Todos los derechos compartidos ©

Amigos del Viento
2008-08-24 00:00:00

Ocurrió en agosto del 2000. Un escape de cloro en la Planta de Solvay Indupa y otro de y de amoníaco de Profertil.
El miedo.
Hoy a 8 años el panorama no es mejor.
Casi treinta escapes de productos tóxicos es lo que estarían contabilizándose en lo que va del año en el polo. Al parecer la política de la multa es funcional a un sistema en donde la vida y el medioambiente valen poco.
Desde hace ocho años atrás, quedaron en el papel los testimonios, documentados junto a imágenes, reflejos expresivos de que el mejor amigo de Bahía es al parecer el viento.
El miedo y las consecuencias de su oradar en nuestro vivir, la sospecha que no se atreve a ser premonición de que “algún día va a pasar una catástrofe”.
Todo se mezcla y arma un colage que muestra: los enclenques mecanismos de control a los que parecieran estar sometidas las empresas contaminantes, se logran sospechar los siniestros métodos que hacen que la información sobre los accidentes no sea comunicada de manera rápida y constante a la población -aún desde el mismo estado-; y se reafirma con acciones inconsultas, como lo fue lo del buque regasifijador, que poco importa la opinión de quines habitamos este suelo y respiramos este aire.
Acá lo que nos resta es seguir siendo amigos del viento y no dejar de reclamar.

Ayer
Testimonios recogidos el 20 de agosto de 2000
“Todo empezó a las diez menos cuarto de la mañana. Gracias a que el aire se fue para otro lado, en estos momentos lo podemos estar contando. Sino acá en Bahía no habría nadie”.
“Queremos que nos den seguridad, porque cada vez hay más empresas que se extienden y como consecuencia de ello, las viviendas quedan cada vez más cerca de estas fábricas”.
“Vivir acá, la verdad es de patriotas”.
“Tenemos que empezar a ponernos de pie, no sólo por esto, sino en todos los niveles de la vida: los poderosos no pueden hacer lo que quieren con la gente común”.
“No quiero ser un desocupado de la vida, no quiero ser un desocupado de la esperanza de vida de mis hijos. Puedo llegar a ser un desocupado económico, pero si no puedo garantizarles la vida a mis hijos: ¿A qué estoy jugando?”
“Quiero garantizarles la vida. Que mis hijos se acuesten a dormir y no se levanten a las dos horas porque haya que nebulizarlos”.
“Nos callamos unos por ignorancia, otros por conveniencia económica, otros porque nadie los escucha. Porque nosotros, los hombres comunes necesitamos ser unos cuantos para hacer mucho ruido, aparecen los grandes medios y se hacen eco de lo que es una verdad a gritos”.
“Todo tiene que ver con todo. Todo es causa y efecto. Si lo planteamos desde ese lado, sigo apostando a la vida: contra la desocupación, contra el desempleo, contra el miedo… porque si no tengo vida, ni miedo voy a tener”.

Hoy
“A 8 años del escape de Cloro en la Planta de Solvay Indupa y de amoníaco de Profertil, los Vecinos de Ingeniero White reunidos en la Escuela Nº 58, recordamos y manifestamos que todo sigue igual a aquella mañana de agosto del 2000, donde el único aliado en esta lucha tan desigual, sigue siendo el viento, que ese día sopló hacia el mar.
El poder político ha permitido hasta la fecha desarrollar la lógica empresaria, que es garantizar la rentabilidad por encima de la seguridad de la personas. Los organismos de control llegan tarde y dan explicaciones redactadas por las empresas.
La Tasa Medio Ambiental no ha hecho más que regular hasta donde se puede controlar, convirtiéndose en instrumento de financiamiento de campañas políticas y también, a través de sus adelantos, cubrir déficits de gestiones económicas, como fue el cierre del presupuesto 2007.
Si a todo esto le sumamos, que la crisis energética pretende ser disimulada con la instalación del Buque Regasificador en el Muelle de CIA. Mega, para satisfacer la demanda de las Empresas, vulnerando una vez más nuestra seguridad, nos impone estar movilizados, debatiendo una verdadera política ambiental que respete nuestros derechos.
Al cumplirse un nuevo aniversario de aquel Agosto del 2000 exigimos:
– Censo de Salud de toda la población adyacente al Polo y Puerto, para así contar con referencias de base y diseñar políticas de salud.
– La no instalación de la Planta Regasificadora en el Partido de Bahía Blanca.
– Construir el Hospital de Quemado acorde a los peligros que estamos expuestos.
– Acondicionar y asfaltar la única vía rápida y directa que conecta a Ingeniero White con el Hospital Interzonal Dr. Penna, que es la calle Esmeralda.
Téngase presente que todo lo solicitado, fue prometido luego del escape, es por eso que hoy seguimos movilizados exigiendo que se cumpla, para que el próximo 20 de agosto podamos decir que algo se cumplió.
Vecinos de Ingeniero White Reunidos en la Escuela Nº 58”.

Relacionados
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

Ecodías es propiedad de la Cooperativa de Trabajo Ecomedios Limitada. (Mat. 40.246). (Mat. 40.246).

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp