©Todos los derechos compartidos

Cumbres inútiles y derrochadoras

A pesar del coro mediático que intentó maquillar los resultados, las cumbres que realizaron los grupos de países desarrollados (G-8), y éstos más los llamados “emergentes” (G-20), han resultado un nuevo fiasco.
La puesta en escena de los “líderes mundiales” -como pomposamente denominan a quienes no son más que personeros de intereses económicos que prevalecen sobre los propios estados- resultó además escandalosamente cara. El gobierno canadiense reconoció que el costo de las reuniones que abarcaron el último fin de semana superó los 1.200 millones de dólares. En esas menos de 72 horas, hubo incluso quienes se ausentaron para ver los partidos del mundial de sus selecciones en una sala aledaña mientras se realizaban las reuniones, como el caso de la alemana Merkel y el inglés Cameron.
El anunciado intento de “encontrar fórmulas de salida para la crisis” tuvo un resultado pobre e impresentable. No hubo consenso para una tasa bancaria y algunos medios tuvieron que titular: “El G-20 sólo acuerda que cada país resuelva la crisis a su manera”. Para eso hubiera sido más que suficiente una videoconferencia o un intercambio de correos. Al menos hubieran evitado el gasto en logística, viajes, alojamientos, comidas, 6 kilómetros de vallas metálicas para “blindar” a los mandatarios, cañones sónicos antidisturbios, la movilización de 20 mil policías, la construcción de un centro de prensa que costó dos millones de dólares y la absurda construcción ex profeso de un lago artificial.
El primer ministro canadiense debe haber pensado que “si hay crisis, que no se note”. Latinoamérica estuvo presente con Lula y Cristina Fernández. La presidenta argentina tuvo que recordarle a Sarkozy que su país ya tiene una larga y triste experiencia en seguir “los consejos” del Fondo Monetario Internacional y de otros organismos financieros sobre “ajustes” como los que ahora recomienda para los países europeos. Y concluyó la presidenta argentina:
«La Argentina no impone políticas a nadie porque ya conoce los resultados de las políticas que le impusieron durante años».
En las calles de Toronto, las protestas ciudadanas, reprimidas como es habitual por la policía, tuvieron un saldo de más de 800 detenidos. Penoso resultado para unas cumbres que salieron a razón de dieciséis millones de dólares la hora y no han servido para nada.

Por Carlos Iaquinandi, Agencia SERPAL, Servicio de Prensa Alternativa. www.serpal.info

facebook
Twitter
Follow
2010-07-11 00:00:00
Etiquetas: Internacionales.
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp