©Todos los derechos compartidos

Una artista autodidacta
Cantora, pianista y poeta, Olga Marchi, fue madre y vecina whitense. Admiración y cariño para quien aprendió con la orientación del deseo y sus propias habilidades.
Categoría: Cultura

Cantora, pianista y poeta, Olga Marchi, fue madre y vecina whitense. Admiración
y cariño para quien aprendió con la orientación del deseo y sus propias
habilidades.

«Mi vieja lo hizo. Ahí dice Olga Marchi, abajo está la fecha, debe ser del
´55, aunque no se ve todo» emociona Ricky Pagotto, su hijo de 46 años, al
ver el cuadro enmarcado que luce un gran animal. «Inclusive yo tengo
algunos cuadros que los hacía mi viejo, Tino Bienvenido Pagotto». No toda
la vida del puerto pasaba por el trabajo, el uso del tiempo libre deja su
huella hasta estos días. «A partir del cuadro, que estaba en el museo y al
recorrer la muestra nos empezamos a dar cuenta de algunos objetos que hicieron
los vecinos de White, hechos por distintas personas. Nos acordamos
inmediatamente de éste, que por mucho tiempo estuvo sobre un mueble en la
cocina, y quisimos recuperar la historia de esos vecinos que pintaban en su
casa» reflexiona Lucía Bianco, integrante del Museo del Puerto y encargada
de entrevistar a los visitantes.

Bombones
Olga era conocida bajo el apodo de «Tita» y nació en 1930, era la
hermanastra de Paro. Su marido y padre de Ricky, Tino, trabajaba en la Junta
Nacional de Granos. «Estaba haciendo horas extras cuando explotó, el 13 de
marzo de 1985. Me dijeron que se lo habían llevado al hospital, yo tenía 15
años». Tino Pagotto sobrevivió a su mujer por muchos años: «mi mamá
falleció en el ’76, mi viejo nunca más reencauzó su vida con otra mujer. No sé
si fue saludable o no, creo que cada uno lo que hace es porque está convencido,
creo que nunca lo pudo superar” afirmó, recordando que Tino falleció en 2003.
Desde allí, la vida de cambió, Ricky fue criado por sus padrinos, Helena “Ñata”
y Luis Santamaría. “Veía a mi padre los fines de semana”.
“Mi viejo hacía unos cuadros con papeles de bombones, tengo de esos y los
quiero poner en un quincho pero los traigo si los quieren mostrar” ofrece. Las
imágenes de esas pinturas se suceden de un pájaro con las alas abiertas “que
está bárbaro” a un gato, un florero. “Era un vidrio que de atrás armaban, creo
que primero lo dibujaban en el vidrio y después iban poniendo las hojitas por
ejemplo de rosas con los distintos papeles, como un collage. Después lo
pintaban de negro”. La técnica era parecida a alguna que en la escuela
enseñaban, “seguramente mi viejo la aprendió en la escuela. Tengo un cuaderno
de mi viejo, veo la caligrafía y ahora entiendo, veo a mis alumnos porque soy
profesor y me doy cuenta que hasta yo tengo faltas de ortografía”. Las enseñanzas
de la escuela se preocuparían por las técnicas plásticas con tanto rigor como
las técnicas de escritura.

Y cantar
“Lo de mi vieja fue innato. Aprendió piano sola pero no de oído, leía las
partituras” se admira. “Tocaba el piano como dice Charly: ´tocaba el piano como
un animal´”. Olga era reconocida por los integrantes de este círculo. “Mi vieja
escribía unos poemas hermosos, algunos tristes, en tono melancólico” reconoce.
El cuadro en el Museo del Puerto es exhibido junto a un poema de su autoría.
Su padre y su madre se conocieron de chicos y en el barrio, después llegó el
amor, que perduraría hasta el fin de los días de Tino. “Hablé con mi hermana,
ella es 10 años más grande, siempre nos acordamos que mi vieja decía que se iba
a morir joven, a punto tal que cuando comienza con las hemorragias, ella dijo
que era cáncer, se adelantó a lo que le dijeron los médicos después”. La
leucemia abatió la vida de Olga en tres meses. “Tenía todo organizado, mi padre
cumplió con todo, casó a mi hermana y yo fui criado por mis padrinos”. Las
promesas no se pensaban, se cumplían.

Ser adolescente
“Fue hermoso” dijo Ricky acerca de su adolescencia. “Muy distinto de lo que
es ahora, fue en el ´86, ´87, ´88, ´89. En esa época- y es algo fundamental-
tenía un grupo de amigos que aún conservamos, muy unido y muy buena gente.
Muchos fueron parte de encauzar mi destino, fueron espejos”. El club, la calle,
las casas, aquella época despierta nostalgia en Ricky. “Siento mucho no poder
tener el tiempo para venir”, porque ahora vive en Bahía Blanca. Con la mente
recorre la esquina, recuerda la canchita y los juegos, los pibes.
“No te abatas jamás el pesimismo
a extremo atroz de perturbar tu calma
piensa que tienes alma y… al tener alma
tienes a Nuestro Dios contigo mismo”…
Así declara el poema de Olga desde un mueble de madera, cerca de los ruidos
cotidianos de la cocina del Museo del Puerto. Porque los objetos tienen el alma
de los seres queridos y crujen y confiesan vida cuando son movidos por la
memoria.

ORÍGENES
La entrevista pertenece al Archivo Oral del Museo del Puerto, en el marco
del proyecto Hechuras. Es un intento de desnaturalizar la relación que todos
los días establecemos con los objetos. El museo exhibe en sus salas muchos
objetos hechos a mano por un jubilado en su tiempo libre, una vecina mientras
escucha la radio, un navegante cuando no está embarcado. Una botella llena de
tierra de colores, una cortina bordada para poner en la ventana de la pieza, la
casita de Tucumán en miniatura. Hechuras, objetos cotidianos y únicos a la vez,
que remiten a un contexto de época, a ciertas relaciones sociales, pero también
a la historia particular de quien los construyó, sus sueños y sus modos de usar
el tiempo libre.

facebook
Twitter
Follow
2016-10-11 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp