©Todos los derechos compartidos

Palabras de amigo y jurista
En el marco previo a la charla homenaje al ex fiscal bahiense Hugo Omar Cañón, el ex juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), jurista, criminólogo y actual juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Raúl Eugenio Zaffaroni, realizó una conferencia para los medios locales el pasado 29 de junio.
Categoría: Derechos Humanos

Quien abrió la rueda de prensa fue el titular de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) Bahía Blanca, Eduardo Hidalgo, comentando las características del evento que llegaría horas después, en el cual se reconocería el rol que tuvo Hugo Omar Cañón en la historia de la lucha por los Derechos Humanos a nivel local, regional, nacional e internacional; y el privilegio que significó contar con la presencia de una persona como el Dr. Raúl Eugenio Zaffaroni, para homenajear al ex fiscal bahiense.

Las primeras palabras de Zaffaroni, remarcaron que su presencia en la ciudad no solo se debió a la personalidad en sí de Hugo Cañón, sino a la amistad que los unió durante tantos años y el inicio de su formación como abogado.

“Era una obligación estar acá, no solo por la figura de Hugo, sino por la amistad que nos unió durante muchos años. Yo lo conocí a Hugo cuando asumió como fiscal general acá y me vino a ver y a partir de ahí quedamos en contacto permanentemente, nos fuimos conociendo. Hugo se formó en una escuela de jueces en la Plata con Azafrain que era un juez de aquellos jueces raros; ya que ustedes saben que los jueces se dividen en “caneros y “no caneros”, dicho en lenguaje tumbero. Azafrain era uno de esos jueces serios que era capaz de ir por las madrugadas a las comisarias, revisar los libros, ver los detenidos y Hugo se formó en esa escuela como secretario, como empleado y después fue secretario del juzgado y cuando llega a esta función, decididamente, bueno la conducta de Hugo, descuento las dificultades que ha tenido Hugo para desempeñar su función. Hugo fue uno de los pocos que impugnó de inconstitucionalidad de las leyes de amnistía, Punto Final y la llamada Obediencia Debida, con encubrimientos con otros nombres y amnistía. Impugnó los indultos de la época menemista. En fin, después fue copresidente de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). Es decir hay una coherencia en la vida de Hugo que realmente creo que alguna gente no debería marcharse de este mundo sin pedir permiso y uno de ellos fue Hugo”.

Luego, Zaffaroni, hizo referencia al rol de la justicia en Argentina, no solo en lo que respecta a juicios de Lesa Humanidad, sino al accionar general de todo el arco judicial. “En líneas generales, cuando se habla hoy de la Justicia, podemos decir que en la Argentina hay miles de jueces, hay una minoría que lamentablemente esta ensuciando la imagen de toda la justicia, hay otra minoría que esta denunciando esto y hay una gran mayoría silenciosa, a mi juicio erróneamente y peligrosamente, hay una gran mayoría de jueces que dicen: `yo llego a la mañana hago mi trabajo, estudio mis expedientes, no me meto en política, no entiendo nada de política’; y como decía Perón, el que no entiende de política o no se mete en política, la política se la hace otro. Y no se dan cuenta que esa minoría que esta hoy formando parte de una Operación Cóndor judicial, porque es regional, no es nuestra solo, esa minoría esta ensuciando a todos, esta desprestigiando a todos. Pero si, por supuesto que hay jueces en la Argentina, Todavía”.

Vale recordar que el denominado «Plan Cóndor» u “Operación Cóndor” mencionado por Zaffaroni, fue impulsado y financiado por Estados Unidos con el objetivo de la implementación de, a través de la formación de militares en la Escuela de las Américas, un plan sistemático de aniquilación de personas integrantes de los movimientos sociales opositores al modelo económico neoliberal, que mediante el exterminio y el terror aplicado por las más cruentas dictaduras, se implantó en los países de América Latina.

