DERECHOS Derechos Humanos

Fecha: Martes, 12 Enero, 2021 - 00:00

Visibilizan las tareas de cuidado

El Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (Mmgyd) continúa trabajando por una redistribución más justa y un reconocimiento dentro de la esfera económica.

Se impulsó la campaña nacional "Cuidar en Igualdad. Necesidad, derecho y trabajo" que busca la promoción, recuperación, reflexión y resignificación de sentidos, prácticas, hábitos, costumbres y paradigmas sobre la temática, con el objetivo de contribuir a un abordaje de los cuidados desde una mirada federal e integral, con enfoque de derechos e igualdad de género.
De esta forma, la iniciativa pretende visibilizar la importancia de las tareas de cuidado en el sistema socioeconómico y ubicarlas en el centro de la escena pública, a través del diseño de políticas integrales que involucren a todos los actores que tienen injerencia en la organización social de los cuidados en Argentina: Estado, mercados, comunidad encabezada por las organizaciones sociales y las familias.

Gestión pública
Una de las primeras medidas que se llevó adelante fue la creación del área Cuidados, teniendo en cuenta la necesidad de traducir la voluntad política de promover la gestión del cambio cultural en recursos concretos y tangibles. El siguiente paso será la elaboración de un mapa federal, en colaboración con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Además, se dispuso una mesa interministerial de Políticas de Cuidado que reúne a trece organismos del Poder Ejecutivo Nacional para debatir y planificar políticas que aporten a una organización social del cuidado más justa, que logren una mejor redistribución familiar y social de la tarea y entre los géneros, y que aporten también a reconocer el cuidado como una necesidad, como un trabajo y como un derecho.
En este sentido, la actual organización de los quehaceres resulta ser un eje a considerar respecto a las desigualdades entre los géneros y un elemento clave a la hora de pensar en el desarrollo sostenible. Se trata de un aspecto que fue históricamente invisibilizado, social y económicamente, y librado a decisiones en el marco de la esfera privada de las familias.
De esta manera, mediante el accionar gubernamental se propone al Estado como garante de tal derecho y agente de cambio en las dimensiones culturales, políticas y comunicaciones de cada territorio provincial con el fin de que haya una redistribución de la organización de los cuidados bajo una mirada igualitaria y con respeto a todas las identidades existentes.

Aportes sociales
Los cuidados son las actividades y tareas que se realizan en el día a día para sostener la vida. Son centrales y universales, demandan tiempo, capacidades y esfuerzos que los instituyen en un trabajo que no se ve ni se valora: pueden ser pagos, no pagos, basarse en lazos familiares o comunitarios, brindados por el sector público o por instituciones privadas. La labor doméstica y de cuidado ha recaído históricamente en las mujeres, que le dedican tres veces más tiempo que los varones. La división sexual del trabajo ubica a los varones en el rol de proveedores y a las mujeres, travestis y trans en el de reproductoras y cuidadoras.
“Redestribuir los cuidados, significa redistribuir la economía y que sean brindados de por cualquier entidad de manera igualitaria. El Estado tiene un rol central para garantizar que los cuidados se realicen en condiciones dignas”, indicaron referentas de la campaña. Esto se llevará adelante junto a empresas, sindicatos, organizaciones sociales, familias y comunidades, generando las condiciones para que los cuidados se organicen de una manera más justa y equitativa.
“Solo cuatro de cada diez hogares responden al modelo de familia tipo, heterosexual y con niñes. Esta distribución inequitativa es el nudo de las desigualdades de género. La brecha en los cuidados genera la brecha salarial y también está atravesada por otras desigualdades como la violencia machista, la clase social, el origen étnico o geográfico”, sostuvieron.
A través de una agenda de justicia social respecto a los cuidados, surge un salto superador que contempla de manera integral y federal tanto las necesidades de las personas cuidadas, como la ampliación de los derechos de quienes históricamente se dedicaron a cuidar.

HISTORIAS TRANSFORMADORAS
Las mujeres protagonizan el trabajo cotidiano y son las portadoras de sus propias experiencias. “El cuidado tiene que ver con todo. No está bueno no valorar a quién lo hace. Algunas mujeres eligen hacerlo y eso está bien, lo que no está bueno es que le digan que no está haciendo nada o que no es un trabajo. No es una cosa exclusiva de las mujeres”, afirmó Viviana Chávez, ama de casa y representante del Sindicato de Amas de Casa de José C. Paz. Una de las labores con menos reconocimiento social y se realiza en cada uno de los hogares, donde se produce la alimentación, la atención y el acompañamiento en la enfermedad, la higiene personal, de la vivienda, de la ropa y la creación de condiciones para el descanso.
Leticia Peralta es licenciada en Nutrición, desempeña su labor en la terapia intensiva de personas adultas del Hospital Posadas. “El 70% del departamento somos mujeres, tiene una amplia presencia femenina. La tarea es esencial en la cotidianidad del funcionamiento del hospital, porque nos encargamos de adaptar las necesidades nutricionales al momento que el paciente está pasando”.

Autor: Redacción EcoDias