Opinión

Fecha: Martes, 16 Abril, 2019 - 00:00

Del neoliberalismo al fascismo

¿Cuál es el destino de todo país cuyo gobierno pueda ubicárselo dentro de un contexto burgués- capitalista?
El neoliberalismo termina debido a la crisis general y hegemonía mundial del capitalismo y, al no poder resolver las necesidades que afrontan sus propios pueblos en un inquietante grado de aceleración de la crisis que abarca a unos 200 países, por lo que se puede hablar de crisis estructural del sistema neoliberal y de una reformulación del sistema imperante. Y de las consecuencias económicas sociales y políticas de cada país.
Por ejemplo, supimos que hubo elecciones en Ucrania, tuvo un gobierno elegido democráticamente, los servicios de inteligencia detectaron posibilidades de derrocar al gobierno mediante un golpe de estado, lo hicieron e instalaron un gobierno disfrazado de burgués y neoliberal.
No obtuve muchas informaciones sobre los resultados, la dictadura fascista en que se desenvuelve hoy Ucrania, no es distinta a la que soporta Honduras, Brasil y Argentina.
Se acelera y profundiza la crisis en cada uno de esos países, la ofensiva capitalista que se ha desatado es un ejemplo de la desesperación de quienes aun creen que pueden dominar al mundo.
Se resquebrajan las económicas de todos los países que viven y se cobijan bajo simbolismos democráticos y neoliberales.
Se aceleran los procesos de represión, aumenta la pobreza en cada país.
Informaciones que circulan colocan a Ucrania como país pobre, disminuyó su calidad de vida y pasó a ser un instrumento de la CIA, como punta de lanza provocando una guerra con Rusia.
La provocación contra Venezuela es económica, petrolera e impedir que otros países americanos puedan liberarse del dominio que sobre toda América ejerce Estados Unidos.
Otra provocación es haber accedido o premeditado de conferirle a Jerusalén como capital de Israel y trasladar su Embajada de Tel Aviv a Jerusalén.
El golpe de estado que se dio en Brasil rompió con las medidas económicas del anterior gobierno (su inclusión en el Brics) y, su presidente y dictador apoya al fascismo del gobierno de Israel y también llevará su Embajada de Jerusalén cuando todos saben que al dividirse Palestina en dos estados Israel y Palestina, Jerusalén quedo en la parte Palestina.
La reacción de los países árabes y musulmanes se hará sentir.
La situación de los países y pueblos que vivimos en la tierra se agudiza debido a la crisis general del sistema capitalista, para mantenerse en el poder sea la derecha, gobiernos neoliberales y una crisis de la que no pueden salir empuja -como en el caso argentino o de Ucrania- a tomar medidas que afectan al pueblo y sus respectivos gobiernos, van aplicando medidas que lo acercan a una dictadura fascista.
Esta es la situación en que nos toca vivir, rota la hegemonía y dominio del mundo por el sistema capitalista, impuso a pueblos y países el liderazgo y paternalismo de Estados Unidos.
Forzado por su crisis y la del mundo capitalista, aplica medidas de carácter social y económico propias de un estado fascista.
Las capas sociales en que se dividió a todos los pueblos (y países) son peligrosas para la humanidad y los pueblos.
Las declaraciones de un almirante -con alto cargo militar en Estados Unidos- hablaban hace pocos días, de la necesidad de ir a una guerra contra Rusia. La extensión territorial de Rusia la coloca como el país más extenso en la tierra.
Militarmente es difícil para Rusia defender todo su territorio si Estados Unidos (y otros) establecen una cabeza de puente, toman un pedazo de tierra, nombran un gobierno y quitan a Putin del gobierno, son capaces de intentarlo, va en ello la vida del capitalismo o aceptar la pérdida de hegemonía.
Una complementación ruso-china económica y militar, como estrategia para evitar esta guerra, no escapa a la realidad de lo posible.

Autor: Por Aron Berstein