NUESTRA COMUNIDAD Locales

Fecha: Martes, 7 Julio, 2020 - 00:00

Vecinas y vecinos se organizan para ayudar

La Asociación Vecinal del barrio Saladero trabaja semanalmente a pulmón para poder propiciarle el almuerzo y la merienda a cientos de familias de la zona.

Desde el inicio de la pandemia, la crítica situación en los barrios vulnerables se agudizó notablemente. Comer se volvió un privilegio para vecinos y vecinas que gracias a la contención de organizaciones e instituciones de la comunidad pueden hacer frente a la realidad.
La agrupación vecinal de Saladero está constituida por Ángela, Claudio, María, Yesica, Silvia, Domingo y Javier quienes brindan voluntariamente su labor recibiendo, organizando y entregando donaciones de alimentos y abrigo.
Como cada fin de semana, el equipo se reúne para realizar ollas populares para garantizar el plato de comida. En diálogo con la Cooperativa EcoMedios, la presidenta de la Junta, Katty Aponte, manifestó “hacemos bolsones de emergencia, según la situación. Lo poco que podemos tener lo compartimos”.
“Cocinamos viernes y sábados dos ollas grandes de comida que se reparte a la gente del barrio pero a veces no nos alcanza. Una vez cada tanto hacemos merienda, según lo que vayamos consiguiendo”, expresó.

Crecen las necesidades
Hasta el momento la Junta Vecinal recibió donaciones de vecinos de la ciudad y entidades tales como el Consorcio del Puerto de Bahía Blanca, la Bolsa de Trabajo de Urgára, la Delegación de Ingeniero White, la Asociación de Ganaderos bahiense, el Banco de Alimentos, entre otros.
La Municipalidad también asiste con la entrega de bolsones cada quince días. Sin embargo, además de mostrarse agradecida con quienes siempre les dan una mano, Aponte pidió a la comunidad: “Que no nos dejen de lado, Saladero es un barrio muy necesitado y siempre necesitamos ayuda”.
Asimismo, Aponte explicó que las familias del barrio viven el día a día y que las demandas no están solo en alimentos sino también en abrigo para hacer frente al inverno, en leche para sus hijos y leña y garrafas para calentar los hogares.
“El sábado hicimos ñoquis y vinieron personas que nunca vinieron a retirar, también había gente de Boulevard y de White”, agregó la referente respecto a la velocidad en la que aumentan las necesidades y la importancia de recibir más donaciones.

Autor: Redacción EcoDias