DOCUMENTO Derechos Humanos

Fecha: Lunes, 5 Abril, 2021 - 00:00

Memoria, Verdad y Justicia

Los Organismos de Derechos Humanos organizaron una caravana para conmemorar el aniversario del golpe cívico-militar. Además, replicaron imágenes de la adhesión local de la campaña Plantamos Memoria. El 24 de marzo compartieron una declaración junto a la Mesa x el Juicio y Castigo.

“A 45 años del nefasto Golpe Genocida de 1976, debido a la emergencia sanitaria y, porque respetamos, valoramos y cuidamos la vida; no podemos marchar por segundo año y estar masivamente abrazándonos en las calles como solemos, necesitamos y nos gusta hacerlo. Tampoco tendremos el histórico acto dentro del predio de La Escuelita, que año tras año realiza la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y que acompañamos multitudinariamente.
Pero esta situación, no nos impide recordar y homenajear como cada año a nuestros 30.000 compañeros y compañeras desaparecidas, las y los presos políticos, las y los exiliados, las y los sobrevivientes; y reivindicarles a todes, cada uno, una y a sus luchas.
Tampoco nos impide evaluar este último tiempo transcurrido, nuevamente, de la mano de un gobierno nacional y popular que pretende a todas luces recuperar el camino andado en políticas de Derechos Humanos por los gobiernos de Néstor y Cristina
. Sin embargo, este último año el contexto de pandemia y cuarentena ha dejado a la vista la necesidad inequívoca de poner el foco en las instituciones de seguridad que parecen perpetuar las prácticas de la dictadura en todos los hechos de violencia institucional que se han sucedido, y que sin una política inmediata y certera, sin duda, seguirán sucediéndose.
También necesitamos políticas públicas que permitan una celeridad con el Juicio y Castigo a los Civiles, quienes arengaron y se beneficiaron con la persecución del pueblo trabajador, fundamentalmente. El ejemplo local más emblemático y más impune de participación civil, es el diario local La Nueva Provincia, del clan Massot.
Este diario genocida de la ciudad no apoyó solamente la dictadura desde el 1976 al 1983, sino que acompañó y propició cada uno de los Golpes de Estado en nuestro país, sobre todo desde el 1955 en adelante. Tampoco cometió ningún “error” con su participación activa en el Terrorismo de Estado: Fueron parte de un plan sistemático y participes necesarios del genocidio cometido en nuestra ciudad y país, y es por eso mismo que están imputados por delitos de lesa humanidad, algo no resuelto aún por este poder judicial corporativo que encubre a la pata civil, y por supuesto si son poderosos, mucho más.
Ningún “avatar” nos provocó “dolor” durante la dictadura genocida y los años previos. Lo que pasó en nuestras vidas y en nuestra Patria fueron asesinatos, torturas, violaciones, robos de bebés y desapariciones a miles de compatriotas, entre ellos nuestras familias, y sus compañeros, compañeras; donde el objetivo y el plan sistemático, fue el exterminio y disciplinamiento de los sectores sociales movilizados que se interpusieran al programa de reestructuración económico-social neoliberal digitada desde los EEUU, que ya se encontraba en marcha en toda América Latina. Eso fue lo más trágico que se impuso durante la dictadura, y con los posteriores gobiernos neoliberales. Las y los desaparecidos de esas políticas son las personas excluidas, las personas a las que se les niegan las oportunidades.
Los Organismos, junto a familiares y sobrevivientes seguimos luchando infatigablemente, para que de una vez por todas llegue el Juicio y Castigo a la pata civil de la dictadura, como también a los civiles que actuaron con anterioridad al Golpe, secuestrando, torturando, asesinando y sembrando el terror, como la banda criminal de la Triple A. Este 24 de marzo, nos encuentra a punto de concretar la