Respecto, particularmente a los juicios por delitos de Lesa Humanidad y a los DDHH, Zaffaroni, indicó que los juicios siguen avanzando y no los pueden parar. Refirió a que no entiende el “2×1” y tampoco lo entiende como negocio político, no sabe exactamente a qué se debió eso y le pareció “realmente absurdo”, tanto el argumento jurídico esgrimido en esa decisión, por un lado; y absurdo como operación política también. No logra entender que objetivo se proponían con eso, es decir, no entiende tampoco que se gana estimulando una mayoría de la Corte Suprema que haga eso y después se la deja, por hablar mal y pronto, a la intemperie. Y haciendo énfasis, remarcó, “creo que eso ha precipitado un desprestigio del máximo tribunal que ya venía haciendo cosas un poco raras, es decir una de las cosas graves y que paso por alto, no se reparó lo suficiente, fue declarar la prescriptibilidad de las reparaciones por delitos de Lesa Humanidad, eso no es solo una cuestión que afecta a nuestro problema de DDHH por violaciones de esos derechos por delitos de Lesa humanidad, sino que es un problema que nos desdibuja como país del sur. En el plano del derecho internacional se discute mucho la cuestión de las reparaciones, nosotros hemos sido, bueno todo el hemisferio sur ha sido víctima de un colonialismo genocida y si bien por cierto todavía no se ha reconocido el derecho de reparación en el plano internacional, es un reclamo de todo el sur. Es decir, si, son imprescriptibles penalmente, naturalmente las personas se mueren, las acciones penales se extinguen, pero son imprescriptibles las reparaciones, y eso, algún día en el plano internacional hay que reclamarlo, al declarar eso, nuestra Corte Suprema, realmente nos separa de lo que sería la política de reparación por genocidio colonialista en todo el hemisferio sur. Y todo eso sin contar también con el caso Fontevecchia (ver a continuación) es decir, se fue jalonando de una regresión en materia jurisprudencial que es preocupante.

Sobre el caso Jorge Fontevecchia y Héctor D’Amico vs el Estado argentino, que mencionara Zaffaroni, debemos rememorar que los hechos del presente caso se relacionan con dos publicaciones consignadas en una revista el 5 y 12 de noviembre de 1995, donde se vinculaba al entonces Presidente de Argentina, Carlos Menem, con la existencia de un presunto hijo no reconocido por él. Jorge Fontevecchia y Hector D’Amico son periodistas que se desempeñaban como editores en dicha revista.

El señor Menem demandó civilmente a la editorial de la revista así como a Jorge Fontevecchia y Hector D’Amico. El objeto de dicha acción era obtener un resarcimiento económico por el alegado daño moral causado por la supuesta violación del derecho a la intimidad, consecuencia de las publicaciones de la revista. Adicionalmente, se solicitó la publicación íntegra de la sentencia a cargo de los demandados.

En 1997 un juez de primera instancia en lo civil rechazó la demanda interpuesta por el señor Menem. La sentencia fue apelada y en 1998, la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal revirtió la decisión y condenó a la editorial y a Jorge Fontevecchia y Hector D’Amico a pagar la suma de la suma de $ 150.000,00. Los demandados interpusieron un recurso extraordinario federal. En el año 2001 la Corte Suprema confirmó la sentencia recurrida aunque modificó el monto indemnizatorio, reduciéndolo a la suma de $ 60.000,00.

En febrero de 2017, en un “sorprendente fallo”, según interpretan los juristas más reconocidos del país, la mayoría de la Corte Suprema de Justicia (integrada por Lorenzetti, Highton de Nolasco, Rosenkrantz y Rosatti) en la causa “Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto s/ informe sentencia dictada en el caso “Fontevecchia y D´Amico vs. Argentina por la Corte Interamericana de Derechos Humanos” estableció un estándar interpretativo regresivo del art. 75 inciso 22 párrafo segundo de la Constitución argentina que rompió la lógica de sus precedentes, trituró los alcances del control de convencionalidad interno, colocó al Estado argentino en una posición delicada frente al sistema de protección convencional americano de derechos humanos, debilitó la fuerza normativa de los derechos humanos y vació de contenido el “núcleo ideológico” de la reforma constitucional de 1994.


