Archivo Histórico de Punta Alta Instituciones

Fecha: Sábado, 21 Noviembre, 2009 - 00:00

En busca de la identidad

Dirigido por el historiador Luciano Izarra, el Archivo Histórico puntaltense busca reencontrar a los habitantes de la ciudad con su identidad. Un repaso por su material documental arroja nuevas verdades que desmitifican el perfil estatal de la ciudad como inherente a su esencia. Actividades, propuestas y características de un emprendimiento que este año cumple su primera década de vida.

Su centenario, en 1998, y la creciente necesidad de reencontrarse consigo misma, posibilitaron a la ciudad de Punta Alta contar con un Archivo Histórico que recoge material documental sobre el devenir de la centuria de los rosaleños. El proyecto original, que comenzó a cristalizarse en 1999, pretendía recuperar parte de la historia local mediante una búsqueda metodológica de material y un análisis historiográfico que permitiera a lo recopilado no quedarse en simple letra muerta, sino servir como herramienta para interpretar el momento actual. Para su director, el historiador Luciano Izarra, otro hito saliente en la necesidad de contar con referencias sobre el pasado fue la crisis del 2001. En aquel momento, “no solamente los puntaltenses sino todos los argentinos empezamos a buscar respuestas. Y siempre recurrimos al pasado para encontrarlas, para saber cómo llegamos a este lugar”, dice a EcoDias.
Izarra reconoce que los resultados de proyectos de este tipo deben, en general, ser mirados con perspectiva de largo plazo -“esperamos ver los grandes resultados en 30 o 35 años”, confiesa- pero se entusiasma en detallar una serie de actividades que comenzaron a desarrollarse desde la apertura del Archivo Histórico en la esfera de las escuelas de la ciudad. “Estamos bajando a las escuelas, tratamos de que todo el trabajo que se hace llegue al mayor número de gente posible. Y creemos que la escuela es una de las grandes herramientas, sobre todos los docentes como agentes multiplicadores”, sostiene. Hoy, el Archivo ofrece una amplia gama de cursos de capacitación en la materia para los docentes rosaleños, que otorgan puntaje oficial reconocido por las autoridades del gobierno provincial.

Haciendo memoria
Enclavada en el sudoeste bonaerense y como parte del distrito de Coronel Rosales, Punta Alta aparece en el imaginario actual como ciudad netamente estatal, merced al sustancial aporte que organismos dependientes del Estado inyectaban en su economía. A la Base Naval Puerto Belgrano suman otras fuentes de empleo generadas por la Nación, la Provincia, o el municipio del cual es cabecera. No obstante, un repaso por algunos de los documentos que el Archivo Histórico ha logrado reunir en la última década revela que esto no siempre resultó así.
En su carácter de historiador y archivista, Izarra opina que se trata de un “mito”, y expone que, hasta la mitad de su existencia, Punta Alta tenía un perfil distinto al actual y mucho más dinámico en cuanto a su economía. Los ferrocarriles Sud y Rosario Puerto Belgrano eran pilares centrales del desarrollo de una urbe en ciernes, que contaba aún con la potencialidad de un Puerto Rosales al que en la actualidad se busca reactivar en toda su dimensión.
Entre 1910 y 1930, aún con la Base Naval ya en funcionamiento, la mitad del ingreso bruto de la ciudad provenía del sector privado y la iniciativa social se percibía en el florecimiento de sociedades cooperativas y de fomento.
Durante los primeros treinta años a partir de la preponderancia de ingresos de parte del Estado, la economía puntaltense se vio beneficiada por la especie de “paraguas” ante las sucesivas crisis que sacudieron los intercambios en materia económica. Pero posteriormente, la llegada de nuevas formas de liberalismo redujeron considerablemente el rol estatal y, sumado eso a nuevos períodos de crisis, la iniciativa privada en Punta Alta se estancó.

El Archivo
Dependiente del municipio, el Archivo Histórico de la ciudad centra sus esfuerzos en recopilar en sus anaqueles de Mitre y Humberto Primo la mayor cantidad de material sobre Punta Alta, el distrito de Coronel Rosales e, inclusive, la región del sudoeste bonaerense en que se inserta. Diarios, fotos, planos, filmes o videos y publicaciones locales conforman el corpus que contiene la casona en que se aloja. “Tratamos de rastrear, porque hay lagunas”, confiesa Izarra a EcoDias y la Región, el programa emitido en las tardes de Radio Nacional Bahía Blanca. El material recopilado incluye también a aquellos documentos e investigaciones producidos en la actualidad que toquen puntos de la historia local.
La difusión acerca de la disponibilidad de estos documentos configura otra de las tareas que supone la dirección del Archivo Histórico. Para ello se cuenta con una página en Internet y una revista, próxima a cumplir su primera década de publicación.

Publicaciones
Además de un libro de visitas que sirve como comunicador entre los puntaltenses por el mundo, la página de Internet del Archivo Histórico Municipal (www.archivodepunta.com.ar) brinda la posibilidad de conocer el material y los datos documentales de que dispone, así como el acceso a un “temario on line”, donde se pueden encontrar los principales hitos en la historia rosaleña registrados en la documentación disponible.
Quizás su mayor logro sea la implementación de los cuadernillos escolares, listo para bajar a la computadora personal, donde se sugiere a los docentes posibles guías de actividades y se indican las fuentes bibliográficas para consultar en cada caso.
La revista El Archivo también está disponible en la mencionada página de Internet. Coordinada por Izarra y elaborada por un cuerpo de profesionales, la publicación está pronta a cumplir diez años de vida. Siempre con el afán de bucear el pasado para mejor entender el presente, su número de octubre -el 22- tiene como nota de tapa una reseña acerca de la actitud social ante la epidemia de viruela que se desató en la ciudad en 1936.

La morada
La casa de la esquina de Mitre y Humberto Primo donde funciona actualmente el Archivo Histórico puntaltense es una unidad distinguida por sus particulares características arquitectónicas. Diseñada y construida por el ingeniero Barbieri, sirvió para albergar a su familia, tradicional de la ciudad.
Edificio de dos plantas, estilo ecléctico y una torre principal que lo distingue de otros en la urbe, fue sometido a una restauración en 1999, cuando la dependencia documental del municipio se aprestaba a albergarse en sus paredes.

Apuntalar Punta Alta
La actividad como archivista no es la única que ocupa las jornadas de Luciano Izarra, aunque es la que le posibilita incursionar en la Asociación de Trabajadores del Estado de Punta Alta, en la que integra la Comisión Directiva.
A través de ATE Punta Alta, Izarra participa a su vez en la Mesa Negociadora Pro Autonomía de Puerto Rosales -terminal portuaria centenaria- que busca autonomía respecto del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca, con potestad para fijar el límite de calado y la tasa a implementar de su vecino rosaleño. “En los últimos años se ha estado trabajando desde la ciudad muy fuerte, con el objetivo de lograr la autonomía de su puerto comercial”, dice Izarra a EcoDias.
Tal como viene informando este medio, la intención de los puntaltenses no es competir con la terminal bahiense, sino lograr una efectiva complementación. “Planteamos la cuestión de ser un complemento en la ría y no una competencia”, puntualiza el director del Archivo Histórico, que considera que, con ello, se lograría “una oferta portuaria más que interesante a nivel mundial, no sólo nacional”.
“Pero para eso creemos que debemos estar en igualdad de condiciones dentro de la ría”, apunta.

Autor: Redacción EcoDias