primera sentencia a cuatro integrantes de esta patota asesina. Un hecho histórico, donde las historias y crímenes silenciados por 45 años, estallaron en esta Bahía del silencio y el ocultamiento, trascendieron el anonimato y la charla de café, para ser juzgados, y pronto condenados, en un Tribunal. El recorrido de este juicio sirvió para desenterrar silencios, pero también para evidenciar complicidades, conveniencias e hipocresías. Hoy, como dice el gran León Gieco, en Bahía Blanca, la memoria pincha hasta sangrar a los pueblos que la amarran y no la dejan andar libre como el viento. Ya no hay lugar para distraídos ni desmemoriados.
A nosotras, nosotros, en nuestra militancia no nos mueve ningún dolor personal, mucho menos el odio ni el resentimiento, a nosotras y nosotros nos mueve una profunda convicción de lucha colectiva, por lo mismo que luchaban nuestros y nuestras 30.000, por una Patria más justa, igualitaria, equitativa, libre y soberana. Nos mueve el sueño de un pueblo feliz con justicia social.
Hoy no se necesitan de dictaduras salvajes para imponer la explotación, la miseria y las desigualdades, con mimetizarse mediáticamente, aggiornarse a los discursos políticamente correctos, y hacer creer que todos tiramos para el mismo lado banalizando la lucha por los DDHH alcanza, para que los mismos “empresarios exitosos” que antes golpeaban los cuarteles, hoy sean quienes se benefician con las políticas neoliberales, en detrimento de la explotación de las y los trabajadores, el despido de personal de sus empresas, la precarización y la persecución laboral
. Mientras ellos y sus meritócratas socios, se llevan la plata a paraísos fiscales.
El otro partícipe necesario, para aplicar esas políticas neoliberales, tal cual como fueron necesarios para llevar adelante el genocidio en dictadura, es sin dudas el Poder judicial, que no son ni más ni menos que fiscales y jueces corruptos que junto a los medios hegemónicos permiten imponer modelos económicos para los cuales antes se necesitaban dictaduras. Hoy con el lawfare les alcanza. Les alcanza para encarcelar y perseguir de manera arbitraria a las y los opositores políticos. Exigimos la libertad de todas y todos los presos políticos de Argentina.
Es por eso, que el pueblo argentino necesita con urgencia una reforma judicial de fondo, para terminar con esta práctica nefasta. Necesitamos una Justicia transparente, más humanizada y feminista.
Estas son nuestras máximas, las mismas que las de los y las 30.000.
Antes de finalizar le queremos rendir nuestro homenaje a compañeros que nos han dejado en este corto tiempo. Homenaje a nuestro querido y gran Eduardo “Chiquito” Hidalgo, ex detenido desaparecido, hermano de Daniel y cuñado de Olga, asesinados por la dictadura genocida, miembro histórico de la APDH local desde hace 36 años y nuestro mayor referente de vida, compañero y guía. Para los Organismos de DDHH Eduardo deja un vacío enorme e irreparable.
También recordamos a nuestro queridísimo Turko Luis Salomón, fotógrafo comprometido con la lucha de los Organismos y los Derechos Humanos, un imprescindible, y a Miguel Pereyra, el querido Mafo, siempre a nuestro lado en cada marcha y cada convocatoria y valiente testigo en los juicios.
¡Todos sin duda, irremplazables compañeros que honraremos en cada marcha y cada lucha, hasta que todo sea como los y las 30.000, ellos y nosotres lo soñamos!
Por una Patria Justa, Libre Soberana, e igualitaria, con plena Justicia Social. Por encontrar a cada nieta y nieto, hermano y hermana que nos falta. Con las y los 30.000 como bandera, siempre: Memoria, Verdad y Justicia.
30 mil compañeras y compañeros desaparecidos presentes”.


H.I.J.O.S. Bahía Blanca
Red x el Derecho a la Identidad Bahía Blanca
Familiares de Desaparecidxs
Nietas y Nietos de Desaparecidxs
MESA x el Juicio y Castigo Bahía Blanca

Autor: Redacción EcoDias