©Todos los derechos compartidos

Fotos de una construcción
Un pequeño álbum de fotos puede aportar una mirada distinta de un momento histórico y de una construcción. El puerto militar, sus constructores, los ingenieros y los descendientes, la cotidianeidad hecha muestra.
Categoría: Cultura

Un pequeño álbum de fotos puede aportar una mirada distinta de un momento
histórico y de una construcción. El puerto militar, sus constructores, los
ingenieros y los descendientes, la cotidianeidad hecha muestra.

Continúan los festejos por el Bicentenario de la Patria en la ciudad, así lo
entiende también el Museo y Archivo Histórico que inauguró una inédita muestra
fotográfica. Sebastián Dates, descendiente de los ingenieros constructores del
Puerto Militar de Bahía Blanca, fue uno de los responsables del rescate de la
obra de ingeniería en la Base Naval Puerto Belgrano, tanto él como sus
familiares fueron recibidos en el lugar junto a autoridades del Museo Naval y
la Jefatura de base y pudieron conocer la construcción de su pariente.

Rescate
“Son empresas civiles que vienen a realizar estas obras en el puerto y que
ya tenían sus antecedentes en otros puertos del Río de la Plata, es decir que
es muy interesante contar con un material inédito que te muestra esta cotidianeidad
durante la construcción del puerto, las primeras obras, algunas aún no se
pueden encontrar, algunas han perdurado y otras no. La mayoría de las obras que
la gente ve actualmente son obras posteriores o el comienzo de parte de estas
obras, de manera tal que Sebastián Dates, que es descendiente de un bisabuelo y
un tatarabuelo que participaron de la construcción es quien dona este álbum, ya
hace un año, y pudimos concretar esta exposición”, introduce Ana Luisa Dozo,
directora del museo.

Antecedentes
Domingo F. Sarmiento fue el impulsor de la Escuadra Nacional, que
paulatinamente se fue convirtiendo en Escuadra de Mar. En el año 1895 se
entabló el debate si el puerto para la Armada de la República debería estar en
los puertos de La Plata o en Puerto Madero, siempre dentro del Río de la Plata.
El Centro Naval había premiado en su certamen anual al entonces teniente de
navío Félix Dufourq por su tesis de que el puerto debía situarse en la Bahía
Blanca, más precisamente en el fondeadero llamado «Pozos del
Belgrano», desestimando los anteriormente nombrados con argumentos de
origen técnico y estratégico, planteando que, de ubicarse el puerto militar
cerca de alguna de las grandes ciudades, éstas quedarían expuestas en caso de
desatarse una guerra.
La construcción del Puerto Militar de Bahía Blanca, actual Base Naval Puerto
Belgrano, estuvo vinculada a la idea del gobierno nacional de aumentar, equipar
y modernizar la flota de la Armada, con la incorporación de los grandes
acorazados San Martín, Belgrano, Pueyrredón y Garibaldi. El poder Ejecutivo
envió al Congreso un proyecto de construcción de un dique de carena de gran
envergadura, para limpiar y reparar dichas naves.
Tomada la decisión de construir un puerto en lugar de solo un dique de carena,
comenzaron las primeras gestiones ante el rey de Italia, Humberto I, para
contratar a algún ingeniero especializado y experimentado en obras navales. A
principios de 1896, se conoció el nombramiento del ingeniero Luigi Luiggi, un
prestigioso profesional oriundo de Génova quien, según el contrato, debía
estudiar y analizar la posibilidad de emplazar el puerto militar en Puerto
Belgrano y buscar otros sitios eventualmente más aptos. Así, a fines de febrero
llegó Luiggi a Bahía Blanca e inmediatamente comenzó su tarea, recorriendo toda
la extensión del litoral marítimo argentino.
Finalmente, elevó el informe preliminar donde afirmaba, y coincidía con
Dufourq, que el lugar más apropiado para localizar el complejo portuario era
Puerto Belgrano, asistiéndole ventajas de índole técnica, estratégica y
económica. Respetando dicho informe, el entonces Presidente de la Nación Dr.
José Evaristo Uriburu envió al Congreso un proyecto de ley para la creación de
un puerto militar, el primero del país. En sesión secreta, la ley fue aprobada
el 30 de noviembre de 1896.

Avances
Durante 1897 lentamente comenzaron los primeros estudios y trabajos
preliminares del complejo militar, los trabajos comenzaron a desarrollarse casi
en simultáneo en tres sectores: Punta Alta, donde se construían el dique de
carena, los muelles y arsenales, Arroyo Pareja, asiento principal de los
materiales y Punta sin Nombre, sitio de emplazamiento de las baterías. El ritmo
de obra inicialmente no fue acelerado, debido a problemas de financiación por
parte del Estado como así también a los inconvenientes en la provisión de los
materiales, que hasta la llegada del ferrocarril se llevó a cabo por vía
marítima desde Bahía Blanca hasta el citado Arroyo Pareja. El 18 de abril se le
adjudicó, mediante decreto del poder Ejecutivo, la gran mayoría de los trabajos
a la empresa de capitales holandeses Dirks, Dates y Van Hattem, comprendiendo
la construcción de un dique seco, un antepuerto y un canal de entrada, a los
que luego se sumarían las baterías de Punta Sin Nombre.
El 12 de mayo de 1898 se firmó un acta de compromiso entre el ingeniero Luiggi
y los empresarios adjudicatarios dando comienzo a los trabajos, los cuales una
semana después, se inauguraron oficialmente con una sencilla ceremonia que
incluyó la visita al lugar de importantes funcionarios provinciales y
nacionales. A partir de ese momento, estos serían realizados prácticamente sin
pausa, hasta la finalización de las obras incluidas en la primera etapa, el 8
de marzo de 1902. Uno de los constructores del puerto militar más importante de
Sudamérica, fue Willem Hendrik &Johannes Willem Dates.

Historia y familia
“La comunidad holandesa más importante del país se encuentra en Tres
Arroyos. La representación consular nos vino a visitar con motivo de esta
muestra” agregó la directora. La visita inaugural de la familia Dates y las
autoridades consulares no conocían las instalaciones del Museo y Archivo
Histórico, “cada actividad que hacemos es un motivo para que nuevas personas
conozcan las instalaciones del museo”.
La muestra inaugurada en el mes de julio es posible visitarla hasta fin de año.
“Hemos tratado de dejar un sector para estas exposiciones que no son
permanentes, hemos asignado esta galería de ingreso más la sala de acceso
administrativo”.
La familia Dates es oriunda de la ciudad de Westerlee, en la provincia de
Groningen, Holanda, donde vivieron por casi dos siglos- entre la mitad del
siglo XVII y la mitad del siglo XIX. Dates era ingeniero y llegó a la Argentina
el 25 de abril de 1889 en el buque «Ducchesa di Genova», a los 37
años de edad, para continuar las obras del puerto de Ensenada, que habían sido
iniciadas por el ingeniero, también holandés, Johan Abel Adriaan Waldorp.
“El puerto militar corresponde a una instalación estratégica, llegó a ser el
más importante de Sudamerica, en realidad tiene una dimensión significativa y
no está ocupado en su totalidad. Antes las casas que eran de distinto estilo
estaban todas habitadas, hoy muchas de las personas que cumplen funciones en
este lugar y que vienen transitoriamente no siempre se alojan en el hotel de la
base o en las casas disponibles. De manera tal que eso en el mantenimiento
tiene una incidencia”, aportó Dozo.
“En las fotos se pueden ver las casas sobre pilotes, habitadas por los
ingenieros, los obradores de trabajo, incluso muestran cómo compartían con sus
familias toda la estadía laboral, mientras duraban las obras. No hay que pensar
el tiempo que estaban dedicados al trabajo como en la actualidad si no que
permanecían muchos meses fuera de sus hogares, por eso se trasladaban con sus
familias, aparecen en las imágenes niños o familias que los vienen a visitar.
Aparecen imágenes de pic-nic en los polvorines o donde se está haciendo un
asado”, describió. “Si bien el Museo Naval tiene un patrimonio muy rico entorno
a esto, y también tiene una maqueta del primer dique de carena que esta empresa
construyen”. La familia Dates tuvo oportunidad de conocer las obras realizadas
por sus antepasados, “que no las conocían, programamos una visita a la Base Naval
y los acompañamos. Es parte de su historia familiar”.

TRABAJO EN COLABORACIÓN
Se logró un tamaño de foto aceptable y de buena definición gracias al
trabajo del diseñador Daniel Saladino. El banner de invitación fue producción
de Horacio Quiroga. La investigación es del personal del Museo, Dozo junto a
Pablo De Beistegui y Daniel Calco en el montaje y puesta en escena de la
muestra.

VISITADÍSIMO
Continúa el ciclo de visitas guiadas. Los días martes a la mañana y jueves
por la tarde están dedicados a las instituciones escolares u otras
organizaciones que pacten realizar los recorridos por la muestra. “Cada grupo
de escolares que viene es un desafío distinto y de a poquito intentamos mejorar
el servicio a la comunidad”. El Museo recibe muchísima afluencia de extranjeros
que visitan la ciudad. Las visitas se solicitan en el teléfono 4563117.

facebook
Twitter
Follow
2016-08-22 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp