Todos los derechos compartidos ©

Una silueta histórica en La Escuelita
En el año 2013, en homenaje a dos mujeres embarazadas que estuvieron en cautiverio en el ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio, se colocó la figura simbólica. La señalización representa una lucha sostenida en el tiempo.
2021-09-22 19:45:00
Categoría: Derechos Humanos
Una silueta histórica en La Escuelita

“Lo que se buscaba mostrar y poner simbólicamente era que por allí pasaron mujeres embarazadas, que nacieron dos niños en cautiverio, que fueron desaparecidos y hasta hoy en día no se sabe su identidad ni donde están y las familias los sigue buscando”, expresó una de las integrantes de la Red por la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayor, Victoria Aure, en comunicación con la Cooperativa de Trabajo Ecomedios.

Graciela Romero de Metz y Graciela Izurieta tuvieron a sus bebés en La Escuelita. En homenaje a ellas, la Red por la Identidad dispuso la colocación de la figura gigante, de pie y con los ojos vendados.Hasta el momento lo que se sabe es que ambas mujeres pasaron por el centro clandestino con sus respectivas parejas, estuvieron vivas hasta el el nacimiento de su hijo o hija, pero no se supo nada más sobre ellas hasta hoy. “Todavía no tenemos sus cuerpos”, añadió Aure.


El valor de los testimonios

El libro “La Escuelita, relatos testimoniales”, escrito por Alicia Partnoy, ex detenida desaparecida, exiliada a Estados Unidos, tuvo una primera edición en inglés. Posteriormente, se publicó en español. Este texto fue utilizado como prueba en el primer juicio que se realizó en la ciudad porque muestra un croquis de cómo funcionaba el centro junto con relatos de cómo transitaron el embarazo tanto de Metz como Izurieta. “Ella cuenta en el libro que tuvo que asistir a Graciela Romero haciéndola caminar alrededor de la mesa para la dilatación y que luego la pasaron a otra habitación y tuvo a su hijo”, comentó la integrante de la Red. Es por eso que se sabe que nació el 17 de abril de 1977, y que es varón. Romero fue secuestrada junto a su marido Raúl Metz el 16 de diciembre de 1976, cuando estaba embarazada de cinco meses.

Además, Graciela Izurieta pudo relatar su situación y le escribió una carta a su hermana Zulma, que luego también fue detenida y desaparecida, contándole de su embarazo. “A partir de estos testimonios, en el primer juicio a los 17 represores se pudo comprobar que habían nacido los dos niños en cautiverio y que sus identidades habían sido robadas. Por eso, pedimos justicia por la apropiación de ambos niños. Es un caso típico porque está la justicia por la apropiación sin que aún hayan ellos llevado su propia identidad”, sostuvo Aure.


Historia local

La Escuelita, el ex centro clandestino de detención, tortura y exterminio, funcionó en la ciudad durante el último golpe cívico-militar, que instauró una dictadura desde 1976 a 1983. Con el fin de borrar los hechos atroces que se cometieron allí, integrantes del V Cuerpo del Ejército demolieron el edificio en 1979.

Aun así, con la lucha por la memoria como bandera y en el contexto del primer juicio y respectiva condena a 17 represores por delitos de Lesa Humanidad, en el año 2012 la Asociación Permanente por los Derechos Humanos (APDH), la Red por la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayo y la Agrupación H.I.J.O.S, la Red Federal de Sitios de Memoria inauguraron la señalización del lugar, ubicado a la orilla del camino La Carrindanga.

La particularidad local fue dada por la confluencia de las tres fuerzas castrenses, junto con la cercanía de la Base Naval Puerto Belgrano, en Punta Alta, la más grande de Latinoamérica y con un medio importante de comunicación como partícipe de los hechos de la última dictadura militar, es decir, La Nueva Provincia.

“Funcionamos en ciudades donde no hay sede de Abuelas de Plaza de Mayo, es la forma que tienen las abuelas de llegar a todos lados con esta búsqueda de los nietos y las nietas que todavía faltan. La figura de las abuelas como Estela de Carlotto o de Rosa Tarlovsky de Roisinblit y demás, hace que la centralidad de los medios de comunicación sea fuerte e importante, y siempre presente en la búsqueda y el compromiso por esta búsqueda por parte de la sociedad”, cerró Aure. El rol de los Organismos de Derechos Humanos es fundamental para la preservación de la memoria y el pedido de justicia, como así también, la verdad sobre las identidades robadas.

Autor: Redacción Ecodías

Relacionados
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

Ecodías es propiedad de la Cooperativa de Trabajo Ecomedios Limitada. (Mat. 40.246). (Mat. 40.246).

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp