©Todos los derechos compartidos

Documento Asamblea Permanente por los Derechos Humanos
Categoría: Derechos Humanos

Dijimos aquí mismo el 24 de marzo de 2016: “A cuarenta años este gobierno expresa su metodología e ideología afín con el pasado genocida, al haber sido construido sobre la base de las mentiras, las operaciones mediáticas, y la protección del poder económico que fuera el principal constructor de aquel genocidio. Con el rol esencial del poder mediático hegemónico que aplicó en la vida institucional con precisión quirúrgica los Manuales de Acción Sicológica que aprendieron en los tiempos del Terrorismo de Estado, para manipular a los ciudadanos logrando que fuera desplazado un gobierno cuyo Proyecto Nacional y Popular devolvió el bienestar y los derechos a millones de argentinos. A cuarenta años no respondimos a las provocaciones de la derecha, no lo hacemos ni lo haremos en estos tiempos, porque la violencia se la dejamos a ellos, que siempre tuvieron facilidad para la represión, la capucha, la noche y la niebla, y la impunidad. En definitiva venimos nuevamente aquí a reivindicar a la democracia como valor esencial y campo fundamental para construir una sociedad mejor y plena de derechos. La razón de nuestra militancia”.

Hoy a un año de esa manifestación en este mismo lugar, vivimos estos “extraños tiempos en los que hay que explicar lo obvio”. Recorrido poco más de un año del camino de la restauración conservadora, del abuso, la represión claramente direccionada, la apropiación de la riqueza, y el brutal despojo de derechos, es obvio que nos gobiernan los que históricamente se escondieron y enriquecieron detrás de

las botas y los tanques. Los que promueven y lanzan uno tras otro los ataques a la memoria de nuestros compañeros. Los que creen que así podrán torcer la realidad de que fueron 30000 y fue genocidio. Los que embisten contra nuestro pueblo con la perversidad de medidas que lo hambrean y matan, para someterlo. Los que persiguen a nuestros dirigentes ejerciendo el terrorismo judicial y político que utilizan sin disimulo, sin haber llegado (al menos hasta hoy) a las patotas que destrozaban las puertas y nos borraban de la faz de la tierra hace cuarenta y un años atrás. En estos tiempos les alcanza con ese partido judicial que se silenció durante años frente a las leyes de impunidad, y los mismos medios que se apropiaron de Papel Prensa en una sala de tortura, que estigmatizan a Cristina y mantienen presa a Milagro. Los que otorgan “libertades domiciliarias” indiscriminadas, y no lo que llaman detenciones domiciliarias a genocidas condenados incluso a cadena perpetua, desvirtuando el esfuerzo de su juzgamiento y reinstalando la impunidad para los crímenes de lesa humanidad. Los mismos que desprecian la vida, que depredan la Patria, que odian al pueblo, que se alimentan del miedo y la desesperanza. Los que violan como nunca antes en democracia, los derechos de todas y todos. Los que pagan a los docentes para quebrar su lucha $ 1000 por traicionar a su clase, sugiriendo desde esa decisión que ser leal es impropio porque ellos sí son capaces de todo si hay posibilidad de apropiarse del producto del trabajo de un pueblo. Los que plantean que ser kirchnerista es un disvalor, y califican como delincuentes. Los que en nuestra ciudad se reúnen a escondidas con Jaime Stiuso, y en su relato nos cuentan que fue para que los asesorara en seguridad. Son los mismos falsarios que actuando sicológicamente sobre la población, distribuyen la supuesta venta del diario golpista La Nueva Provincia del por ahora libre e impune Vicente Gonzalo Massot para intentar lavarle la cara, mientras el mayor partícipe y reivindicador del genocidio en la ciudad se esconde para que parezca que es cierto, mientras algunos compran la operatoria. Son los mismos dirigentes, que han aceptado siempre notas pre electorales o no y seguramente lo harán nuevamente este año porque tienen la convicción que eso es convivencia, en lugar de tomar distancia clara de quienes tienen las manos manchadas de la sangre de nuestros compañeros transformando en un hecho formal condenarlos, y que nunca levantan la voz contundentemente y sin ambigüedades, la cuenten como la cuenten. Son los que ocupan el municipio. Los que desde sus culturosos cargos, establecen recorridas históricas incluyendo sin aclaración alguna, al diario del genocidio. Los mismos empresarios corporativos que han sostenido la chatura de nuestra ciudad, e hicieron buenos negocios sobre la sangre de los compañeros asesinados y desaparecidos o sobre la apropiación de nuestros hijos, y hoy con la misma impunidad de siempre pero sin preocuparse que se sepa, se muestran juntos a cara descubierta en una asociación que promete ser peor de lo que fue hasta ahora, ya que advierten desde una nueva mentira que se juntan para pensar en el futuro de la ciudad. Son los medios, con periodistas serviles, que se prestan para entrevistar a un nazi como Alejandro Biondini, que también llega preocupante y sugerentemente, en silencio.

Los de este lado de la grieta que ellos promovieron y promueven, y que nos asumimos con nuestros errores y contradicciones como parte de la vereda de enfrente que lucha, somos otra cosa. Somos los sobrevivientes de una generación diezmada que soñó una Patria Grande y justa. Somos los HIJOS. Somos las Madres. Somos los ciudadanos de a pie que están hartos de esta Bahía del Silencio que hace tiempo es de pocos, y a la que una minoría exprime llevándose la riqueza que obtienen cual vampiros a paraísos fiscales, sin que nadie aquí mencione y condene al menos socialmente a los responsables. Somos los que no nos hacemos cargo del perverso discurso de la derecha que gobierna, como otros lo hacen hablando de los derechos de ayer y de hoy, porque los derechos son derechos siempre y es nuestra obligación y compromiso denunciar su violación y no terminar mimetizándonos por especulación política con sus violadores. Somos los que pudimos volver a sentir el latido de la esperanza en los 12 años plenos de derechos que nos dieron Néstor y Cristina, abrazados al Proyecto Nacional. Somos los que reivindicamos la vida. Los que intentamos honrar a nuestros 30.000 cada día. Somos los que seguramente junto a muchos jóvenes vamos a volver con más fuerza, con más humildad, con más dignidad, y con el bienestar merecido para nuestro pueblo porque la patria sigue siendo el otro, y porque “nadie ama a su Patria por que sea grande, sino porque es suya”. Somos los que sostuvimos y sostenemos bien alta no solo la bandera de esa Patria, sino la que históricamente seguimos enarbolando hoy y seguiremos haciéndolo, la de NI OLVIDO, NI PERDON, NI RECONCILIACION, JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS CULPABLES, MILITARES Y CIVILES.

Somos en definitiva compañeras, compañeros, amigos, que cada año nos acompañan aquí, los que convencidos seguimos creyendo y soñando que la victoria está siempre a la vuelta de la esquina.

30000 COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DETENIDOS DESPARECIDOS PRESENTES…

AHORA Y SIEMPRE

24 de marzo 2017

facebook
Twitter
Follow
2017-03-28 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp