©Todos los derechos compartidos

Inicio de la etapa testimonial
El martes 1 de noviembre en el Aula Magna de la Universidad Nacional del Sur comenzó una nueva etapa, la testimonial, en el 4to Juicio de Lesa en la ciudad. Con 35 acusados, la mayoría sin concurrir a la sala de audiencias, es el juicio más grande de la Provincia de Buenos Aires.
Categoría: Derechos Humanos

El martes 1 de noviembre en el Aula Magna de la
Universidad Nacional del Sur comenzó una nueva etapa, la testimonial, en el 4to
Juicio de Lesa en la ciudad. Con 35 acusados, la mayoría sin concurrir a la
sala de audiencias, es el juicio más grande de la Provincia de Buenos Aires.

Con el cierre de la lectura de la acusación en
audiencias anteriores y con la posibilidad de los represores de declarar o no,
concluida; llega el tiempo de los testimonios en el cuarto juicio histórico
para la ciudad y la zona.
Recordamos que son a los 35 ex militares imputados se los acusa de los delitos
de asociación ilícita, homicidio, tormentos, privación ilegal de la libertad y
sustracción de menores, hechos calificados como crímenes de lesa humanidad y
genocidio. En su mayoría
militares, policías y penitenciarios de Bahía Blanca y
de las provincias de Neuquén y Río Negro.
La audiencia del martes 1 de noviembre comenzó tarde.
La hora dispuesta por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Bahía Blanca,
integrado por los jueces José Mario Tripputi, Martín Bava, Jorge Ferro; es a
las 15 hs. Pues bien, el servicio penitenciario trajo a la mayoría de los reos
45 minutos después.
Ya en la sala se pudo saber que se encontraban presentes solo 9 de los 35
imputados, ya que el resto sigue la audiencia por el sistema de
videoconferencia la cual -como en los juicios anteriores- se interrumpió un par
de veces con la debida perdida de tiempo para la reconexión.

Entre insultos y sorderas
Uno de los imputados presentes, el genocida Walter Bartolome Tejada, se
despachó con insultos hacia la abogada de la querella de la secretaría de
Derechos Humanos de Nación, Mónica Fernández Avello. Al pasar le dijo a ella y
a las dos integrantes de la agrupación H.I.J.O.S. Anahí Junquera y Alejandra
Santucho: “Brujas de mierda”. La frase la escuchó todo el público presente, a
excepción -parece- del presidente del Tribunal, José Triputti, quien ante el
reclamo de Fernández Avello, dijo no haber escuchado. Con el correr de la
audiencia Tejada siguió insultando en voz alta mientras declaraba uno de los
testigos, lo que le valió la puesta en orden del juez Jorge Ferro, quien lo
instó a hacer silencio. Seguramente cuando el juez Triputti tenga la posibilidad
de acceder al registro audiovisual de la audiencia podrá escuchar el insulto
hacia las tres mujeres, que dijo no haber escuchado en la sala.

