©Todos los derechos compartidos

De Centro del terror, a sitio de Memoria
La Comisaria 5ta de La Plata se transformó en “Espacio para la memoria y la promoción de los derechos humanos”. La apertura del nuevo sitio se concretó el martes 17 de marzo con la presencia de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el Secretario de DDHH nacional, Martín Fresneda; el gobernador bonaerense Daniel Scioli; “Kibo” Carlotto y representantes de distintos organismos.
Categoría: Derechos Humanos

La Comisaria 5ta de La Plata se transformó en “Espacio para la memoria y la promoción
de los derechos humanos”. La apertura del nuevo sitio se concretó el martes 17 de
marzo con la presencia de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de
Carlotto; el Secretario de DDHH nacional,
Martín Fresneda; el gobernador bonaerense Daniel
Scioli; “KiboCarlotto y representantes de distintos
organismos.


La Comisaria 5ta de La Plata, que funcionó como Centro Clandestino de Detención
Tortura y Exterminio (
CCDyT) durante la última Dictadura Cívico Militar en el marco del
denominado Circuito Camps, fue señalizada éste martes como “Espacio para la memoria
y promoción de los derechos humanos”.

El acto tuvo lugar en Diagonal
74 entre 23 y 24, dónde funcionó el centro de exterminio y maternidad clandestina;
y estuvieron presentes el Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresnedas;
la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de
Carlotto; el Gobernador Daniel Scioli, el Secretario bonaerense de Derechos
Humanos, Guido
Carlotto; sobrevivientes del centro clandestino
y referentes de distintos organismos.

La disposición de que la ahora
ex Comisaria 5ta se transforme en Sitio de Memoria, fue dictada por el TOFC1 a cargo
del juez Carlos
Rozanski,
al momento de dictar sentencia del juicio por “Circuito Camps”; y en noviembre el
año 2014 la secretaría de DDHH bonaerense hizo efectiva la medida y cerró la Comisaria
donde nacieron dos de los 116 nietos recuperados por Abuelas.

En ese sentido, el Secretario
de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, sostuvo que era una deuda pendiente
y “se habían comprometido con la provincia de Buenos Aires, para poder llevar adelante
esta política de memoria; que fueron promovidas, en su momento por Néstor Kirchner
y luego por Cristina. Que las provincias empiecen a replicar esta política, realmente
es muy importante. En este lugar hubo mucha muerte, mucho dolor y hoy tiene que
haber vida; hoy tiene que ser la herramienta pedagógica para defender la democracia.
Esto lo va a defender el pueblo, lo va a defender la gente. Hoy está la decisión
política de un gobierno, mañana tiene que estar este lugar como un lugar defendido
por el pueblo. Porque, realmente, a la memoria la defiende el pueblo; debe ser una
política de Estado, pero también debe ser defendida por el pueblo”.

Asimismo, argumentó que “toda
la dirigencia política debe cumplir con estos estándares tan importantes, que no
solamente son tratados internacionales, sino que resultan una manera y un modo de
vida de poder sentir y vivir el dolor de nuestro pueblo. Llevarlo adelante, como
una consigna verdadera, porque escuchar a las víctimas es no solamente escuchar
a los débiles, sino también escuchar a los víctimas era escuchar a los militantes
de aquellos tiempos que lucharon por un mundo mejor, de una Argentina para todos
y que hoy la estamos logrando con Néstor, Cristina y con todos los compañeros de
este proyecto político Nacional y Popular”.

Por otro lado, Fresneda habló
sobre la continuidad de las políticas de Derechos Humanos a partir de 2015, sosteniendo
que; “Cristina no renueva y muchos, obviamente el 10 de diciembre nos vamos con
Cristina. Pero hay que ver cuál es el resultado electoral, y va a tener que ver
con la continuidad de las políticas. Creo que Argentina ha tenido una experiencia
muy importante, muy interesante, que no tuvieron otros pueblos de Latinoamérica.
Doce años de un gobierno con una misma matriz política e ideológica que ha llevado
a construir una perspectiva de derechos humanos que hace que lidere en el mundo
como resolución de conflictos, por sobre todas las cosas, de impunidad. O sea, en
materia de justicia, de memoria y de verdad; porque hay muchos episodios que necesitan
que el Estado escuche a las víctimas. Quiero creer, realmente, en lo más profundo
de mi corazón que, si hay un cambio de gobierno y de signo político, continúen lo
mejor que hicimos. Porque se van a equivocar si llegan a cambiar el rumbo de las
políticas de derechos humanos, van a tener al pueblo en la calle y nos van a tener
a nosotros encabezando esas manifestaciones, repudiando porque retrocedan. Teorías
más auspiciosas y que más éxito tuvieron sobre la continuidad del Estado, creo que
deben ser parte de las políticas públicas de la democracia; no puede ser parte de
un gobierno y no de otro. Por lo tanto, realmente tengo la expectativa en que la
continúen. Me encantaría sentarme con el próximo Secretario de derechos humanos
de la Nación a acordar las políticas y poder mostrar que hay madurez en la dirigencia
y en los funcionarios públicos. No podemos tener etapas en la historia donde avanzamos
notablemente y otras donde bombardean la plaza, dictaduras militares o gobiernos
liberales que achican el Estado y le quitan derecho a la gente. Por lo tanto, realmente
espero que no suceda lo que la historia nos viene demostrando que sucede”.

