Comisión Asesora Ambiental Ecología

Fecha: Lunes, 24 Septiembre, 2012 - 17:26

Agua que no corre

En la última reunión de la Comisión Asesora Ambiental del Concejo Deliberante, profesionales hidrogeólogos expusieron sobre la provisión de agua en Bahía Blanca y la situación al respecto de los pozos de Cabildo.

No pocas veces hemos hablado en estas páginas sobre los ya famosos pozos de Cabildo, como una fuente alternativa de provisión agua para la comunidad de Bahía Blanca. Lo cierto es que esos pozos siempre estuvieron en el tapete y finalmente parecería que no se completaría la cantidad que estaba establecida.
Sobre esos temas y otros detalles de los mismos, se habló en la última reunión de la Comisión Asesora Ambiental del Concejo Deliberante. Allí estuvo presente uno de sus miembros, Adrián Vlek representante de la organización Vecinos Por, y explicó, en diálogo con EcoDias, que en ese encuentro se contó con la visita de dos hidrogeólogos que son los que más entienden en la materia en la zona de Bahía Blanca. Ellos son Jorge Carrica y René Albouy: “Son dos hidrogeólogos que junto con Bonorino (Alfredo) han estudiado todo el terreno de Bahía Blanca y la región con la búsqueda de agua subterránea. Ellos son los que más entienden sobre agua subterránea en la zona. Fueron en realidad para explicar cuál era la situación que se había planteado con la decisión de ABSA de no realizar los quince pozos adicionales que faltan en la zona de Cabildo”.
Esa postura de ABSA, señala Vlek, incide directamente en Carrica y Albouy ya que fueron ellos justamente quienes hicieron los estudios hidrogeológicos para que los pozos funcionaran con calidad y cantidad: “La decisión de ABSA afectaba a la profesionalidad de ellos directamente porque ABSA salió a decir que los pozos estaban bajando la cantidad de litros por hora y que decidieron no hacer los otros quince pozos porque suponían que iba a seguir bajando el caudal”.
En la óptica de los profesionales, estos argumentos no son ciertos y por esa razón realizaron una presentación muy concreta en el Concejo Deliberante acerca de la situación y futuro de los pozos: “Dejaron bien en claro que no hay ningún problema de depresión de la napa freática y que la decisión de ABSA de no hacer los pozos no tiene nada que ver con la depresión de la napa porque quedó demostrado científicamente que los estudios tanto de Carrica como de Albouy dan un caudal de agua suficiente como para que esos pozos se sigan haciendo y que se complete la batería de 30 pozos en total”.
A partir de esto, la responsabilidad pasa a ser de ABSA que no quiere hacer los pozos por otros motivos y pone los citados para no llevar a cabo la obra: “Nos quedó muy claro que la decisión de ABSA es no hacer los pozos por otra razón y evaluamos entre esas razones, razones económicas. ABSA no quiere invertir en los quince pozos restantes por razones económicas, ya sea por falta de presupuesto de la provincia o de la propia empresa, van a seguir insistiendo con la obra del Río Colorado que no es la solución para el mediano y corto plazo”.
Para Vlek, la obra de Río Colorado tiene varios inconvenientes siendo el principal el del financiamiento: “No se sabe si Nación va a aportar esos recursos económicos, es muchísimo dinero, y que si hoy se dispone de ese dinero para hacer la obra de Río Colorado, se demoraría cuatro años la obra, entonces no es la solución en el corto plazo”.

Verano complicado
Dando más detalles del tema, Vlek explicó: “Cuando a ellos (por los hidrogeólogos) les piden los estudios, ABSA les da el caudal de agua que necesita y achicar lo más posible la distancia entre las perforaciones y el dique Paso de las Piedras. Por una razón de costos, del acueducto que tienen que llevar hasta el dique, les piden que busquen un acuífero que contenga un caudal que les de X cantidad de agua. Lo que hacen Albouy y Carrica es eso, buscar en la zona de la pre sierra, un acuífero que tenga un caudal suficiente como para abastecer esa cantidad de agua que necesitaba la empresa”.
Así las cosas, la decisión de no hacer los quince pozos, agrega Vlek, tiene que ver con la cantidad de agua que necesita ABSA para proveer del recurso a la ciudad: “O sea los quince pozos restantes, tienen que hacerlos para poder suministrar sin ningún problema la cantidad de agua en el próximo verano. El verano pasado hubo cortes de agua en distintos sectores de la ciudad y hubo faltante de agua con la misma cantidad de fuentes de agua que tenemos hoy. O sea, no se hizo ninguna incorporación de fuentes de agua alternativas por lo cual el próximo verano vamos a tener el mismo problema”.
Desde Vecinos Por, se planteó la necesidad urgente de empezar a analizar otras alternativas en la prestación del servicio de agua potable: “ABSA está desde el año 97 prestando el servicio y tuvo suficiente tiempo como para hacer las inversiones correspondientes y no las hizo. No solo eso sino que además ha evadido las respuestas a los usuarios entonces no creemos que en la situación económica que hoy está la provincia, las inversiones se vayan a hacer en tiempo y forma. Con lo cual tenemos que empezar a pensar en otra alternativa para la provisión de agua de Bahía Blanca. Y las alternativas están en o directamente pasar la concesión a otra empresa, llamar a concesión o hacer una explotación mixta entre el municipio y una empresa, como se está haciendo con el transporte de pasajeros”.
Por otra parte, Vlek concluyó: “Obviamente que esto al gerente regional de ABSA, el ingeniero Ferrara (Antonio), no le gustó ni medio pero nosotros como vecinos no estamos para agradarle a un gerente de una empresa, estamos para pelear por la calidad del servicio del agua y entendemos que la empresa tuvo suficiente tiempo como para hacer las inversiones, no las hizo en tiempo y forma y sigue sin dar las respuestas correspondientes”.

Autor: Redacción EcoDias