado de izquierda. Los candidatos de los partidos tradicionales, conservadores y liberales quedaron relegados a un quinto y sexto lugar. La victoria de Santos, a pesar de su contundencia no es suficiente para ganar en primera vuelta (tendría que haber superado el 50 por ciento), pero lo coloca en el umbral del próximo gobierno colombiano, ya que ahora su objetivo se reduce a mantener su caudal y sumarle apenas un 4 por ciento más entre el electorado que votó el domingo por otras opciones. La segunda vuelta será el próximo 20 de junio.
Santos ha sido la mano derecha de Alvaro Uribe, en especial en las políticas represivas. Fue uno de los principales negociadores del acuerdo que permitió que Estados Unidos instale en su país nada menos que siete bases militares, en una virtual enajenación de la soberanía nacional. La posibilidad de que Colombia prolongue la gestión del uribismo, preocupa gravemente a muchos de sus ciudadanos. En especial a los más de cuatro millones de desplazados internos y a las poblaciones campesinas amenazadas por narcos, paramilitares, por la guerrilla o por los propios militares. En ese sentido en un blog del diario bogotano El Tiempo y bajo el título “La demencracia”, una periodista escribía: “Si gana Santos, éste será el edén olvidado.
Y de edenes olvidados prefiero partir, nada se gana viviendo en un país que logra ser manipulado hasta tal punto. Las ilusiones y las raíces sólo son posibles en un lugar donde haya posibilidades, y en Colombia hoy todo el mundo le apostó al miedo.”

Por Carlos Iaquinandi, Agencia SERPAL, Servicio de Prensa Alternativa. www.serpal.info

facebook
Twitter
Follow
2010-06-05 00:00:00
Etiquetas: Internacionales.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp