TALLER Instituciones

Fecha: Martes, 16 Mayo, 2017 - 00:00

Historias en historieta

Biblioteca Rivadavia ofrece un nuevo taller gratuito, la historieta llega para que los más pequeños se diviertan aprendiendo recursos y trucos para reír, contar y compartir.

“Por primera vez dicto el taller de historieta en la Biblioteca Rivadavia, hace años que lo hago en otros espacios”, aseguró Andrés Farías, encargado de los 9 encuentros. El taller está orientado a chicas y chicos de 8 a 12 años, "por el tipo de material que puedo aportar a un grupo que es un poco homogéneo, por las consignas que se dan. Además, tienen menos prejuicio para dibujar, les gusta más, se copan mucho para dibujar historietas". Según Farías, "los adolescentes se enganchan menos, creen que no saben dibujar, no les gusta".

Propuesta
La intención de la actividad es que “cada uno hace lo que le gusta, hay chicos que son fanáticos de las historietas de superhéroes y sus dibujos van un poco para ese lado, hay otros que les gustan más los chistes entonces van por la historieta humorística o que sea una historieta narrativa, de una o dos páginas, pero humorística". Durante los encuentros Farías planifica pasar por los distintos géneros, “es bastante abierto y las consignas también porque entre 8 y 12 hay muchas diferencias, eso permite que cada uno vaya a su ritmo. Vemos cosas básicas de la historieta, algunos recursos que se usan, símbolos, el típico globito, los movimientos".
Una de las cuestiones a tratar al comienzo del taller es resolver los mitos y juicios que tienen los propios chicos sobre su arte natural, “hay chicos que les gusta mucho dibujar y después les cuesta empezar, hay otros que van acomplejados con el dibujo, se traban con eso, tampoco es que tengan problemas". Los materiales necesarios para participar son “las ganas porque los otros recursos son muy simples, un papel y algo que escriba, puede ser cualquier cosa, acuarela, lápiz, pincel, tinta china. Si tenés ganas de hacer una historieta te arreglás con cualquier cosa”. Incluso la idea impuesta de que hay que saber dibuja se rompió, antes se pensaba que era para quienes sabían hacerlo y ahora se aceptó un poco más que un dibujo que no esté técnicamente bueno o que no sea una persona que estudió para ello igualmente puede hacer un dibujo humorístico o un dibujo que comunique bien, que sea una historia bien contada o un chiste bien resuelto”.

Un recorrido propio
Farías no fue de niño aficionado a dibujar historietas, “empecé hace 10 años, de grande ya, no es que fui un chico que toda su vida dibujó historietas. Leí, me gustó y empecé a hacer casi sin querer, le empecé a dar más participación a ese aspecto de mi persona. Hoy en día es mi actividad principal: hacer historietas y dar talleres”. Con una inclinación a la historieta de humor gráfico, el historietista trabaja para revistas y publicaciones, autor de “La Dura Vida” y “Adiós, mundo cruel”. Las historietas aparecen la página facebookera “Andrés Alberto, historietas”.
La mayor popularidad de las historietas es responsabilidad de Internet afirma Farías. “Antes para que alguien te lea te tenía que contratar una revista, ahora mucha gente como yo, empieza dibujando mal y tiene un lugar, después va pasando el tiempo y podemos ir mejorando o no, la posibilidad de las redes sociales favorece la proliferación de autores, también que se vean. No se sabe si antes se hacían historietas en su casa, no te enterabas”. Lo novedoso del género es que “hay muchas mujeres dedicadas a la historieta, eso es un poco novedoso en la historia de la historieta, porque generalmente era un rubro más de varones”. Admirador de Quino, asegura que Liniers “fue quien abrió la puerta a una historieta más moderna. Ahora me gusta Esteban Podetti, Gustavo Salas, Max Cachimba. Todos son humorísticos”. Consultado por la historieta de superhéroes, opina que “está encarada de una manera industrial, están hechas con una persona que arma el guión, otro hace el boceto en lápiz, otro lo entinta y otro lo pinta. Tienen un aparato de distribución y de producción pensado para hacer masivo y les salió bien. A eso hay que sumarle las películas”.
La invitación se extiende para 20 chicos, “y depende del tamaño que tiene que ver con la sala y de que sea un grupo que se pueda trabajar porque cuando haces el taller los chicos te demandan, hay que estar en cada mesa y en cada encuentro. La idea es que quienes empiezan vayan todos los días”.

CICLO DOCUMENTAL
En la entidad de Avenida Colón 31, se proyectan durante todo el mes de mayo, películas documentales sobre música. La cita es los días viernes a las 16 horas. El 19 se proyectará “¿Qué sois ahora?” bajo la dirección de Gustavo Gallup y Mariano Goldgrob, el 26, “Buscando a Reynolds” por Néstor Frenkel.

Autor: Redacción EcoDias