Minoría

Zaffaroni, mencionó a una minoría que ensucia la imagen de la justicia y consultado sobre cómo afecta esa imagen en la sociedad, el jurista indicó que eso es parte del desprestigio que está teniendo la justicia y sostuvo que la imagen de la justicia nacional, como imagen positiva, es muy baja. En ese sentido, Zaffaroni, cree que en un momento se va a pedir cuentas de lo que está sucediendo, la opinión pública va a pedir cuentas, en un momento que la cobertura mediática es creadora de realidad, pero la creación de realidad tiene límites y en algún momento va a pasar algo. “me temo”, indicó, “que como chivo expiatorio, no sé si expiatorio del todo, pague las consecuencias de esto, toda la justicia, todos los jueces, eso es lo que quisiera advertirle a la mayoría silenciosa, estos que dicen: llego, trabajo, no manejo política. No, cuidado, esto ya no es meterse en política, esto es grave, esto es estar deformando, pervirtiendo, negando, los valores jurídicos más elementales. Hace un momento le hablaba de un operativo cóndor judicial. Y uno ve, se confunde en la Argentina, y bueno, sí, ¿qué se quiere hacer? Y bueno, dejar a Cristina fuera de la competencia, entonces se le inventa una traición a la patria. No puede haber traición a la patria sin guerra y que yo sepa nunca estuvimos en guerra con Irán. Una operación del dólar a término. Bueno el dólar a termino hubieran esperado tres meses más para devaluar, para dejarlo flotante y no pasaba nada, en vez de hacerlo de inmediato, por otra parte los que compraron los dólares a termino ya sabemos quienes fueron. Y después, imputarle que a lo largo de cinco años reunió una cantidad de dinero por un sobreprecio en el alquiler de la pieza de un hotel. Estamos todos locos, pero dejemos esto y nos vamos a Brasil y lo vemos a Lula imputado por una maniobra de un departamento en Guarujá, perteneciente al Estado de San Pablo, que nunca estuvo a nombre de él ni fue de él. Y nos vamos a Paraguay y encontramos que la constitución dice que el presidente no puede ser reelecto, y entonces el tribunal supremo electoral, interpreta la constitución, aunque no puede hacerlo, y dice que no puede ser reelecto a lo largo de toda su vida, no el presidente que está, que tiene que esperar cinco años. No, a lo largo de toda la vida. Y ahora en Uruguay salió un libro que dice que Pepe Mujica, a quien se le atribuyen que participaba en asaltos a bancos en la década del 90, entonces no quieren ni que sea senador. Junten los países y el operativo Cóndor ya no lo hacen fuerzas Armadas, son minorías de Poderes Judiciales y bueno, esto un día ensucia a toda la justicia, es un revanchismo que realmente, es regional, pero acá en nuestro país, yo era muy chico, pero creo que hay que irse hasta 1955 para recordar una cosa como esta. Hay en el Poder Judicial gente decente, gente honesta, gente que es capaz de jugarse, ya los vamos a ver”.


Cristina

Zaffaroni habló sobre Cristina Fernández de Kirchner y el presente embate tanto de los medios de comunicación como de un sector judicial; que actúa bajo el mandato del actual gobierno nacional. “A veces tengo la sensación que no estamos ante un gobierno coherente, a veces tengo la sensación que estamos ante una orquesta sin director y en consecuencia cada uno toca una partitura por su lado, hay incoherencias políticas que no entiendo, no entiendo como en un año electoral se les ocurre quitarle la pensión a 150 mil discapacitados, no entiendo como se les ocurre mandar a todas las pobres viudas que vayan a buscar los certificados de defunción de sus maridos, hay cosas que por lo menos tendrían que haber esperado hasta después de la elección, de modo que sí, se pueden hacer incoherencias y torpezas antes, no lo sé, ahora, privar de libertad a Cristina no lo creo, creo y lo dije varias veces, que ese riesgo podría ser en el momento de que el programa económico colapse, como sucedió cuando colapso el Martínez de Hoz y hubo la guerra de Malvinas, como sucedió cuando colapsó el Cavallo y hubo muertos en la Plaza de Mayo con Estado de Sitio, creo que en un momento así, sería un momento peligroso para la libertad de ella, no creo que en otro momento, ahora que hagan algo para impedir que llegue a la elección, si eso es posible, Si”.

En ese sentido y en referencia a la independencia o no del actual poder judicial, Zaffaroni, remarcó que de ninguna forma es independiente “este Poder Judicial”. Y aseguró: “No, no, no, eso es absurdo, estamos viviendo una crisis de la República, muy seria, no tenemos república. Si tenemos un Poder Ejecutivo que reparte la coparticipación federal como se le da la gana y por ende le manda el dinero que quiere a tal gobernador y no se lo manda al otro. Y los gobernadores, tienen que ponerse al pie porque de lo contrario no van a poder pagar su policía, sus maestros, su administración pública, y a través de eso presiona, a través de los gobernadores presiona al legislativo, lo manipula, donde no tiene mayoría, pero lo manipula y a través de eso naturalmente manipula el senado y al manipular el senado puede obtener el acuerdo para los jueces que quiere. Bueno díganme dónde quedo la república, a dónde tenemos el sistema republicano, representativo y federal. Representativo más o menos, lo manipula el legislativo. Federal, con esta coparticipación así distribuida no tenemos nada, realmente de republicanos nos queda poco”.