Testimonios
En primer lugar declaro el testigo Ricardo Bustos militante peronista,
quien fue secuestrado en un operativo llevado adelante en su domicilio de calle
Haití de nuestra ciudad, donde una treintena de efectivos con ropa de fajina y
armas largas fueron a buscarlo. Según comentó, luego de revisar toda la casa y
robarse los elementos que encontraron, lo suben a un camión y lo llevan al
regimiento en primer lugar, donde es vendado y atado con alambres y luego
conducido al Centro Clandestino La Escuelita. Una vez allí fue torturado con
picana eléctrica previamente a ser mojado con agua. “Uno desaparece del mundo
cuando le ponen la picana…”, dijo y contó que lo interrogaban por su hermano
Roberto Bustos. En el Centro Clandestino pudo percibir la presencia de jóvenes
a los cuales los tenían colgados desde vario tiempo y pedían que por favor los
maten. En su relato mencionó que los hacían “caminar arriba de cadáveres”.
Dio cuenta en su testimonio de haber escuchado cómo los torturadores, quemaban
a un bebe de unos 8 meses con cigarrillos para que sus padres hablen, y sintió
los gritos desesperados de la madre, que les pedía que no lo quemen más.
Bustos afirma haber sido visitado por el, fallecido impune, Juez Madueño y su secretaria
(Gloria Girotti) y otra persona más, quienes le tomaron declaración en lo que
él cree que era el patio de La Escuelita.
Del Centro Clandestino es sacado, previo simulacro de fusilamiento, y conducido
a la Unidad Penitenciaria nº 4 de Villa Floresta (UP4) a disposición del Poder Ejecutivo
Nacional (PEN), junto a su hermana Mirta y a Aníbal Lambrecht. Allí lo tienen
10 días y luego es liberado con la advertencia que si “lo veían en la calle lo
iban a matar como a un perro”.
Durante la dictadura fueron secuestrados y luego pasados a prisión, casi todos
sus hermanos.
Sobre las consecuencias personales las padece hasta el día de hoy, menciona que
debe tomar medicamentos y antidepresivos.
Luego fue el turno del testimonio de José Emilio Aspiroz, vecino y amigo de las
víctimas de la familia Bustos, que también fue secuestrado en el operativo en
la madrugada del 24 de marzo de 1976. Comenta que seis personas “disfrazadas
con máscaras” entraron a su casa pateando las puertas y golpeando a su madre en
la cara, apuntando con las armas a sus hijos de 4 y 9 años. Contó cómo lo patearon
e hicieron vestir para llevárselo secuestrado. Fue llevado junto a Rubén, René,
Raúl Bustos y Ricardo Cardinalli. Dice que lo llevaron al Regimiento y alojado
en la caballeriza vendado y atado, por algunos días y un día le trajeron ropa
limpia, lo desataron, le dieron una hoja y le hicieron firmar bajo juramento
que había sido bien tratado, lo cual “era una mentira y perdí la razón porque
creí que me mataban”. Lo sacan de allí en una camioneta de la Policía Federal y
lo llevan a la sede de la Policía Federal de calle Rondeau, donde el jefe –a
quien recuerda como Baldovino- le pidió disculpas, ya que “hay gente que paga y
no tiene nada que ver”. En ese lugar es que queda libre y se va caminando a su
casa, llegando de madrugada.

Genocidas, violadores y rateros
José Emilio Aspiroz contó cómo los que lo secuestraron aprovecharon y
robaron cuanto pudieron de su casa: dinero, objetos de oro y plata, mercadería
de la despensa que tenía y que no pudo volver a abrir porque no pudo reponer
todo lo destrozado y robado.
Hizo referencia a que durante su cautiverio escuchó gritos y torturas a otra
gente, dijo que gritaban que los maten.
Por lo vivido mencionó que le quedaron secuelas psicológicas, tanto a él como a
sus hijos, que sufrió la pérdida de un riñón y que el médico le aseguró que se
el órgano se atrofió por los golpes recibidos.
Finalizó haciendo mención al Tribunal de su sensación en ese momento: dijo sentirse
muy mal por estar allí declarando y que esperaba que sea la última vez.
Seguidamente declaró Josefina de las Nieves Concha Álvarez quien fuera secuestrada
el 21 de julio de 1976 en su trabajo, en la casa de un médico en calle España
de nuestra ciudad y llevada a una comisaría, donde fue interrogada y torturada al
mismo tiempo que le mostraban fotos de personas, de las cuales algunas conocía
y otras no. Entre las fotos que recordó que le mostraron estaban Zulma Matzkin,
Alejandro Mónaco y la Vasca Izurieta, todos ellos militantes sociales y de la
juventud Peronista desaparecidos. Contó que de allí fue trasladada a un lugar,
que con el tiempo supo que era La Escuelita y en el cual había mucha gente
compartiendo el secuestro con ella.
Nombró los sobrenombres de sus captores y guardias: Zorro, Zorzal, Jilguero, El
loco. Relató cómo un compañero de cautiverio, le contó que una noche, llegaron
todos los torturadores borrachos y que habían violado a todas las mujeres. Ella
permaneció nueve días desaparecida y fue liberada el 30 de julio junto con otra
mujer.
Ya en 1978 fue secuestrada por segunda vez en un operativo en el barrio
Mataderos, pero es llevada directamente a la cárcel junto a tres mujeres más,
donde permaneció alrededor de 17 días.
Concluyó su testimonio con el pedido a los jueces de que se haga justicia y que
esto no vuelva a pasar nunca más.

PRÓXIMAS AUDIENCIAS
Las audiencias de este juicio son orales y públicas y las próximas están
dispuestas para el martes 15 de noviembre a las 15 hs y el miércoles 16 a
partir de las 9 hs. en Av. Colón 80. Las personas mayores de 18 años pueden
concurrir con DNI, y los grupos de estudiantes desde los 16 años pueden hacerlo
en compañía de sus docentes. Para esto hay que contactarse con el tribunal al
correo [email protected]pjn.gov.ar

facebook
Twitter
Follow
2016-11-15 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp