CUIDATE AMIGA Interés general

Fecha: Miércoles, 30 Enero, 2019 - 00:00

La estafa en clave de mujeres

Alerta en Bahía Blanca ante el regreso del sistema de engaños denominado “Telar de los Sueños” o “Telar de la abundancia”, un sistema piramidal de estafa que la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos advirtió como un fenómeno “con posibles consecuencias perjudiciales para el patrimonio de parte de quienes participan”.

Invitación recibida WhatsApp para formar parte de un “telar”.

“Holisssss!!!!!
Yo... te invito a tejer sueños... a hacer realidad tus sueños... a conocer mujeres maravillosas... empoderadas... energéticas... de confianza y buena vibra...
Daleeee!!!!
Te animás a tejer sueños juntas????
Pensalo…
El Universo es sabio…”

2019. Bahía Blanca. Silvia atendió su teléfono. Una ex compañera de trabajo, Estela, la invitaba a su casa para charlar y compartir unos mates. Todo hasta ahí estaba dentro de lo esperable, aunque no la veías hace un tiempito. Lo que descolocó a Silvia fue la propuesta que Estela le iba a hacer.
Silvia trabaja doble turno y se hizo un momento para ir a la casa de Estela y en la puerta se enteró que la reunión era para más personas. Romina, otra conocida de Estela estaba allí.
En Bahía Blanca a las dos mujeres, Estela les propuso ser parte de una movida en la que podrían “empoderarse” y lograr la “abundancia” que se merecen por ser mujeres, les propuso ser parte del “Telar de sueños”, un sistema de estafa por el que hay alertas en todo el mundo hace años y que reflota cada cierto tiempo y deja un tendal de incautas víctimas de engaños.
En este caso la propuesta concreta fue regalarle abundancia a una persona que no conocen para que pueda cumplir sus sueños. El regalo es un monto de dinero: 56.0000 pesos y la promesa del universo por tal acto es que quien regala luego recibirá, con la incorporación de otras incautas, 448.000 pesos. Sí, donde dice REGALAR se debe leer eso, ya que son ocho las personas que en este engaño aceptan regalar cada una un dinero a una persona de apodo “Gachi”, una mujer que no conocen, que no saben dónde vive ni a qué se dedica. Y además ese regalo no tiene ningún recibo ni papeles donde conste que dieron ese dinero, ya que es un regalo.
Estela le habló a Silvia de los elementos; agua, tierra, aire y fuego, y les hizo referencia a sus características porque de esa manera se diferencian a las personas en el Telar de los Sueños bahienses y los roles que cumplen. Recuerda Silvia que esto lo hizo en un tono muy espiritual que nunca le conoció.
Silvia, que entró en alerta, le preguntó muchas cosas a su amiga ante esta propuesta y ahí se enteró que toda la dinámica comunicacional de las 15 mujeres, de las que se la invitaba a ser parte, se sostiene en un grupo de WhatsApp donde se mandan frases y arengas motivadoras, con un discurso de lucha contra las malas ondas y de ir tras tus sueños y que para que el sueño se cumpla debería encontrar a otras dos mujeres que encontraran otras y otras y otras y así recuperar su regalo y recibir más. En síntesis: una vez que entregás el regalo todo depende de vos y tu energía y lo abierta que estés a recibir abundancia.
Se le dijo que no pueden participar –en este Telar- mujeres policías, ni abogadas, ni embarazadas ni mujeres ancianas. Ante la consulta de Silvia del por qué, solo escucho un “es que en otros se armó bardo”.
El pago es en pesos, en un sobre y se te pide que escribas un texto de buenos deseos para la persona a la que le regalás esos 56 mil pesos. El regalo se entrega un lugar a convenir por
WhatsApp.
Silvia dijo que no podía incorporarse y que no contaba con ese dinero, la amiga insistió y le sugirió que hiciera como Romina que había pedido prestado a dos familiares el dinero con la promesa de devolverlo cuando recibiera los 448 mil. Silvia además las alerto a las dos mujeres sobre un sistema de engaño similar que ella recordaba haber visto en un informativo en la tv hace un tiempo pero se cortó el tema porque había que hacer la video llamada a Gachi para presentarle a Romina quien si decidió regalarle 56 mil pesos.

Telar de los sueños, Telar de la abundancia, Flor de la abundancia, Mandala de la abundancia, Loto de la abundancia, Rueda de amistad, Célula de gratitud, Fractal de abundancia; estas y varias más son las denominaciones que le dan a este sistema de estafa que se disemina en esta época a través de las redes sociales. Numerosas denuncias y noticias alertando en medios de comunicación no impide que ante la crisis económica las mujeres, caigan en este telar de engaños, adobadas con un discurso a las que muchas reconocen como nuevo que les habla de atender sus necesidades, de abrirse a lo que el universo les da y con un claro mensaje de desvinculación con lo dominante del sistema patriarcal y capitalista las mujeres caen a la espera de que recibirán regalos de dinero.

Viejo como la mentira
El sistema de estafa es una evolución de un viejo ardid que se remonta a 1920, se lo conoce como Método o Esquema Ponzi. Una operación fraudulenta de inversión (el regalo) que implica el pago de más que lo invertido a costa del ingreso de nuevos inversores. El nombre deriva de Carlo Ponzi el estafador que lo ideó.
El sistema conlleva un proceso en el que las ganancias que obtienen las primeras personas que invierten se generan gracias al dinero que aportan ellas mismas o por otras nuevas que invierten engañadas por las promesas de obtener, en algunos casos, grandes beneficios. En el telar es regalo 1 recibo 8. El sistema funciona solamente si crece la cantidad de nuevas víctimas que regalen su dinero. Se reconoce aquí el sistema piramidal ya que la única manera de cubrir los “regalos” es por medio del dinero de otras participantes de esa pirámide.
Una vez que no entra más gente a los “telares/mandalas/flores de abundancia” se hace imposible pagar las promesas y queda literalmente el tendal de mujeres que no recuperan su dinero.
La imagen de la flor de loto y los pétalos que acompaña sirve para entender el sistema y ver cómo sí es piramidal.
Basta escribir en un buscador de internet “Telar de la abundancia” para empezar a ver la serie de artículos escritos por las denuncias de personas que se vieron estafadas en La Rioja, Mendoza, Buenos Aires, Neuquén, Chile, Perú, España, etc.

Bahía Blanca
En nuestra ciudad al igual que en el país este sistema de engaño tuvo un climax en el año 2016. La proliferación de grupos de redes sociales con discurso de empoderamiento femenino fue determinante para, en esta nueva época, captar a mujeres en especial de clase media que buscaban acrecentar fácilmente sus ingresos.
2016. Bahía Blanca. “Me lo comentó una amiga, mayor ella, que había ingresado a un Telar en Capital Federal y me nombró gente que yo conocía. En esa época eran 1400 dólares lo que me pedía que aporte para ingresar. Yo lo primero que hice fue googlearlo porque me pareció raro y ahí saltaron las notas de diarios. Una era del Página12, de apenas unas semanas, donde se denunciaba que había mujeres estafadas. Mi amiga aun así juntó el dinero y lo entregó, consiguió que dos más aporten pero una se retractó y tuvo que devolverle la plata. Ella nunca recuperó lo que invirtió, que eran los ahorros que tenía. Es el día de hoy que no reconoce que la estafaron”, comenta Claudia.

Los elementos
El esquema de engaño tiene cuatro niveles, que se los nombra como a los elementos de la naturaleza: una persona “agua” que es el centro y es quien recibe el dinero que le regalan, dos “tierras”, cuatro que son “aires” y ocho que son “fuegos”.
Las personas fuego, son el nivel inferior que van aportando dinero para escalar en la estructura y recibir un monto de las nuevas ingresantes. Cuando la mujer que es “agua” recibe el pago de los ocho “fuegos”, se retira y allí la estructura se divide en dos, en las que cada “tierra” pasa a ser “agua”.
Los elementos fuego son los que hacen la inversión inicial con sus regalos y que recibe la persona agua. Una vez que el agua recibe el dinero sale del sistema, no tiene ninguna obligación para con las demás.
Como la ganancia obtenida depende de la inclusión en el esquema de nuevas mujeres que aporten su dinero, es claro que no se sustenta en el tiempo, es imposible sustentarlo al infinito. Allí el engaño y la trampa que muchas se niegan a reconocer.
El tinte de género que adopta esta modalidad es una vuelta que encontró la estafa en estas épocas de crisis del sistema patriarcal y la propuesta que muchas ligan a la economía social no es tal. Podemos observar esos detalles en el lenguaje que se emplea en la captación de mujeres para que aporten su dinero. Otro detalle es la solicitud que se hace de que se guarde en secreto lo que se conversa en los grupos de
WhatsApp y la premisa de no conocer ni hablar sobre cosas que den cuenta datos personales.
Un dato que no es menor es que en el proceso de captación de inversoras no se nombra la palabra inversión, ni dinero. Se habla de regalo y de cumplir sueños.
Cuando en una semana te es imposible encontrar dos inversoras te comienzan a correr con el discurso de que si no conseguís ese dinero es por “bloqueos internos”. A lo que te sugieren y comparten técnicas de desbloqueos y visualizaciones. Insisten una y otra vez para que logres tu meta, que es lo que necesita el telar. Hay una clara apuesta al
respeto entre las mujeres que entran, pero esto se diluye si deciden no participar. La confidencialidad es otro requisito ya que las invitaciones y posteos te los recalcan como privados, te exigen que seas cautelosa en quien invitás a entrar al Telar.
Quienes consiguen llegar a ser agua y recibir grandes cantidades de dinero no tiene responsabilidad sobre la estructura y si los demás no lo logran se sabe que no es su tema.
El que no existan documentos ni papeles que avalen depósitos dificulta las denuncias, que en argentina se hacen desde el año 2011. Llegó con diversos nombres esta estafa: “Telar de mujeres”, “Mandala de la abudancia”, “Telar de la abundancia” y “Flor de la abundancia” y se difundió y difunde a través de redes sociales como Facebook y WhatsApp.


¿Cómo funciona el telar de engaños?
“Te lo explican mostrando una flor de loto o mandala”.
1- La “flor de la abundancia” está formada por 15 personas, divididas en cuatro niveles: 14 que ocupan posiciones llamadas “pétalos” y una que ocupa el centro.
2- El cuarto nivel - Posición fuego. Son ocho pétalos / mujeres que son las últimas que ingresaron y son quienes regalan su dinero. Y confían en que la vida le regrese, multiplicada por ocho, lo que regalaron.
3- Tercer nivel - Posición viento. Son cuatro pétalos / mujeres encargadas de buscar y atraer nuevas “regaladoras de abundancia” para el telar. Que luego se agruparán en pareja, y se engancharan de un pétalo del siguiente nivel.
4- Segundo nivel - Posición tierra. Son las que están enganchadas de la mujer a que está en el centro de la flor y supuestamente la ayudan en motivar a las otras.
5- Primer nivel - Centro - Posición agua. Es quien recibe todo el dinero para hacer “sus sueños realidad”.
6- Cuando la “flor” o “mandala” está completa las ocho personas que están en el cuarto nivel, entregan la cantidad de dinero a quien ocupa la posición central. El monto es variable, en Bahía Blanca hay esquemas como el narrado al inicio del texto que rondan los 56 mil pesos por persona y se conoce que en realidad es por la convención que llega desde el año 2016 de su conversión en dólares que son
US$1400. Y es el monto del que se da cuenta en numerosas denuncias.
7- Cuando la mujer del centro recibe el regalo, sale de la flor. Las demás integrantes del telar se separan para crear dos “flores” o “mandalas, y las demás suben de posición en el telar. Ahora las dos personas que formaban el segundo nivel serán el centro de su propia estructura.
Ese sistema se repite mientras que quienes iniciaron esa pirámide y que ocuparon los tres niveles originales sin regalar dinero reciben ocho veces la cantidad estipulada y seguirán percibiendo lo que colocan los nuevos ingresos.

Denuncias y cuidados. Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos
En octubre del año 2016 y tras la difusión que tuvieron a través de las redes sociales estos supuestos mecanismos de inversión, “que promete un rápido y elevado retorno a cambio de un aporte inicial”, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) recomendó a las personas que crean haber sido víctimas de engaños con círculos de ahorro o inversión entre privados que presenten una denuncia penal por estafa.
Así la Procelac difundió consejos "para prevenir fraudes y abusos" ante el "supuesto mecanismo de inversión que promete un rápido y elevado retorno a cambio de un aporte inicial". Concejos que compartimos ante los avisos de estas maniobras en la ciudad.
A fin de prevenir a la ciudadanía sobre el fenómeno y de dotarla de la información necesaria en caso de ser contactada para participar en él, se sugirió tener en cuenta que:
Dado que el dinero ingresado no se destina a ninguna actividad que de por sí produzca utilidades, la posibilidad de obtener la ganancia prometida depende exclusivamente del ingreso de nuevos participantes.
A medida que se van creando nuevos grupos, se van necesitando cada vez más personas para completarlos, lo que aumenta las posibilidades de que el mecanismo se quiebre y se produzcan pérdidas.
La captación pública de dinero para su colocación en inversiones es una actividad que en nuestro país requiere autorización de las autoridades competentes (como el BCRA y la CNV), quienes controlan el funcionamiento de las entidades a efectos de proteger contra fraudes y abusos.
Antes de hacer una inversión, es conveniente conocer su funcionamiento, sus condiciones y sus riesgos, así como también obtener información acerca de la seriedad y solidez de quien la administra.
En caso de ser víctima de una estafa, es posible formular una denuncia penal ante las dependencias del Ministerio Público Fiscal. Con el paso de los días, se recibieron numerosas consultas y/o presentaciones, realizadas vía correo electrónico, de posibles víctimas que, a través de esta modalidad, habrían sido perjudicadas económicamente por diferentes individuos -algunos sin identificar- en el ámbito territorial de varias provincias (San Juan, Mendoza, Jujuy, Córdoba, La Rioja, etc.), con la particularidad de que todas ellas, por el momento, reflejarían posibles estafas y/o defraudaciones entre particulares. La investigación de esta clase de delitos compete, por disposición legal, a las jurisdicciones provinciales, no a la federal, en virtud de las autonomías que poseen las provincias en nuestro diseño constitucional.

Por estos motivos, la Procelac -organismo del Ministerio Público Fiscal de la Nación especializado en criminalidad económica organizada propia del ámbito federal, conforme la ley 27.148 y la resolución PGN 914/12- sugiere a aquellas personas que consideren que han sido víctimas de este tipo de estafa, realizada mediante la mecánica de la “Flor de la Abundancia” que, si así lo desean, pueden formular su denuncia en la sede de la fiscalía de la respectiva jurisdicción provincial, describiendo, dentro de lo posible, el detalle de los hechos ilícitos denunciados y las personas que hubieran participado en ellos, y aportando o señalando las pruebas que podrían servir para acreditarlos.
Si se encuentran en el interior del país, corresponde que se dirijan a la fiscalía provincial de su domicilio, donde su denuncia podrá ser recibida o, al menos, podrán ser orientadas acerca de cómo dar curso a su caso.

Finalmente, la Procelac hace saber que se encuentra a disposición para asistir a las Fiscalías Nacionales en lo Criminal de Instrucción de esta Ciudad que reciban denuncias relacionadas con esta modalidad de “la Flor de la Abundancia” u otras similares, así como también en todos los casos en que, por sus especiales características, se detecte alguna posible manifestación delictiva vinculada a delitos federales, como por ejemplo lavado de activos y/o intermediación financiera no autorizada (arts. 303 y 310 del CP)”.

Cuídate amiga
Personas denunciadas y causas abiertas por estafas en varias partes del país y difundidas por medios de comunicación masiva no desalientan ni a las inescrupulosas y embaucadoras de quienes inician los esquemas conociendo el sistema perverso, ni tampoco alertan a las cientos de mujeres incautas que en nuestra ciudad también, creen que este tipo de seudo inversiones pueden ser reales y legales y que también creen en estos discursos que, por cierto, nada tienen que ver con la real abundancia, ni con el real empoderamiento de las mujeres, ni con tomas de conciencia. Un tema a profundizar, puede ser el por qué somos las mujeres a quienes más se apunta y quienes más caemos en estos engaños; se puede intentar, también, reflexionar sobre las motivaciones actuales en los sectores más afectados y cómo la crisis económica imperante en el país empuja a soluciones mágicas, entre otras tantas cosas.
En este sistema de engaño para todas no hay flores, sino deudas; lo que se tejen no son telares sino que son estafas y por ende la necesidad de seguir timando que tienen las estafadas para, por lo menos, recuperar lo que “regalaron” y que fue lo que financió a las primeras bases de esa pirámide de estafa que son las únicas que ganan.

** Los nombres reales de las mujeres entrevistadas para este informe fueron resguardados. 

Autor: Por Natalia Carabajal Figueroa