Como siempre, en cada intervención, Zaffaroni trajo al llano lo que habitualmente se explica difícil, para que, justamente no sea comprendido por el común de la sociedad.

“Estamos gobernados por entes que no existen. En la época del capitalismo productivo, de aquel capitalismo que criticaba a Marx, que la plusvalía y todo eso, bueno, estaba Henry Ford, estaba el dueño del capital, entonces el estado podía mediar entre la fuerza de capital y trabajo, sentarse en el medio, y bueno, tiramos un poco para un lado un poco para el otro, un poco a la derecha un poco a la izquierda, y ahí andaba más o menos un Estado, un poco más social, un poco menos social, pero eso se acabó, ahora no hay quien se siente del lado del capital en la mesa, porque estas corporaciones, no se sabe quién es el dueño del capital no se sabe quién es, son conglomerados, enormes, de capitales y esto lo maneja un CEO (siglas inglesas de Chief Executive Officer o Director ejecutivo), que es un empleado jerarquizado, que gana muy bien, pero es un sujeto cuya misión y cuyo entrenamiento es para tener la mayor renta en el menor tiempo, simplemente. Y lo debe hacer, porque si no lo hace lo reemplazan por otro, entonces no hay forma de negociar con alguien que tiene por misión eso. Y a la vez que este capitalismo financiero avanza, como tiene que obtener la mayor renta en el menor tiempo a cualquier costo, bueno, van cayendo barreras éticas, legales, se va confundiendo la actividad de los negocios con la actividad ilícita directamente, nadie ignora que tenemos en el norte un aparato de reciclaje de todo el dinero negro, que a través del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) , que es un organismo inter-gubernamental cuyo propósito es el desarrollo y la promoción de políticas, a nivel nacional e internacional, para combatir el Lavado de Activos y la Financiación del Terrorismo, conservan ellos el monopolio en el norte y nos impiden a nosotros lavar hasta la más mínima ropa interior, so pena de acusarnos de financiar el terrorismo. Bueno ese es el mundo en que nos toca vivir, un mundo en que es una etapa del colonialismo, no. Es una etapa avanzada del colonialismo. Por eso no nos confundamos, no nos confundamos sobre lo que paso y lo que paso en la dictadura con lo que está pasando ahora. No en vano en 40 años el mundo cambia. Y el mundo cambio. Con estas dictaduras de seguridad nacional, con estos genocidios se cerró una etapa de neocolonialismo y hoy estamos en un tardo-colonialismo que es el de estas corporaciones financieras”.


Nueva Constitución

En el final de su intervención en la conferencia de prensa, Zaffaroni, hizo referencia a que tenemos una constitución que es “una porquería, por decirlo mal y pronto y con perdón de los colegas constitucionalistas” e indicó que lo que realmente tenemos que pensar es la forma de reconstruir el Estado. “Creo que hay que hacer una nueva constitución, pero una constitución es un pedazo de papel, la podemos hacer en un fin de semana, recortamos unos cuantos artículos, los pegamos, no, eso no. Lo que hay que pensar es el modelo de Estado y el proyecto de Estado. Estamos navegando por un mundo difícil, muy difícil, y estamos navegando con un bote agujereado cuando necesitamos una lancha acorazada. Hay que repensar el Estado. Y cuidado que no se trata de ganar una elección. Sí, ganamos la elección, vamos con los bombos todos contentos, y después al día siguiente nos va a pasar lo mismo, no. Hay que repensar la estructura jurídica del Estado, hay que repensar la estructura jurídica del Poder, No hay país con 44 millones de habitantes que tenga la estructura judicial absurda que tiene nuestro país, una estructura piramidal, loca, donde 5 personas son la última instancia de todas las causas, de cualquier materia, de todo el país, hacen casación cuando se les da la gana, declaran la inconstitucionalidad cuando se les da la gana. No tenemos en la constitución una prohibición del uso de las Fuerzas Armadas en función policial, la tenemos en una ley, pero no en la constitución, No tenemos en la constitución prohibición de monopolios mediáticos, bueno cantidad de cosas… que diría, bueno, miren colegas, a ustedes les gustara mucho la constitución pero no sirve para nada eh, guarda, que esto ya no funciona. Y efectivamente no funciona, lo que les decía hace un rato, el artículo primero de la constitución ya no tiene vigencia, entonces hay que repensar las instituciones para volver a darles vigencia”.

facebook
Twitter
Follow
2017-07-25 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp