Opinión

Fecha: Martes, 10 Octubre, 2017 - 00:00

Estamos en presencia de un nuevo mundo

En 210 países viven unos siete mil millones (especie humana).
A la mitad de la población mundial no les alcanza lo que ganan (no lo que producimos), lo necesario para vivir dignamente.
El capitalismo como sistema mundial, ¿cuántos años o siglos tiene?
Aún hoy, año 2017 unos 200 países están gobernados por regímenes capitalistas.
La producción fruto del trabajo y la explotación de sus riquezas naturales, son el magma de la corteza capitalista.
La desproporción, la desigualdad, la división de la sociedad humana en clases sociales, si hiciéramos un cálculo de la producción, el factor humano que es quien produce ocupa un espacio y la apropiación privada como sistema social adquiere una forma piramidal.
A mayor elevación la concentración económica y financiera se va concentrando en menos manos; mientras el 50 por ciento de la población mundial vive precariamente. A mayor altura, mayor riqueza.
Como todo imperio, éste también tiene su fin.
La infraestructura del sistema capitalista no puede dar satisfacción a las necesidades de los pueblos del mundo.
Surge aquí la pregunta: ¿Era y es necesario haber llegado a tal grado de desequilibrio, de desestabilización, de desvirtualización del concepto humano que se le atribuyó al hombre como especie humana...? No lo somos... ¿Erramos como humanos el camino? ¿O lo que acontece nos está señalando el error de una especie que no alcanzó a convertirse en “ser humano”, porque creamos un mundo equivocado?
¿Puede el hombre (la humanidad toda) cambiar?
El poder acumulado del sistema capitalista contrasta con el destino que debió tener, toda la estructura del sistema actual ha entrado en crisis, y muchas estructuras están en descomposición.
Por el bien de la humanidad se están creando condiciones (económicas) que han roto con el modelo anterior, y se irán imponiendo en cada país.
Las estructuras futuras tienen que dar respuestas a la integración humana en lo social, destruyendo la pirámide de concentración y poder del capitalismo y llevarnos a un mundo distinto.
Hablamos de un orden económico mundial de complementación económica entre países.
El desprestigio de las instituciones y organizaciones creadas por las democracias burguesas, han fracasado. El muro mundial creado por el capitalismo se desmorona, y son los pueblos los que han desbordado el sistema.
Como serán ellos los que crearán lo nuevo, la especie humana deberá afrontar ese desafío, sin sentido social y humano. ¿Qué sentido tiene la vida?

Autor: Por Aron Berstein