La historia
de Mónica Graciela Santucho
Por la comisaría también pasaron al menos un niño y dos
niñas que estuvieron privados de su libertad: Mónica Santucho, María Eugenia Gatica
Caracoche y José Sabino Abdala.
“Se resolvió el caso N° 99, se trata de Mónica Graciela Santucho”, se leía en noviembre
del 2009.
“Abuelas de Plaza de Mayo quiere dar a conocer la resolución del caso N° 99. Lamentablemente
se trata del hallazgo de los restos de la niña Mónica Graciela Santucho, desaparecida
el 3 de diciembre de 1976 junto a sus padres, Catalina Ginder y Heldy Rubén Santucho,
cuando tenía catorce años. Mónica es una muestra más del accionar de los genocidas
que además de secuestrar y robar bebés, asesinaron niños y adolescentes que por
su edad no podían ser apropiados.
El día que se llevaron a Catalina y Rubén, Mónica logró esconder a su hermana y
a su hermano en un tacho recolector de basura que se encontraba cerca de su casa.
Sus padres fueron asesinados en el operativo; ella no pudo escapar; fue secuestrada,
mantenida cautiva durante tres meses en diferentes Centros Clandestinos de Detención
y luego asesinada.

Los padres
Catalina nació el 29 de agosto de 1941 en la ciudad de Buenos Aires. Rubén nació
en Bolívar, provincia de Buenos Aires, el 14 de noviembre de 1936. Formaron pareja
y tuvieron tres hijos: Mónica, Alejandra y Juan Manuel. Rubén era obrero y Catalina
ama de casa.
Su hija Mónica nació el 30 de marzo de 1962 en la ciudad de Buenos Aires. Realizó
sus estudios en el colegio Mosconi de la localidad de Ingeniero White, Bahía Blanca
en la provincia de Buenos Aires.
Rubén y Catalina integraban la organización Montoneros en la ciudad de Bahía Blanca.
Luego, se trasladaron a La Plata donde continuaron su militancia. Sus compañeros
los llamaban «Tucho» y «Alicia» o «la vieja Alicia».

El Secuestro y la desaparición
El 3 de diciembre de 1976, la pareja junto a su hija Mónica de catorce años, fue
secuestrada en el domicilio que compartía con otros compañeros, en la calle 138
bis y 526 de la localidad de Melchor Romero, partido de La Plata.
Catalina y Rubén fueron asesinados durante el operativo que estuvo a cargo de la
Policía Federal, la Policía Provincial y el Ejército. Sus cuerpos ingresaron al
cementerio de La Plata siendo sepultados como NN.
Mónica sobrevivió al operativo y fue secuestrada. Por testimonios de los sobrevivientes
Gabriela Gooley, Carlos Alberto De Francesco, y Graciela Liliana Marcioni, pudo
saberse que a fines de diciembre de 1976 se encontraba detenida en el CCD «Pozo
de Arana». Hasta el 15 de enero de 1977 permaneció detenida en la Comisaría
5º de La Plata. Una sobreviviente de dicho centro clandestino, recuerda que Mónica
le relató el asesinato de sus padres y que se encontraba muy preocupada por sus
hermanos.

El hallazgo
En mayo de 2009, en el marco de la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación
de Personas Desaparecidas llevada adelante por Equipo Argentino de Antropología
Forense, Mónica fue identificada. El trabajo realizado por dicho equipo permitió
saber que los restos de la joven fueron inhumados como NN en una fosa común del
cementerio de Avellaneda entre enero y febrero de 1977. Su familia pudo de esta
manera conocer el destino final de Mónica. El 14 de octubre de 2009 sus restos fueron
inhumados en el cementerio de Bahía Blanca”.

Fuente: www.abuelas.org.ar

facebook
Twitter
Follow
2015-03-25 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp