©Todos los derechos compartidos

Tercera edición
La noche del domingo 26 de julio se realizó otra entrega de los Premios Platino del Cine Iberoamericano.
Categoría: Cine

La noche del domingo 26 de julio se
realizó otra entrega
de los Premios Platino del Cine Iberoamericano.

Cada ceremonia de los Platino se realiza en un escenario diferente y un
diferente país de la región y este año fue en el Centro de Convenciones de
Punta del Este con la conducción del mexicano Adal Ramones, la uruguaya Natalia
Oreiro y el español Santiago Segura.
 La coproducción argentino, colombiana,
venezolana El abrazo de la serpiente
(Ciro Guerra; 2015) fue la gran ganadora de la noche al conseguir siete
estatuillas -a la mejor dirección de arte; mejor fotografía; mejor montaje; mejor
sonido; mejor música original; mejor dirección y el premio mayor a Mejor Película
Iberoamericana de Ficción.
Se trata de un drama rodado en blanco y negro que refleja la relación entre un chamán
y dos científicos que intentan encontrar y estudiar una planta considerada sagrada
por los nativos amazónicos, que fue elogiado -también estuvo nominado al Oscar
como mejor film extranjero representando a Colombia-, pero poco distribuido comercialmente
y quizás logre conseguir un poco más de visibilidad con estos premios.
Dolores Fonzi y Guillermo Franchella fueron considerados respectivamente como la
mejor actriz y actor por sus roles en La
patota
(Santiago Mitre; 2015) y El
Clan
(Pablo Trapero; 2015).
Por su parte, el film chileno El Club
(Pablo Larraín; 2015) se llevó la estatuilla al mejor guión; el guatemalteco Ixcanul (Jayro Bustamante; 2015) a la
mejor opera prima; la coproducción chileno-española El Botón de Nácar (Patricio Guzmán; 2015) al mejor documental y el español
Atrapa la Bandera (Enrique Gato;
2015) a la mejor animación.
Los momentos especiales los protagonizaron la Nobel de la Paz Rigoberta Menchú
que presentó y entregó el premio al Cine y Educación en Valores a la producción
brasileña ¿Qué horas ela volta? (Anna
Muylaert; 2015) y Ricardo Darín que logró el único aplauso de pie de la velada al
agradecer su Premio de Honor del Cine Iberoamericano haciendo hincapié en la
necesidad de que los profesionales de la región unan sus esfuerzos.
Una gala fría, a pesar de su evidente valor como vidriera y punto de encuentro para
la industria cinematográfica iberoamericana, pero que tendrá pulirse porque
esta edición tuvo los mismos problemas que las dos previas: tiempos muertos,
demasiados números musicales sin conexión cinematográfica -salvo el fin de
fiesta de Rubén Rada-, un guión tan forzado que hasta el histriónico Santiago
Segura parecía fuera de lugar y faltas de respeto gratuitas como que los actores
y directores puedan agradecer a gusto y los ganadores de rubros técnicos no.
Hasta el momento, una iniciativa loable que se queda en buenas intenciones.

facebook
Twitter
Follow
2016-08-01 00:00:00
Relacionados
ESTEMOS CONECTADOS
campañas
144 600x600px (1)
137 (1)
adhesiones
adhesion facundo 600x325px (1)
adhesion lopez 600x325px (1)
última Edición
Cooperativa Ecomedios
Nos apoyan
Nosotros
Ecodías es una publicación de distribución gratuita.
©Todos los derechos compartidos.
Registro de propiedad intelectual Nº5329002

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material y enviar una copia a la editorial.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

Desarrollado por Puro Web Design.

RSS
Follow by Email
Telegram
WhatsApp